Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2010/06/12 00:00

Los amantes

El cineasta James Gray, autor de 'La traición' y 'Los dueños de la noche', retrata a tres personajes sometidos por el aburrimiento. ** 1/2

Leonard Kraditor (Joaquin Phoenix) trata de enamorarse de la mujer que sus padres quieren para él: la sensata Sandra (Vinessa Shaw).

Título original: Two Lovers
Año de estreno: 2009
Género: Drama
Dirección: James Gray
Guión: James Gray y Richard Menello
Actores: Joaquin Phoenix, Gwyneth Paltrow, Vinessa Shaw, Isabella Rossellini, Moni Moshonov, Elias Koteas.

Las películas de ciertos cineastas de primera línea son lo que en culinaria llaman 'gustos adquiridos': para disfrutarlas, para captar los pequeños detalles que las convierten en favoritas de los críticos, para convertirlas en una experiencia cercana, puede ser de utilidad estar expuestos a ellas durante mucho tiempo. Sucede con los largometrajes de este neoyorquino de origen ruso llamado James Gray: puede verlos un espectador libre de prejuicios, por supuesto, pues se trata en últimas de tragedias familiares de las que ocurren todos los días en cualquier lugar del mundo, pero quien haya visto Pequeña Odessa (1994), La traición (2000) y Los dueños de la noche (2007) se sentirá más cómodo frente al realismo descarnado, la mirada impasible a la Nueva York menos glamorosa, la fotografía penumbrosa que recuerda a los cuadros de Edward Hopper y los personajes resignados a su suerte.

Los amantes es, desde la primera imagen hasta la última, la historia de un hombre profundamente deprimido que va por las calles de Brooklyn con cicatrices en las muñecas. Se llama Leonard Kraditor. Es el hijo amado de Reuben y de Ruth. Siente por la fotografía algo semejante a la pasión. Pero ha vivido lo suficiente para darse cuenta de que en verdad quiere morir. Considera la posibilidad de seguir con vida, gracias al destino y a los esfuerzos agobiantes de sus padres, desde el momento en que se ve envuelto en un extrañísimo triángulo amoroso: siente verdadero cariño por la dulce Sandra, una joven de principios firmes que tiene los pies en la tierra, pero se enamora perdidamente de la atormentada Michelle, su nueva vecina, una mujer de melodrama atrapada en un mal amor que la tiene al borde de un ataque de nervios.

Después de hacerse un nombre como retratista de familias destruidas por el crimen, después de hacerse un nombre como creador de seres extraños en la tradición del cine del oeste, en la inquietante pero insatisfactoria Los amantes Gray dedica toda su energía a observar con todo cuidado a estos tres personajes: Leonard, Sandra y Michelle. Y las actuaciones de los tres intérpretes, Joaquin Phoenix, Gwyneth Paltrow y Vinessa Shaw, están a la altura de las circunstancias: encarnan a tres seres humanos que podríamos encontrarnos por ahí. Si puede llegar a pasar que el espectador se diga a sí mismo "nada de esto es problema mío", es porque Gray descubre que el misterio de los héroes de Los amantes es que no guardan ningún misterio: son personas sombrías, sosas, desesperadas, que nada pueden hacer para escapar del aburrimiento.

¿Por qué verlos? ¿Para qué verlos? ¿Qué pueden revelarnos? No es fácil responderse esas preguntas. Creo que lo que queda, después de ver Los amantes, es una atmósfera: ese lugar claustrofóbico, desolador, que es el mundo, según James Gray. Que es, sin duda alguna, el tal 'gusto adquirido'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.