Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/1989 12:00:00 AM

LOS QUE SOBRAN

Dos escritores, el austriaco Peter Handke y el norteamericano David Leavitt, inician nueva vida en el exilio.

Dos de los escritores más populares en Estados Unidos y Austria, David Leavitt y Peter Handke, han adoptado el exilio voluntario de sus respectivos paìses, preocupados por situaciones represivas que segun ellos, tienen que ver con el homosexualismo, y el antisemilismo.

El caso de Handke es dramático porque, desde cuando Kurt Waldlheim salió elegido presidente federal de Austria, con el posterior escándalo polìtico que surgió cuando fueron reveladas sus relaciones con el nacismo y el exterminio de judios, el escritor había comenzado a amenazar que dejaria su pais para siempre. Despues de tres años de pensarlo muy bien, se ha marchado y la única que sabe donde se halla es su hija Amina, una exitosa actriz de teatro quien cada vez que le preguntan por el padre dice que está encerrado en una remota y pequeña aldea japonesa.

Handke, con 46 años de edad, es uno de los mas representativos autores en lengua alemana y tiene libros como "El miedo del portero al penalti" y "La mujer zurda", convertidas en películas exitosas. Tipico producto de la postguerra, ha reflejado en su
obra una angustia creciente ante los conflictos que vive su generación y algunos criticos lo consideran tan importante como Günter Grass y Heinrich Boll. Los editores de Handke indicaron que el autor estaba vagabundeando y la hija, Amina, a quien crió y educó sólo despues de divorciarse de la madre y obtener la tutela de la menor, indicó que "el ambiente en Austria se hacía cada vez más angustioso e irrespirable para mi padre".

Cuando Waldheim salió elegido, los amigos mas cercanos le escucharon decir que "el país se ha equivocado al elegir este ser tan extraño y unidimensional, han cometido un error tremendo y pienso que lo unico que me queda es emigrar, pero no sólo quiero emigrar por este señor Waldheim, quiero irme a un lugar lejano porque soy un solitario peligroso, siempre pierdo y ya no tengo nada que hacer en Austria".

En numerosas entrevistas Handke habia afirmado que era un "amputado en las relaciones personales", tenía pocos amigos, no se veia con nadie y tenia gestos extraños como el haber atacado a la actriz Jeanne Moreau despues de sostener relaciones con ella. Siempre se ha diferenciado de los otros escritores, rechazando lo que llamaba "ese mundo burgues de saco y corbata". Es un esceptico y nunca sus personajes han hablado de la felicidad ni la han compartido.
Cuando vivía cerca de Frankfurt, en 1976, fue infeliz. Vivia con la hija encerrado en una habitación y bebiendo todo el tiempo, perdiendo el sentido.
Aunque dejó parcialmente la bebida, todos estos años han sido angustiosos y la medida se rebasó cuando hace pocos meses se topó en una autopista con dos camioneros quienes lo detuvieron y humillaron. La pasó muy mal. Sabia que el incidente habia sido provocado por sus constantes ataques a los austriacos, acusándolos de antisemitas, un pueblo que detesta a todo el que sea extranjero. De vez en cuando algunos amigos reciben tarjetas postales, sin dirección y desde distintas ciudades europeas. La hija sostiene que esta en el Japón, algunos lo echan de menos y Waldheim sonrió cuando se lo contaron.

Por su parte, el norteamericano David Leavitt, quien sólo tiene 27 años y tres libros muy populares en Estados Unidos y Europa ("Baile de familia"), "El lenguaje perdido de las gruas" y "Amores iguales", anuncio públicamente en Madrid ante un grupo de asombrados reporteros que abandonaba su país, preocupado por la oleada de represion contra homosexuales y lesbianas, que ya se siente en algunos sectores de la vida cotidiana en Norteamerica: Tenemos un poco de miedo nos asusta que se le permita al presidente Bush la elección de tres miembros del Tribunal Supremo quienes podrían establecer muchas restricciones u los homosexuales y el lesbianismo, y que harían peligrar la libertad de las personas marginales.
De hecho ya decidi marcharme de Estados Unidos, instalarme en Europa a causa de la represión que ha establecido esta era que comenzó con Reagan y se prolonga con Bush.
Lo cierto es que la mayoria de las historias de Leavitt (especialmente sus cuentos contenidos en "Baile de familia" editada en castellano por Versal) hacen relación al desarraigo la soledad, la incomprensión y el vacio que sienten personajes que son homosexuales o lesbianas, quienes intentan llevar una vida normal corriente y sienten el rechazo de determinados sectores de la familia y la sociedad. En una entrevista con un semanario norteamericano, el escritor ya dejaba anticipar su preocupación por la situación de estos grupos minoritarios en su país: "Pienso que la tan mentada libertad norteamericana no existe del todo hay que vivir en situaciones como las que he atravesado para sentir que muchas cosas no son aceptadas por algunos y eso crea confusiones, amarguras" .

Así, a los escritores exiliados que ruedan por el mundo por distintas razones, ahora hay que agregar los nombres de Peter Handke y David Leavitt. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.