Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/09/10 00:00

Es tiempo de tener Mi Casa Ya

El gobierno tiene en marcha varios programas para que 450.000 familias puedan tener su casa propia. Hay 7,2 billones de pesos en subsidios.

El vicepresidente Germán Vargas Lleras y la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, lideran las políticas que buscan que cada vez más colombianos sean propietarios y que la dinámica de la construcción no se detenga. Foto: Ministerio de Vivienda

Después del éxito obtenido con el programa de las 100.000 viviendas gratis, el gobierno le apunta ahora a volver propietarias a miles de familias a través del novedoso programa Mi Casa Ya.

Esta iniciativa ofrece diferentes alternativas para los colombianos, ya sea a través del pago de una parte del valor de la casa que quieran comprar o de la reducción de las cuotas mensuales con el subsidio de las tasas de interés. Y en algunos casos, las familias pueden recibir ambos beneficios. Mi Casa Ya está dirigido a hogares o personas que tengan ingresos hasta de ocho salarios mínimos, es decir, 5.515.640 pesos.

Como el gobierno entiende que las familias, especialmente de clase media, tienen diferentes barreras para acceder a una casa, ya sea porque sus ingresos no les ha permitido acceder a un crédito o porque no han podido reunir el monto de la cuota inicial, desarrolló Mi Casa Ya, que tiene varias modalidades que buscan romper esas y otras limitaciones: Mi Casa Ya –Cuota Inicial y Mi Casa Ya–Subsidio a la Tasa de interés.

Además de volver propietarios a miles y miles de colombianos en todas las ciudades, este programa también busca mantener el dinamismo que ha tenido el sector de la construcción en los últimos años y que es fundamental para la economía, ya que genera más de 3 millones de empleos. Mi Casa Ya no es el reemplazo del programa de viviendas gratis –ya que este sigue en una segunda etapa con la entrega de 30.000 unidades hasta 2018–, sino que es la alternativa del gobierno que muchos necesitaban para dejar de vivir en arriendo.

Sandra Forero, presidenta de Camacol, gremio que agrupa a los constructores, dijo que “la política de vivienda, además de ser una poderosa herramienta para la disminución de las desigualdades, es una de las principales estrategias del gobierno para dinamizar la economía del país. Esto porque el sector de la construcción jalona a otros 27 sectores de la economía que pueden generar un consumo intermedio superior a los 28 billones de pesos. De hecho, los proyectos de vivienda se han reactivado de una forma importante”.

Las alternativas

Con el programa Mi Casa Ya–Cuota Inicial, la persona solo tiene que buscar en el mercado inmobiliario la vivienda nueva que más le interese. Después, debe ir a cualquier entidad financiera o al Fondo Nacional del Ahorro para tramitar su crédito hipotecario. Desde ahí, a través de una base de datos casi de manera inmediata, sabrá si usted cumple con los requisitos para acceder a los beneficios del programa. Entre estos están no ser propietarios de una vivienda, no haber recibido un subsidio por parte de las cajas de compensación o del Estado, tener ingresos familiares hasta de cuatro salarios mínimos, que la casa que pretenden adquirir tenga un valor hasta los 93.076.425 pesos, así como tener un crédito hipotecario aprobado.

Para Mi Casa Ya–Cuota Inicial el gobierno destinará 2,7 billones de pesos para beneficiar a 100.000 hogares. De estos, 15.000 serán para que las personas adquieran viviendas de interés prioritario -VIP (aquellas con valor de hasta 70 salarios mínimos mensuales, unos 48 millones de pesos) y 85.000 para viviendas de interés social -VIS (entre 70 y 135 salarios mínimos mensuales, es decir entre 48 y 93 millones de pesos). Los beneficios de este programa son múltiples, pues con los subsidios las personas o familias pueden adquirir una vivienda de mayor valor del que podrían acceder, pero pagando unas cuotas mensuales menores, pues el gobierno les financia entre 4 puntos (si adquieren una VIS) y 5 puntos (si adquieren una VIP) de la tasa de interés que acuerden con la entidad financiera.

Por ejemplo, un hogar que tenga ingresos de tres salarios mínimos y escoja una casa de 75.500.000 pesos, con Mi Casa Ya el Estado le regala hasta 13.800.000 pesos para el pago de la cuota inicial, lo que reduce el aporte que debe hacer la familia. Pero, como también recibe un subsidio a la tasa, el saldo del crédito hipotecario (alrededor de 51.400.000 pesos) los pagará en cuotas mensuales de 496.000 pesos. Sin estos beneficios, las personas tendrían que pagar de su bolsillo una cuota inicial de 22 millones y cuotas mensuales de 620.000 pesos.

Y si el hogar gana hasta dos salarios mínimos y quiere una vivienda de 48.200.000 pesos, Mi Casa Ya le da un subsidio de 20.683.650 pesos y también le ayuda a pagar las mensualidades del crédito hipotecario, con cuotas que quedarían en 230.000 pesos. Sin los beneficios, las personas que quisieran adquirir esa misma vivienda tendrían que pagar de su bolsillo una cuota inicial de 14 millones y cuotas mensuales de 400.000 pesos.

En conclusión, con esta nueva apuesta del gobierno, las cuotas mensuales que tendrán que pagar las personas que aspiren a tener su propia casa serán muy bajas. El programa también está diseñado para que trabajadores informales y hogares unipersonales accedan a él. Lo mejor es que no se entregan las viviendas por sorteos, es decir, la persona que se acerque a una entidad bancaria y cumpla con los requisitos y obtenga el crédito será la beneficiaria, no requiere de mayor trámite y puede elegir el proyecto de vivienda que desee y el que más se acomode a su gusto. Eso sí, la vivienda debe ser nueva y estar en una zona urbana. Mi Casa

Ya–Cuota Inicial tiene los recursos de ayuda garantizados hasta 2019.

Más opciones

El gobierno, por medio de Mi Casa

Ya–Subsidio a la Tasa de Interés cuenta con 130.000 cupos para aquellos hogares que tengan ingresos hasta de ocho salarios mínimos y quieran comprar vivienda. Hay 1,4 billones de pesos disponibles hasta 2018.

Estas personas podrán adquirir viviendas de interés prioritario (VIP) o vivienda de interés social (VIS) y recibir un subsidio a la tasa de interés de cinco puntos, si la vivienda no supera los 48.261.850 pesos, o de cuatro puntos si la vivienda no supera los 93.076.425 pesos. Para acceder a este beneficio, se requiere no ser propietario de vivienda y no haber sido beneficiario de un subsidio a la tasa de interés.

El gobierno también tiene 50.000 subsidios para que cualquiera, sin importar sus ingresos o si ya son propietarios, compre una casa o un apartamento nuevo que esté en el rango de entre 93 millones de pesos y 231 millones. Las personas recibirán un subsidio de 2,5 puntos de la tasa de interés que hayan pactado con la entidad financiera. Vale la pena aclarar, que no deben ser beneficiarios de subsidios a la tasa de interés anteriormente ofrecidos por el gobierno.

Para acceder a este programa, las personas interesadas solo deben solicitar el beneficio en cualquier entidad de crédito que vaya a financiar la compra y realizar el trámite para su aprobación.

Como queda claro, con las diferentes alternativas de Mi Casa Ya no hay excusas para que los colombianos no tengan su propia casa, no solo por las ayudas económicas, sino porque cualquiera puede acceder a ellas sin necesidad de concursos, sorteos ni mayores trámites. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.