Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/22/1993 12:00:00 AM

Medio siglo de rumba

En un homenaje por los 50 años de vida artística de Matilde Diaz, el Teatro Libre de Chapinero reúne a la colombiana con Celia Cruz, su amiga inseparable.

MEDIO SIGLO HA TRANSCURRIDO desde cuando las hermanitas Díaz--Matilde y Elvira--salieron de Icononzo, Tolima, con el firme propósito de demostrar en la capital que sus voces eran cosas de otro mundo. Como tantas jovencitas de la época, las Díaz tocaron a la puerta de las emisoras que por aquel entonces animaban las parrandas de fin de semana. No fue un asunto de rutina. Sus espectadores quedaron convencidos de que estaban frente a un dúo que habría de revolucionar los gustos musicales de los colombianos. Y así fue.
Las grabaciones discográficas no tardaron en llegar; pero no tardó, tampoco, el matrimonio de Elvira, y su retiro definitivo del canto. Matilde, entonces, debió asumir el papel de solista, y al poco tiempo se encontró con la gran oportunidad de su vida: Lucho Bermúdez buscaba una voz para la Orquesta del Caribe. Conocida la noticia, no fueron pocas las jóvenes que llegaron hasta el auditorio de la Voz de la Víctor para interpretar "El veneno de los hombres". Matilde Diaz tambien llegó, entonó el porro a su manera, y ganó el concurso por unanimidad.
Al lado de Lucho Bermúdez, de quien se convirtió luego en su esposa, Matilde Diaz conquistó la fama con melodías que aún hoy siguen sonando y animando la rumba, como "Carmen de Bolívar", "Salsipuedes", "San Fernando", "Prende la vela", "Borrachera" y muchas más que le dieron la vuelta a América Latina.
En una de sus giras internacionales --hace ya 40 años-- a su paso por Cuba el maestro Ernesto Lecuona le dijo que quería presentarle a una cantante que estaba dando mucho de qué hablar en la isla. Se trataba nada menos que de Celia Cruz, quien había recorrido un camino similar al suyo y estaba convenciendo ya a su público de que ella era "la reina rumba".
Se hicieron tan amigas desde el primer encuentro, que Matilde llego a confesarle muy pronto a su colega que llevaba casi 10 años en busca de un hijo y estaba a punto de perder las esperanzas. Había probado toda suerte de tratamientos y los mejores médicos ya nada podían hacer. Celia Cruz, creyente y dicharachera, le aseguró que tendría su hijo si se encomendaba con fervor a la Virgen del Cobre. Unos meses mas tarde Matilde comprobó el milagro: la nina nació el mismo dia en que los cubanos celebran la fiesta de la Virgen del Cobre. La niña se llamó Gloria María, en honor de la benefactora. Desde entonces no ha pasado una semana sin que la una tenga noticias de la otra, no importa el lugar del planeta donde se encuentren.
Por eso ahora, cuando el Teatro Libre de Chapinero celebra los 50 años de vida artística de Matilde Diaz -con un concierto que reunirá público de tres generaciones el próximo 29 de enero-, Celia Cruz también estará sobre el escenario. Cada una interpretará los grandes temas que las llevaron a la fama, y luego se unirán en dúo para cantar "Burundanga", "Carmen de Bolívar" y, por supuesto, "Gloria María".
-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.