Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1988/10/03 00:00

MADE IN USA

Una colombiana, que escribe sus novelas en inglés, recibe buenos comentarios de la crítica gringa.

MADE IN USA

"Septiembre de 1955. Jueves, Luna Llena, dice el calendario colocado al frente del salón de clases.

"Hoy es un día como cualquier otro. Desde el interior del convento escuchamos los silbatos de la policia, los disparos, el aullido de la sirena de una ambulancia, y también el silencio. Los sonidos se suceden unos a otros en el mismo orden, una coreografía que se instala en nuestra ciudad tres, cuatro y más veces al día.

"La Hermana Tekla, quien nos ha estado hablando sobre los héroes que ofrecieron sus vidas para liberar nuestro país de la dominación española, tiene que interrumpir. Mis compañeras me miran mientras me pregunto a quién habrán matado hoy.
¿Acaso la policía militar habrá descubierto el sitio secreto donde mi padre y sus amigos se reúnen diariamente para imprimir su periódico? ¿Podré ver a mi padre esta noche?".

Con este lenguaje sobrio y angustiado, se inicia el relato en primera persona que una joven de 17 años, Marta Maldonado, hace del infierno que debe spportar junto a su familia mientras son perseguidos por una dictadura militar que es, obviamente, la del general Gustavo Rojas. Todo transcurre en un pais latinoamericano que por el paisaje y ciertos elementos locales, es identificable como Colombia, el país de la autora.

Martha Maldonado, su padre -que es periodista y su familia, son los protagonistas de la novela The honorable prison, escrita por una colombiana, Lyll Becerra de Jenkins y publicada en inglés por una editorial norteamericana. Las críticas que han aparecido en la prensa de ese país, especialmente en la revista de libros del New York Times, son entusiastas porque la autora, quien actualmente enseña en la Universidad de Fairfield, en Connecticut, además de lograr estupendas descripciones del paisaje y el entorno humano tropicales, ha construido una parábola sobre la libertad. Es la historia de una familia, reducida a su casa como castigo, asediada por los esbirros del gobierno militar, presa del miedo y la desesperación que, poco a poco, va encontrando los mecanismos indispensables para sobrevivir: el padre sigue escribiendo los editoriales contra el gobierno, la madre intenta hacer más tolerable la angustiosa situación, el hermano menor entrena una mascota, y la protagonista, para quien la prisión doméstica es causa de toda clase de traumas, poco a poco comienza a entender que la vida fácil que llevaba con su familia acomodada, no corresponde a la realidad del resto del pais. Estos personajes, estas situaciones exóticas, esta agresión contra la libertad del individuo, para los críticos y lectores norteamericanos siempre encierran sorpresas. Han leído este libro con interés, asombrados por ese lento proceso de degradación sutil que cerca a la familia, sobre todo cuando el dinero y los alimentos escasean y tienen que depender, irónicamente, de esos campesinos a quienes ya nada les queda, víctimas también de la dictadura. Según la autora, los personajes de los padres tienen muchos elementos reales y el resto de la historia aprovecha experiencias personales, con lecturas y preocupaciones por la suerte política de su país. Nacida en San Gil, Santander, creció con cuatro hermanos en Bogotá, trabajó como secretaria bilingue en las refinerías y conoció a su futuro marido, un ingeniero que trabajaba para la Exxon, John Jenkins. Se casaron en 1953, tuvieron cinco hijos y desde hace veinte años viven en Estados Unidos. Esta es la primera novela de una autora que ha publicado cuentos y artículos en distintos periódicos g revistas de ese pais, siempre en inglés.

La lenta agonía del padre enfermo el aburrimiento, las privaciones de cualquier lujo, la violencia que los circunda, las noticias que llegan traspapeladas, sou un telon de fondo para el descubrimiento que la joven hace de sus propios sentimientos y la reacción a veces tierna, a veces rabiosa ante una situación bárbara, sirve a los lectores extranjeros para conocer una página de la historia colombiana. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.