Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1989/12/25 00:00

LOS CHIFLADITOS

Cuatro enfermos mentales, que se odian entre sí, conforman un genial equipo de pelota.

LOS CHIFLADITOS

"El equipo genial"
Dirigida por Howard Zieff - Con Michael Keaton y Peter Boyle.

Para que el lector capte toda la carga de humor negro e irreverente que esta película contiene dirigida contra los siquiatras, los nerviosos, los médicos en general y las clínicas de reposo, habría que anticipar que el director Howard Zieff es el mismo realizador de comedias tan entretenidas y disparatadas como "Servicio a domicilio", "La pícara recluta", "Pelea de fondo" y una de las mejores de los últimos años, "Infielmente tuya", con Dudley Moore y Nastasia Kinski.

"El equipo genial" es la historia de cuatro enfermos mentales y el médico que comete la equivocación aparente de sacarlos de la clínica, meterlos en una furgoneta, atravesar puentes y ríos y llevarlos a un juego de pelota. Los cuatro enfermos se detestan. Sus sesiones diarias de terapia son imposibles. El uno es un escritor frustrado, el otro atraviesa una total crisis de identidad y piensa que es un siquiatra, otro cree que es Cristo y el cuarto casi nunca habla, solo mira la televisión. Esos cuatro ejemplos de trastornos mentales andan sueltos en Nueva York cuando el médico que los acompañaba al juego de béisbol es "secuestrado" misteriosamente. Quedan sueltos, pueden hacer lo que quieran y su primer gesto es intentar recuperar el pasado. Será ahí, en esa sucesión de escenas duras, nostálgicas y tragicómicas donde la película alcance su mayor grado de humor negro y también de desesperación.

Zieff es uno de los mejores directores de comedia que hay en Hollywood y en esta es notable la forma como pequeños incidentes, gestos, palabras sueltas, recuerdos, cobran enorme significado cuando los cuatro enfermos entienden que lo peor que pudo sucederles es haber quedado libres. Michael Keaton demuestra que es uno de los mejores comediantes y a su lado está Peter Boyle, desconocido por esta generación de espectadores, quien tiene una película mítica, "Joe". Cuando los cuatro pacientes sienten que, por encima de novias y esposas e hijos, es más importante ese médico perdido, la película trasciende los propios límites del género.

STAR TREK V

"Star Trek V: viaje a las estrellas"
Dirigida por William Shatner Con Leonard Nimoy y William Shatner.

Pocas historias tan populares como la de "Viaje a las estrellas", creada por el escritor norteamericano Gene Rodeenberry, quien alguna vez confesó que sus personajes, naves, galaxias, monstruos y aventuras, tenían mucho en común con otros narradores de este género de ciencia-ficción como Ray Bradbury e Isaac Asimov. Ahora, con un subtitulo evidente, "La frontera final" y en su quinto capítulo en el cine, los personajes tantas veces reconocidos por los espectadores de cine y televisión, se lanzan a la más difícil de sus aventuras: encontrarse con Dios.

El tono de esta quinta película sobre la serie es místico, ambicioso, menos interesado en la aventura fácil e inmediata, y la tripulación entera comprende que ahora el rescate tiene que ver con ellos mismos, y esos extraños seres que los empujan hacia una ruta pocas veces recorrida. Es una ruta que los adelantos técnicos de Hollywood permiten facilitar al espectador, ante quien el tiempo y el espacio desaparecen; aparentemente queda ese enorme poder de Dios. Es necesario hurgar en medio de las arenas del desierto y enfrentar esa tribu de rebeldes que permanece en constante alzamiento contra las autoridades. Un equipo de los mejores técnicos (el editor Peter Beger, el compositor Jerry Goldsmith, el director de fotografía Andrew Laszlo, el mismo de "Viaje insólito") apoya al director y los actores en esta fábula sobre el descubrimiento de la conciencia colectiva y sobre uno de los secretos mejor guardados por Spock, quien se convierte, en las escenas principales, en el elemento clave para entender la aventura disparatada que comparten.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.