Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/7/2012 12:00:00 AM

Más allá del dolor

Con este libro Piedad Bonnett obtuvo en España el Premio Casa de América de Poesía Americana 2011.

Piedad Bonnett
Explicaciones no pedidas
Visor, 2011
72 páginas

Piedad Bonnett lee en un periódico una noticia sobre el 'pepino' o 'carajo de mar'. Un animal sin gracia, que vive en el fondo de los grandes océanos, desentendido de la belleza que despliega el mar encima de su cuerpo. De repente, un dato llama su atención: cuando el 'pepino de mar' huele la muerte en el depredador que lo acecha, expele su intestino y sus vísceras enteras para que sirvan de alimento a su enemigo. Con esa información, en sí misma sugestiva -el inusitado ritual en el que el animal huye de la muerte- la poeta escribe el poema Lección de supervivencia, que contiene una imagen poderosa y una reflexión. "Para sobrevivir queda vacío. / Liviano ya de sí y libre de otros/ muda de ser. / Y poco a poco/ sus entrañas/ se recomponen. / Y vuelve a ser, en el letargo de la sal, una entidad en paz que vive a su manera".

La poesía anda desperdigada por el mundo y la poeta lo único que hace es estar atenta para captarla y recrearla. Solo es necesario leer la realidad, traducirla, sin necesidad de inventarla, parece decirnos este libro. Por eso, lo primero que habría que resaltar de la poesía de Piedad Bonnett y de Explicaciones no pedidas es su arraigo. Es una respuesta concreta a lo que se ve, a lo que se vive. Se trata de una poesía atenta a lo que ocurre a su alrededor. Y no solo en la naturaleza sino en la sociedad. El poema El mundo es ancho y ajeno nació también de una noticia: "Leo la noticia en mi computador portátil, / por donde puedo ver el mundo ancho y ajeno". Sun Danyong, un trabajador chino de 24 años, que ensambla las piezas de aparatos electrónicos, que vivía lejos de su casa y trabajaba 12 horas diarias, un día salta por una ventana de su cuarto de dos por dos. Como una crónica periodística, el poema nos cuenta de nuevo los hechos, resaltando con una leve ironía que quiere provocarnos el extrañamiento de la realidad: "Ah, sí. La noticia dice una cosa más:/ que los empresarios de la fábrica/ han puesto mallas en todas las ventanas/ para evitar más suicidios".

En el poema -en prosa- Devórame vemos otra reelaboración de una historia real. Se trata del famoso caso de Armin Meiwes, 'el monstruo de Rotemburgo' que en diciembre de 2002 se devoró -literalmente- al ingeniero berlinés Bernd Jürgen, quien previamente había consentido su participación en el ritual caníbal y había aceptado 'la convocatoria' por internet. Para Piedad Bonnett, una imagen del amor llevada al extremo: "Quizá no supieran, el devorador y el devorado, que estaban haciendo literal una antigua metáfora del amor. Y es que por una vez el deseo de los amantes de ser uno no fue un ardiente y triste simulacro".

Pero en la conciencia también ocurren cosas, acaso más terribles. En Desgarradura, la madre, impotente, ve alejarse al hijo: "Mis manos ya no pueden cobijarte. /Sólo decirte adiós como en los días/ en que al girar, ansioso, tu cabeza, / mi sonrisa se abría detrás de la ventana/ para encender la tuya. Cuando todo/ era sencillo transcurrir, no herida". De dolores "cerrados como un huevo" donde no cabe el llanto, hablará en otro poema dedicado a su hijo.

Las distintas realidades -la subjetiva y la objetiva- confluyen en un tono duro, rabioso, irónico. Empezamos a percibir el libro como un todo, a descubrir sus costuras secretas. El conjunto se vuelve nítido. Y su espíritu también. El desacuerdo con el mundo, el reclamo a las miserias y las pérdidas que nos va dejando el paso del tiempo, nunca cae en lo patético. Hay serenidad, sabiduría, belleza. Hay catarsis del sufrimiento a través de sus palabras y de sus imágenes. "No hay cicatriz, por brutal que parezca, / que no encierre belleza". La buena poesía, el buen arte, nunca nos deja caer en desesperación total. De alguna manera, siempre nos redime. Es una lección de supervivencia. El 'pepino de mar' finalmente recompone sus entrañas, nos lo ha hecho ver esta poesía capaz de encontrar la luz en la pobreza: "El desamor del que amas te hace libre".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.