Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/12/02 00:00

“Los lectores mantienen vivo a Poe”

Matthew Pearl se hizo famoso con su novela 'El Club Dante', traducida a 30 idiomas . En su segundo trabajo apuesta por otra figura del mundo intelectual, Edgar Alan Poe.

Es difícil saber qué es lo que encuentra la gente en Poe. De pronto es la sorpresa: uno nunca puede saber para dónde va un poema o una historia de Poe, cómo va a terminar

Matthew Pearl (Nueva York, 1975) se graduó cum laude en literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Harvard y finalizó sus estudios de derecho en Yale. En 1998 obtuvo el Premio Dante de la Sociedad Dante de América y fue el responsable de la edición para la Modern Library del Inferno traducido por Longfellow. Su primera novela, El Club Dante (2003), un thriller histórico traducido a más de 30 idiomas y publicado en 40 países, lo hizo mundialmente conocido. En La sombra de Poe, su segunda novela, reivindica la importancia de Edgar Allan Poe como escritor e intenta descifrar el enigma de su muerte. Estuvo en Bogotá y conversó con SEMANA.

SEMANA: Para escribir su libro, usted hizo una cuidadosa investigación en archivos y en bibliotecas como si fuera un historiador. ¿Por qué escribir una novela en lugar de una biografía o un ensayo?

Mathew Pearl: Mi idea es que la ficción le puede aportar a la historia tanto como la no ficción. Estoy convencido de que la historia se muestra mejor en la ficción que en la no ficción. En este caso, aunque hubo una investigación real sobre la muerte de Poe, me interesaba más revivir ese momento, dramatizar la forma como murió Poe.

SEMANA: De todas maneras, en su investigación usted hizo hallazgos muy valiosos.

M.P.: Sí, durante mi investigación encontré varios documentos que se publican por primera vez en esta novela. Eso fue muy emocionante porque es inusual. Muchos escritores contratan asistentes, pero así se pierde la sorpresa, que es el encanto de la investigación. Una de las cosas interesantes que encontré fue un poema que describe el funeral de Poe, escrito por Marguerite St. Leon Loud. Ella era una autora que Poe iba a editar cuando encontró la muerte.

SEMANA: Muchos académicos -entre ellos Harold Bloom- consideran a Poe un autor menor que no escribía muy bien. ¿Qué opina de eso?

M.P.: Ciertamente, los académicos no han apreciado mucho a Poe. Doctorow dijo de él que era "nuestro peor mejor escritor" y T.S. Eliot dijo que los franceses lo habían mejorado bastante en la traducción. Es muy común ver que cierta gente ilustrada no lo aprecie como escritor, pero para mí eso es precisamente lo valioso: son los lectores los que mantienen a Poe vivo, no los profesores. Es lo contrario de lo que ocurre con Dante: a éste son los profesores quienes lo mantienen vivo.

SEMANA: ¿Qué encuentran los lectores en Poe?

M.P.: Es difícil saber qué es lo que encuentra la gente en Poe. De pronto es la sorpresa: uno nunca puede saber para dónde va un poema o una historia de Poe, cómo va a terminar. En la novela que escribió, el final es completamente impredecible, asombroso: los personajes desaparecen de la faz de la tierra. Creo que él es un poco inusual y raro y representa lo impredecible de un escritor. Escribir no es una actividad espontánea y él lo hace sentir como algo espontáneo.

SEMANA: Hay quienes sostienen que Poe es una lectura para jóvenes.

M.P.:Los jóvenes lo leen bastante y, de hecho, en Estados Unidos es una lectura obligada en el bachillerato. Sin embargo, Poe estaría asombrado de que los jóvenes lo leyeran. Varias veces presentó entrevistas para ser profesor de bachillerato y nunca lo aceptaron.

SEMANA: ¿Su novela es una reivindicación de Poe intelectual o personal?

M.P.: Está más conectado a mi lectura personal. Yo leí a Poe a los 15 años. Fue uno de los primeros autores que me apasionaron por la literatura. Quentin Clark, el protagonista de mi novela, no es más que un lector agradecido de Poe. Por él, para descubrir la verdad sobre su muerte, arriesga su posición social y el amor de la mujer de su vida.

SEMANA: ¿Le molesta que lo consideren un autor de 'best-sellers'?

M.P.: En principio no tengo ningún problema. Sin embargo, aparte de recibir más dinero, eso no significa nada. Me hace más feliz recibir un correo o hablar con un lector en una presentación que me cuenta que ha disfrutado mis libros. Una vez, alguien me contó que estaba en un período de depresión muy grande y la lectura del Club Dante lo ayudo a superarlo. No sé por qué, pero eso me parece algo más gratificante.

SEMANA: A quién hubiera preferido conocer,¿a Dante o a Edgar Allan Poe?

M.P.: Es difícil porque ambas eran personas muy apáticas. No creo que yo le hubiera caído bien a ninguno de los dos. Además, a Poe no le gustaba nadie y Dante era católico y yo soy judío.

SEMANA: ¿Y cómo se imagina un posible encuentro entre Poe y Dante?

M.P.:Nunca lo había pensado. Pero ahora que lo pregunta, se me ocurre que tal vez hablarían de niñas. A los dos les gustaban las niñas: Dante se enamoró de Beatriz cuando tenía 9 años, y Poe se casó con una de 13 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.