Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/1984 12:00:00 AM

MANET INVADE NUEVA YORK

Manet invade Nueva York Una exposición del pintor en el Museo Metropolitano impresiona a los visitantes

Cuando llegamos en octubre a París ya no estaba en el Grand Palais la monumental exposición de la obra pictórica de Eduard Manet que con motivo del centenario de su muerte, en 1883, estuvo abierta para el público desde abril hasta agosto del año pasado.
Posteriormente en un vuelo transcontinental a Nueva York, las cartas de menú para el almuerzo encabezadas por una excelente impresión de Le dejeneur sur l'herbe anunciaban el evento en el Metropolitan Museum de la capital del mundo. Al día siguiente, domingo, la gente se dirigía hacia el parque con especial alegría, estaban repartiendo banderines azules con un letrero blanco donde ya cerca leíamos Manet, del mismo color eran los paraguas de los carritos de refrescos y las pancartas del carrusel, el lago estaba colmado de barcos miniatura con velas azules marcadas con los rasgos blancos de la firma del pintor.
Nos encaminamos hacia la mole de piedra gris cuya fachada de estandartes azules y blancos movidos por el viento le daban el aspecto de una inmensa carpa de feria. Haciendo una fila interminable logramos entrar, recorrimos salas y salas donde los cuadros colgados magistralmente conformaban un espectáculo fascinante que nos mantuvo horas embebidos admirando la obra formidable del revolucionario radical de 1863, precursor del impresionismo, fundador de todas las tendencias del arte contemporáneo.
Fuera del museo la exposición no termina, se inicia otra, esta vez en la calle, con los posters de los cuadros más famosos: "El balcón", "Naná", "El flautista", "Sobre la playa", pegados en las vitrinas, en las puertas de los bares, en las avenidas, por todas partes en un derroche de color, de transparencias, de velos, de encajes y de amor.
Por las noches la función continúa entonces el Carnigie Hall deja oír la música pegajosa de Offenbach con la presentación de la opereta La Perichole. Por su parte en el New York City Ballet el grupo Joffrey sube el telón para deleitarnos con la premiere de Offenbach Underground un carnaval frenético de alegria y movimiento representando un café concierto en el París de 1870.
Nueva York está vestido con traje prestado, le han dado un cuidadoso toque de plancha y está listo para impresionar a la visita.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.