Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 12:00:00 AM

Los realizadores

Un buen pretexto para pensar en un género que ha dado, en los últimos noventa años, varios clásicos del cine: la sátira de Hollywood.

Título original: What Just Happened

Año de estreno: 2008

Género: Comedia

Dirección: Barry Levinson

Guión: Art Linson basado en su propio libro

Actores: Robert de Niro, Sean Penn, Bruce Willis, Stanley Tucci, John Turturro, Robin Wright Penn, Kristen Stewart, Catherine Keener, Michael Wincott

Es una valiente sátira de Hollywood. Y, tal como les ha sucedido en estos noventa años a tantas películas implacables sobre ese infierno fascinante que es la gran industria del cine, no le ha sido fácil encontrar su público. En inglés se llama ¿Qué acaba de pasar? En Colombia, que por alguna extraña razón respeta las directrices de México en cuestiones de titulación, han querido llamarla Los realizadores. Cuenta un par de días en la vida de un productor veterano, Ben, sitiado por una exesposa misteriosa a la que no ha logrado ver como una exesposa, agobiado por un director arrogante, con ínfulas de autor, que no quiere cambiar el final de un largometraje sin pies ni cabeza, y enervado por una estrella insoportable y pasada de kilos, ni más ni menos que Bruce Willis haciendo de sí mismo, que de ahora en adelante solo quiere hacer lo que le dé la gana. Y sigue al pobre Ben, encarnado, con todo el cansancio necesario, por el increíble Robert de Niro, para decir a su manera lo ya dicho: que Hollywood resume los vicios del mundo.

Que aquella ciudad es un campo minado de egos. Que allí el arte da sus últimas batallas. Que ese lugar será siempre la escena del crimen.

A Los realizadores no le ha sido fácil encontrar su público. Por sombría, por cinéfila. Pero, aun cuando le hace falta el mismo espíritu que le hace falta a su personaje principal, verla puede servir de pretexto para revisar un género cinematográfico ("la valiente sátira de Hollywood") que desde afuera puede sonar a chiste privado, pero una vez adentro suele servir para confrontar las conciencias de los espectadores: un género que ha dado largometrajes tragicómicos que, de paso, tienden a ser vistos como obras maestras. Diez ejemplos bastan para probar la teoría: Nace una estrella (1937), Los viajes de Sullivan (1941), Sunset Boulevard (1950), Cautivos del mal (1952), Sweet Liberty (1986), ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), The Big Picture (1989), The Player (1992), Bowfinger (1999) y State and Main (2000).

Podría agregarse a la lista, aunque de paso satirice el infierno de Washington, la estupenda Cortina de humo (1997). Y habría que sumarla porque su director, el norteamericano Barry Levinson, también ha dirigido Los realizadores.

Esta vez Levinson no ha dado en el blanco. Ha dado cerca: su talento detrás de las cámaras, probado en trabajos como Rain Man (1988), Bugsy (1991) y Vida de bandidos (2001), permite al elenco, encabezado por De Niro, encarnar la decadencia hollywoodense. Pero, por cuenta de un guion frío que muy pronto conduce a los espectadores a pensar que esas cosas solo suceden en la patética tras escena del cine, por cuenta de una historia fragmentada que no se atreve del todo a ser ficción, esta vez no da en el blanco. Pone el dedo en la llaga. Divierte. Y hace pensar en los clásicos del género. Pero es, sin querer queriendo, para muy pocos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.