Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/1992 12:00:00 AM

MIRA QUIEN HABLA

Con la pintura del costarricense Leonel González, la Garcés Velásquez expone una obra que pone a pensar a todo el mundo.


LOS ESPECTADOres que visitan en estos días la galería Garcés Velásquez, de Bogotá, se llevan una gran sorpresa. Acostumbrados a ver los cuadros, comprenden, muy pronto, que en esta ocasión son los cuadros los que observan. ¿Se trata, acaso de una trampa?
Con un mínimo de elementos formales, el pintor costarricense Leonel González presenta una obra no apta para decoradores. Una obra que no pretende recrear. Una obra que no hace juego con las cortinas ni con los sillones. Definitivamente agresiva -no por violenta-, su pintura pregunta de frente. Cuestiona al espectador, y no le ofrece respuestas. "¿Por qué siempre hay que estar diciendo cosas.?, pregunta González. No hay que ser tan evidentes. En el arte, me parece más importante plantear interrogantes y dejar que cada cual los resuelva a su manera, que convertir en verdades absolutas las intuiciones del artista".
Leonel González ni siquiera quiso convertir en verdad absoluta esa construcción anatómica que aprendió a la perfección en una de las escuelas más puristas de Europa. A la hora de enfrentarse al lienzo, en la soledad de su estudio, entendió que no estaba ahí para repetir un rasgo o recrear una sonrisa. Al final de este análisis, muy poco quedó de la anatomía. Sólo un signo que representa al hombre. Un hombre anónimo, un hombre que podría ser cualquiera de los que mira el cuadro. González no quiso que los rasgos definidos de una figura desviaron al público de lo realmente esencial.
Ese signo, ese hombre, tiene carácter dominante. De eso no hay duda. Y su pregunta -esa pregunta con la que sorprende al público- no pretende otra cosa que hacerle ver al espectador que es un hombre muy capacitado intelectualmente, en medio de un mundo con un sinnúmero de posibilidades. La respuesta ya no es un problema del artista. Pero forma parte del cuadro. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.