Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/2015 10:00:00 PM

Mientras somos jóvenes

Un matrimonio de cuarentones y su encuentro con otro matrimonio de veinteañeros son el punto de partida de esta reflexión sobre las diferencias generacionales y las exigencias del arte. ? ? ? ½

Título original: While We’re Young
Año: 2014
Director: Noah Baumbach
Guión: Noah Baumbach
Actores: Ben Stiller, Naomi Watts, Adam Driver y Amanda Seyfried
Duración: 97 min


El mundo de las películas de Noah Baumbach es bastante reducido: todas suceden en un barrio en Brooklyn, una decena de calles en Manhattan, y los pocos sitios donde los residentes de estas áreas van de vacaciones y que terminan siendo extensiones de sus burbujas.

Sus personajes tampoco son muy variados: son blancos, educados, carentes de angustias económicas, pero atormentados por una inteligencia neurótica que no los deja descansar. A pesar de lo limitado, es un universo que no resulta monótono en buena parte gracias a la compasión y al humor de Baumbach, que pone a sus personajes frente a problemas imposibles para verlos reaccionar.
Mientras somos jóvenes sigue el encuentro de dos matrimonios en distintos momentos de la vida. De un lado están los cuarentones Josh (Ben Stiller) y Cornelia (Naomi Watts), un documentalista que lleva ocho años trabajando en un proyecto y una productora de documentales, y del otro están los veinteañeros Jamie (Adam Driver) y Darby (Amanda Seyfried), otro documentalista y una hacedora de helados con sabores excéntricos.

Se conocen cuando Jamie va a una conferencia de Josh donde dice admirar mucho el único documental que el segundo ha terminado (una década atrás), apelando a su ego artístico que no termina de creer que alguien sepa de su obra –mucho menos que sienta entusiasmo por ella–.

“Me gusta lo interesados que están en todo”, le dice Josh a Cornelia, en medio del proceso de acercamiento. “Es como si su apartamento estuviera lleno de todo lo que alguna vez tiramos”, le explica ella, menos encantada, a unos amigos de su edad.

Esta historia del acercamiento entre las dos parejas y de la sed de juventud incentivada por una cultura donde los ‘cuarenta son los nuevos treinta’, es apenas el punto de partida para que Baumbach haga una reflexión inesperadamente aguda sobre la brutalidad de carácter que exige el arte.
Josh está varado en su proyecto por llevar tanto tiempo en él, por estar encariñado con demasiado material, por no tener la fuerza de voluntad y el desapego necesarios para transformar todo ese material en algo coherente, en una obra terminada.

El padre de Cornelia es un documentalista prestigioso que ve claramente la debilidad de su yerno: “Quiere lo que yo tengo, pero no es lo suficientemente despiadado para conseguirlo”.
En cambio Jamie, detrás de su dulzura y entusiasmo, y camuflado en el anacronismo de sus discos de vinilo y máquinas de escribir eléctricas, tiene un apetito que Josh, por reparos éticos o por falta de carácter, simplemente desconoce.

La similaridad superficial entre las dos parejas se evapora para dejar en claro el abismo generacional que las separa y que hace muy difícil –¿o imposible?– un entendimiento real. Es una reflexión acerca de cómo cada momento histórico moldea a las personas, aunque también puede verse, más inquietamente, como una justificación del solipsismo y la falta de interés en el mundo exterior que resulta tan notable en esa burbuja cómoda y privilegiada de las películas de Baumbach.

Cartelera
**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala

No se casen con mis hijas **
Comedia francesa donde una familia tradicional debe acostumbrarse a que sus hijas se hayan casado con hijos de inmigrantes.

Pixeles *
Un corto alargado sin motivo donde unos extraterrestres amenazan la tierra con videojuegos de los ochenta. Con un Adam Sandler nada gracioso.

La tierra y la sombra *** ½
Película colombiana ganadora de la Cámara de Oro en Cannes, que muestra con sensibilidad la desaparición de una forma de vida tradicional.

Autómata **
Humanos caricaturescos y robots inexpresivos chocan en un futuro despoblado. Con Antonio Banderas
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.