Lunes, 20 de febrero de 2017

| 1987/11/02 00:00

LOS DELFINES DEL TORERO

Litri y Paco Camino dieron la alternativa a sus hijos en medio de un ambiente triunfalista y lleno añoranzas

LOS DELFINES DEL TORERO

Son jóvenes, muy jóvenes, bellos y millonarios. No han conocido las necesidades ni las urgencias de otros que, como ellos, quisieror ser toreros. En dos años como no novilleros han ganado más dinero que la mayoría de los matadores de toros actuales. Desde su debut con becerros en Marbella el 3 de marzo del 85, hasta su alternativa en Nimes el 26 de septiembre, han recorrido un camino de rosas, con una que otra pequeña espina que apenas les ha hecho brotar una leve gotita de sangre. Además se llaman Litri y Camino. Hasta el nombre se lo han encontrado ya acreditado. Los críticos decimos aquí en España que todo ha sido muy fácil, hasta la alternativa; que el año próximo cuando le vean la cara a "papá toro" en Madrid, Bilbao o Pamplona, vamos a saber qué pueden dar de sí estos dos muchachos llamados Miguel Báez "Litri" y Rafi Camino.
El 26 de septiembre tomaron la alternativa en Nimes (Francia) en vez de hacerlo en Sevilla. Una afrenta a la torería cambio de 40 millones de pesetas (85 millones de pesos) y de que sus padres pudieran darles el doctorado en tauromaquia. Desde Madrid y Sevilla salieron vuelos charter con aficionados, críticos taurinos y reporteros dispuestos a no perderse el acontecimiento. El bello circo romano de Nimes no vio leones ni cristianos sino una fiesta de sociedad ante 30 mil personas que habían pagado sus entradas a precio de oro. La más barata costaba 200 francos, unos 5 mil pesos colombianos. La entendida afición francesa se dejó llevar por la nostalgia y contribuyó para que aquello se convirtiera en una corrida de tono triunfalista donde se aplaudió todo y que tuvo un final con salida masiva a hombros de los cuatro toreros. El retrato de familia quedó precioso. Pero verse torear, eso ya es otra historia.

Todo estaba previsto
Por primera, y tal vez por única vez, dos matadores de toros retirados y famosos daban la alternativa a sus dos hijos en un mismo festejo. Esto obligó a que el orden de lidia fuera un galimatías. Litri hijo mata el primer toro y recibe la alternativa de su padre que es el torero más antiguo de los cuatro. Luego Rafi Camino mata el segundo toro y su padre, Paco Camino le entrega los trastos de matar. Litri padre mata el tercero de la tarde Paco Camino el cuarto, Litri hijo el quinto y Rafi Camino el sexto.
Hay que reconocer que todo lo tenían previsto de maravilla y que los toros de Fernando Domecq (Jandilla) estaban pintiparados para la ocasión: con el trapío justo y las fuerzas más justas aún. Una corridita preciosa y precisa.
Litri padre estuvo muy decoroso con su toro. En algún momento nos recordó al Litri de los años 50 en unos estatuarios preciosos. En aras de la añoranza le dieron una oreja.
Paco Camino, que todavía es joven (45 años), demostró que podría volver a torear cuando quisiera. Suyos fueron los mejores muletazos de La tarde. Una tanda con la derecha que nos hizo recordar tiempos pasados. Su toro fue el mejor de la tarde y cortó una oreja, dando dos vueltas al ruedo.
Litri hijo con su personalidad arrolladora cortó una oreja a cada uno de sus dos toros. A sus faenas les faltó calidad pero les sobró vibración. La tarde anterior había pasado un calvario en Madrid en su despedida de novillero, y aún estaba bajo los efectos del fracaso en la primera plaza del mundo. Y es que Madrid es una prueba de fuego para cualquiera. En Nimes pudo respirar más tranquilo y el público le ayudó a olvidar el mal trago de Las Ventas.
Rafi Camino no pudo cortar orejas. En el último ejecutó una faena desigual y volvió a evidenciar sus defectos de colocación (torea muy despegado este muchacho y cita muy retorcido). Pero hubo muletazos largos que se ovacionaron con fuerza. En sus dos toros falló con la espada. Dio la vuelta al ruedo en el sexto y salió a hombros con sus compañeros de cartel.
Happy end de una corrida singular. De ahora en adelante Litri y Camino conocerán de verdad el toro y con él van a dar la talla exacta. Se acabaron el llano y las bajadas, ahora comienza el premio de la montaña.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.