Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2015/11/14 22:00

Alias María

Esta tensionante película colombiana sigue a una guerrillera adolescente y embarazada que huye con un pequeño escuadrón de la persecución de unos paramilitares.

Karen Torres protagoniza esta historia sobre reclutamiento forzado.

Año: 2015
País: Colombia
Director: José Luis Rugeles
Guion: Diego Vivanco
Actores: Karen Torres, Anderson Gómez, Carmenza González
Duración: 91 min


El mundo don-de se mueve María (Karen Torres), la protagonista de esta película, está lleno de arbitrariedades, de órdenes gritadas que debe seguir sin entender su fin o utilidad, sin alcanzar a vislumbrar un por qué y sin espacio para cuestionarlas.

El retrato que el director José Luis Rugeles hace de esta guerrillera adolescente y embarazada comparte con un buen número de cintas colombianas la visión de un entorno opresivo, donde los individuos, enfrentados a intimidantes figuras de autoridad, tienen dos alternativas: obedecer o morir.

A pesar de esto, la María interpretada por Torres tiene algo entrañable, un chispazo de angustia en la mirada, una terquedad en su lentitud para obedecer, un destello inesperado de orgullo que le permite escapar de la falta de matices que a menudo aplana a las víctimas retratadas por el cine nacional.

Alias María, que abrió el pasado Festival de Cine de Cartagena, es una película agitada y angustiosa, la crónica de una huida con pocas pausas, que tiene en su centro, en el embarazo de su protagonista, algo que nadie nombra explícitamente. Una y otra vez los personajes hablan de “lo” para referirse a esto: “Alísteme todo que lo vamos a sacar”, dice un médico antes de realizar un aborto al comienzo, y, más adelante en la huida, “me lo iba a sacar pero no pude y nos fuimos”.

Es como si lo que sucede –el embarazo y los abortos obligatorios para no “llenar esta selva de niños”– fuera demasiado terrible para darle nombre.

Como contagiada de arbitrariedad, la película pone a María y a un grupo de otros tres guerrilleros (incluido un niño) a dejar un bebé al cuidado de una pareja de ancianos. No se explica por qué le encomiendan a ellos la misión y no a la madre guerrillera que debería estar alimentando a su hijo, pero aun así –qué cosa con las arbitrariedades– el escuadrón obedece sin chistar.

La película no explica la situación geográfica de lo que vemos ni las dinámicas estratégicas de la zona que darían alguna lógica a la persecución y la huida. El pequeño escuadrón salta de un bosque húmedo a unas montañas altas con pasto y eucaliptos, en una sobreposición de espacios y climas que termina por contagiarnos de la desorientación de quienes aprendieron a obedecer sin poder preguntar por los razonamientos tras las órdenes.

En ese sentido, Alias María transmite efectivamente la aprensión, desconcierto y angustia de sus protagonistas. La carrera se convierte en una especie de limbo donde es imposible entender a nivel macro lo que sucede, lo que existe es lo inmediato, la prisa, las carreras, el temor de ser asesinado por los paramilitares que rondan la zona.

Sin conocer el pasado de los personajes –algo que ayudaría a entender por qué terminaron en el monte– ni tocar los aspectos ideológicos, logísticos o económicos de la guerrilla, Alias María se concentra en el presente de una huida angustiosa, dejando la sensación de que vivimos en un mundo terrible, donde el afán de sobrevivir no deja tiempo ni espacio para pensar en para qué seguir haciéndolo.

Cartelera

**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala


El último cazador de brujas * ½
Un cazador de brujas inmortal enfrenta a sus némesis en esta película de acción con más efectos que inteligencia.

Máxima precisión ** ½

Un piloto de drones sufre una crisis existencial a causa de la naturaleza virtual de su trabajo.

Una segunda oportunidad ** ½

En esta truculenta película danesa, un policía y su esposa enfrentan los dilemas morales de la paternidad.

El club *** ½

Impactante y tensionante cinta del chileno Pablo Larraín que tiene lugar en una casa para sacerdotes retirados de sus cargos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.