Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1983/04/25 00:00

MAS HALLA DE UNA ROSA

Una trama fácil defiende una causa nacionalista.

MAS HALLA DE UNA ROSA

Mór Jókai, La rosa amarilla (novela de la llanura). Siglo XXI Editores 1982, México, 154 páginas.
"La rosa amarilla" es la última novela de Mór Jókai (1825-1903), el escritor húngaro más popular del siglo XIX, y constituye una de las piezas más características de su última época. El culto a lo popular, la descripcion-a veces morosa-del cuadro de costumbres y la forma admirable como traza la pintura de la llanura, puszta, húngara, aseguraron en buena parte su éxito y popularidad.
Jókai era un enamorado de su patria, de la tierra y de sus gentes y, también, de la causa nacional contra el absolutismo austriaco. Y estos dos aspectos constituyen elementos primordiales de una dilatada obra que alcanza al centenar de títulos. Por eso, en la mayoría de sus piezas aflora un genuino interés social, sabiamente combinado con una arraigada inclinación por lo exótico y pintoresco. Finalmente, y en dosis muy precisas, están presentes en su obra, los elementos constitutivos de la novela de aventuras. Este último aspecto es el que ha llevado a algunos investigadores y críticos a asimilarlo parcialmente a Dumas y a Verne.
Pero el elemento central de las novelas de Jókai lo constituye la trágica condición de su tierra; en primer lugar, el contraste entre el occidente y su civilización, de un lado; y el atraso y la postración de las provincias húngaras, del otro. En segundo lugar, la irónica paradoja de los personajes que con arraigo nacional son hostiles a occidente, frente a los simpatizantes del este pero que carecen de valores nacionales. Más de una vez, en su romántico idealismo, Jókai pretendió resolver literariamente estos problemas. Por eso forjó héroes cuyos valores morales y éticos, al proyectarse sobre la sociedad, neutralizan los conflictos sociales.
Aparte de todas sus excelencias, "La rosa amarilla" (1893) es una curiosa novela. No por su estructura, ni por su temática, pues ella narra en forma lineal la rivalidad de dos hombres que se disputan el corazón de una mujer. Lo que atrae poderosamente es el hecho que de esa trama, lugar común en la literatura, gire en torno a un azaroso y frágil equívoco: la muchacha se ha decidido por uno de ellos; al otro, en señal de despedida, le regala una rosa. Pero los dos hombres malinterpretan el gesto de la mujer.
Ambos creen que la rosa amarilla es prenda de amor. A partir de ese malentendido, del cual-a ratos-parece aprovecharse la mujer, se desencadena todo el acontecer posterior de la novela. Y contrasta, terriblemente, la delicadeza de la trama con la rudeza de estos hombres de la llanura agobiados por sentimientos elementales.
Pero Jókai no se limita a recrear un episodio amoroso. El escritor húngaro aprovecha cualquier oportunidad para dejar deslizar, como al descuido, su querella nacionalista, su oposición al absolutismo austriaco o ruso que somete a su pueblo, su resquemor porque su querida nación vive marginada: " hasta los fenómenos naturales de Hungria-exclama un personaje de la novela que líneas atrás ha hablado casi con envidia de los estudios de Humboldt en el Orinoco-son ignorados por el mundo científico ".
"La rosa amarilla" es otro de los veinte volúmenes que Siglo XXI, bajo el título general de De la Gran Literatura, ha lanzado en México.
Uno de los propósitos consiste en rescatar algunas célebres obras literarias o autores que en su momento gozaron de una considerable popularidad y cuyas últimas ediciones en español se remontan varias décadas atrás y, por tanto, son hoy imposibles de obtener. Lamentablemente, en esta oportunidad, la traducción no le presta mucha colaboración al texto. A pesar de que en la colección existen algunas magníficas traducciones, la de Eca de Queiroz realizada por Valle-Inclán o la de Kipling de Carlos Pereyra, por ejemplo, algunas dejan mucho que desear. Afortunadamente los clásicos, Borges lo señaló hace tiempo, resisten no sólo los descuidos del linotipista, sino también los altibajos del traductor. -
Conrado Zuluaga Osorio -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.