Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/25/1993 12:00:00 AM

Los nuevos

Las 20 propuestas que por estos días presenta el museo La Tertulia, de Cali, dan una idea del cambio que se está gestando en la arquitectura colombiana.

EL AGOBIANTE trajín de la ciudad impide, a veces, observar la arquitectura tal como se merece. Las filas de edificios uniformes, que se levantan hoy en varias ciudades del país, hacen que el transeúnte desprevenido no repare en el diseño de las edificaciones. Es algo que parece no importarle.
Tal vez por eso muchos no habían caído en la cuenta de que Colombia está viviendo otro momento clave en la arquitectura hasta cuando la galería La Tertulia, y el arquitecto Francisco Ramírez Potes, curador de la exhibición, decidieron reunir en un solo espacio 20 propuestas del nuevo diseño arquitectónico colombiano. Se trata de una muestra que estará abierta hasta finales de octubre.
Esta nueva ola es similar a la que se sintió a finales de la década de los 50 y comienzos de los 60, cuando irrumpieron nombres como Fernando Martínez Sanabria, Guillermo Bermúdez, Arturo Robledo, Manuel Lago y Jaime Sáenz. Sin embargo, a pesar de que ya Colombia se enorgullecía de ser uno de los países más destacados en Latinoamérica en esta materia, al poco tiempo muchos especialistas advirtieron una especie de sopor arquitectónico. La generación siguiente fue la víctima. Se le bautizó como "la generación perdida".
"Los arquitectos de la década de los 70 se dedicaron a continuar las propuestas de los maestros, o trabajaron con propósitos comerciales -dice Francisco Ramírez-. Además, se enfrentaron con el problema de la arquitectura Upac, a la cual no le hallaron una respuesta sólida. La expresión arquitectónica sufrió una dura crisis".
A comienzos de los 80 empezó otro cambio. Mientras Rogelio Salmona consolidaba el ladrillo como el material de identidad nacional, los renovadores de hoy vivían en la universidad el boom del posmodernismo. Y aunque este movimiento no pasó de ser una moda pasajera, sí puso a pensar a los estudiantes. "El posmodernismo -comenta Ramírez- puso a la arquitectura de moda entre los arquitectos".
El resultado de todo esto se ve actualmente en los proyectos de arquitectos o grupos de arquitectos como los de Guillermo Fischer, Giancarlo Mazzanti, Philip Weiss, Jorge Pérez y Gustavo Restrepo; Daniel Motta y Fernando Rodríguez, Javier Echeverri y Jaime Gutiérrez, Lorenzo Castro y Daniel Bonilla, y Humberto y Enrique Silva, por citar sólo algunos de los que conforman la muestra. Si bien en la selección no existe uniformidad en el estilo, en ella coinciden ciertos patrones. Por un lado, rescatan materiales que estaban en desuso, como el concreto y los granitos y pañetes en colores, y se le da al ladrillo menos protagonismo. Por otro, hacen que, además de la funcionalidad, desempeñen papel importante la imagen, el ambiente y el paisaje.
Aparte de que llaman la atención sobre los cambios que pueden producirse en las ciudades, las 20 propuestas reunidas en La Tertulia dan una idea primaria de lo que será en Colombia la arquitectura del siglo XXI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.