Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1993/08/30 00:00

Luna de hiel

Luna de hiel

Roman Polanski regresa a la pantalla con una historia de amor que raya en los límites de la cordura.
Con El bebé de Rosemary (1968), el director polaco Roman Polanski logró calificarse como uno de los buenos realizadores europeos que había llegado a Estados Unidos. Esta cinta de terror con algo de brujería puso a los especialistas a hablar de su capacidad para manejar a los personajes y de su particular estilo para crear tensiones sicológicas sólidas, sin la necesidad de recurrir a elementos espectaculares.
Su talento lo confirmó años más tarde con Chinatown (1974), catalogada por los críticos como una pieza impecable del cine negro. Pero después, a los ojos de los especialistas, Polanski inició un trayecto muy irregular en el que sus éxitos fueron cada vez más esporádicos.
Ahora ha llegado a la cartelera Luna de hiel, una reciente producción en la que Polanski cuenta en narraciones paralelas, la traumática historia de amor de una particular pareja, y los efectos que esta historia provoca en un matrimonio, conocido por casualidad en un crucero de placer. Protagonizada por Peter Coyote y Emmanuelle Seigner, la película se desborda en una minuciosa descripción de lo que puede ser una relación pasional llevada hasta los límites del delirio. Coyote, escritor frustrado, se convierte en un narrador oral cautivante. El se encargará de contar el drama de su vida amorosa a su manera, a un interlocutor que cada vez resiste menos la posibilidad de involucrarsc en el desenlace dc la historia.
El argumento está elaborado para provocar una fuerte expectativa, con unos personajes que parecen construídos con fino detalle. Sin embargo, la película va llevando su curso y cada minuto se vuelve menos creíble, más forzado y acomodado en la intención de describir el amor como ese sentimiento que puede salvar o aniquilar en un instante. Tal vez por eso, cuando se llega al punto máximo de la narración, surge la sensación de que lo esencial fue dejado a un lado hace mucho tiempo, en virtud de mostrar un desenlace que rompe con la estructura real de la historia.
PIEDRADURA
Daniel el travieso es tan sólo uno de los clásicos de las tiras cómicas y los dibujos animados que se están llevando a la pantalla con actores reales.
El niño genio de Hollywood, Steven Spielberg, después de su superéxito Jurassic Park, se le ha querido medir a otra película que también tiene que ver con dinosaurios. Se trata de Los Picapiedra, película en la que Spielberg participa como productor y que dirigirá Brian Levant, el mismo de la cinta infantil Beethoven.
La película, que estará en la cartelera el próximo año, tiene como protagonista a John Goodman, en el papel de Pedro, y a Elizabeth Perkins en el papel de Vilma. A ellos los acompañan Rick Moranis y Rose O'Donnell. Y, por supuesto, no se quedarán por fuera los dinosaurios, personajes que el propio Spielberg tiene convertidos en estrellas mundiales en estos momentos. NO DESEARAS LO PROHIBIDO
Otro de los tantos thrillers eróticos sin argumentos.
La sobreabundancia de thrillers eróticos en los últimos años es evidente. Desde Atracción fatal, decenas de directores han aprovechado el género para activar el instinto de los espectadores y de paso recaudar una buena taquilla. Pero la saturación del tema y sobre todo la repetición de las historias con el mismo argumento los mismos personajes, la misma trama y el mismo desenlace, han agotado al espectador.
No desearás lo prohibido, de la directora Katt Shea Ruben, no es la excepción. Esta vez se trata de una misteriosa y solitaria estudiante de bachillerato, que se encarga dc destruír un hogar de por sí ya derruido. Drew Barrymorc (la pequeña estrella de E.T.) protagoniza a la inquieta y atractiva colegiala que intenta, con sus encantos y su astucia, devorar a la familia de su joven amiga interpretada por Sara Gilbert.
Sin embargo la falta de rumbo de la película se nota desde las primeras escenas. En otras palabras, la cinta se queda en un primer planteamiento que jamás llega a desarrollarse. La directora arrojó una idea en la pantalla y la dejó sola, enredándose en una serie de rodeos que no resuelven la trama, simplemente porque ésta es inexistente. Con un poco de cabos sueltos, que es lo único que logra captar la cámara, es imposible conseguir alguna tensiónsignificativa.
FASSBINDEREN EL MAM
EL Museo de Arte Moderno, de Bogotá, está presentando desde la semana pasada una completa retrospectiva del desaparecido y aclamado director alemán Rainer Werner Fassbinder. La muestra incluye tres películas que no se habían presentado en el país: El amor es más frío que la muerte, El viaje de la madre Kusters a la felicidad y En un año con 13 lunas. Hasta el 17 de agosto estarán en cartelera:
Miedo devorar alma (martes 3 de agosto), Effi Briest (4), El viaje de la madre Kusters a la felicldad (5 al 7), La ruleta china (8), En un año con 13 lunas (9 al 11), El matrimonio de María Braun (12 y 13), Lili Marleen (14y 15) y La nostalgia de Veronika Voss (16 y 17).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.