Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/10/11 00:00

Manual del amor

Una exitosísima comedia italiana llega a los cines colombianos en busca de un público libre de neurosis.

La película, un éxito de taquilla en Italia, sigue las etapas del amor desde el enamoramiento hasta la separación

Título original: Manuale d'amore.

Año de estreno: 2005.

Dirección: Giovanni Veronesi.

Actores: Carlo Verdone, Silvio Muccino, Luciana Littizzetto, Sergio Rubini, Margherita Buy, Jasmine Trinca.

Lo peor de Manual del amor es que tiene su público: ha sido producida con todo el dinero posible, ha tenido éxito abrumador en las taquillas europeas (hasta el punto de que se ha estrenado ya una segunda parte) y ha cruzado el océano desde Italia para ocupar los cines colombianos, porque le interesará a la gente que filosofa mandándose tarjetitas con bombas plateadas o que se pone seria cada vez que lee una tramposa novela de superación personal o que le parece menos cursi el cine cursi cuando no es gringo sino italiano. El título lo dice todo: la película nos lleva por las supuestas cuatro etapas de una relación, "el enamoramiento", "la crisis", "la infidelidad" y "la separación", por medio de cuatro historias de pareja que compiten cabeza a cabeza por cuál es la más insoportable de todas.

Por Manual del amor pasan, como ocurre en esas comedias italianas clásicas de los años 50, todas las cosas del amor: la mujer joven que cede a las presiones de un tipo impotable que la acosa desde una moto, el matrimonio cansado que gasta todo su tiempo mirándose de reojo, la mujer policía que se venga de las infidelidades de su marido, y el pediatra cansado que no quiere reconocer que su esposa lo ha dejado. Hay que tener estándares bajos o paciencia infinita para disfrutarla. Gran parte de la culpa es de ese formato episódico que pocas veces funciona. El resto del problema son la desfachatez tonta con la que se narran los relatos y los guiños constantes al espectador (esos guiños de publicista) que dejan clara la mediocridad del proyecto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.