Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2015 10:00:00 PM

Mommy

El canadiense francófono Xavier Dolan, de 25 años, vuelve a los temas de su ópera prima en esta, su quinta película, que retrata la relación apasionada y conflictiva entre una madre y su hijo adolescente. ***

Título original: Mommy
País: Canadá
Año: 2014
Director: Xavier Dolan
Guion: Xavier Dolan
Actores: Antoine-Olivier Pilon, Anne Dorval y Suzanne Clément
Duración: 139 min

En 2009, un jovencísimo muchacho de Montreal llamado Xavier Dolan realizó una película que terminó ganando el Cámara de Oro en el Festival de Cannes. El chico de 20 años, que actuaba en comerciales y televisión desde los 6, ganó con He asesinado a mi madre, un melodrama autobiográfico más intenso que coherente, formalmente sencillo, que retrataba la conflictiva relación entre un muchacho de 16 y su madre.

Cinco años y tres películas después, Dolan estrenó este, su quinto largometraje, en el que vuelve al mismo terreno: la relación destructiva, apasionada e incoherente entre un hijo complicado (Antoine-Olivier Pilon) y su madre (Anne Dorval, quien también interpretó a la madre en su ópera prima), dejando de lado la sencillez formal para experimentar con un formato poco utilizado.

Realizada la mayoría del tiempo en una franja central de la pantalla, Mommy explora las posiblidades de un encuadre más alto que ancho, que recuerda los videos realizados con celular y transmite una sensación asfixiante de encierro y falta de comunicación.

Al igual que tantas selfis, donde el narcisismo de los protagonistas no deja ver claramente el mundo que les rodea, acá solo hay espacio para ver una persona completa a la vez. Es un formato que Dollan usa diestramente para mostrar la erosión y desaparición de una experiencia común, de un entendimiento que supere las barreras individuales.

Esta película de contrastes hace evidente desde el comienzo que no tiene urgencia por dejar en claro lo que sucede. Primero hay una mujer bajo una luz cálida mirando al cielo y, luego, un choque sorpresivo en una intersección urbana que deja a esa misma mujer tambaleando y ensangrentada, pero más interesada en quejarse por celular que por entender qué pasó.

Luego otro salto y esta mujer, Diane Després, está entaconada, maquillada y mascando chicle en un instituto para adolescentes problemáticos para recoger a su hijo que ha sido expulsado por provocar un incendio. “A algunos los salvamos, a otros los perdemos, así es esto”, le dice la directora. “Ahora es su turno”.

Entre estos dos polos gira la película: él matonea para luego lloriquear como una víctima, ella intenta imponer disciplina pero luego siente pesar y deja así. Es una dinámica enloquecedora y opresiva, se quieren y se odian, se gritan y se abrazan, se escupen y se besan. El muchacho es lo que en otras épocas, cuando había menos siglas y diagnósticos, llamábamos un malcriado o maleducado. En Mommy es un enfermo que sufre de trastornos de oposición desafiante y afectivos, un damnificado de la hiperactividad que no puede controlarse.

En los momentos conflictivos, la película tiene una energía frenética que el encuadre apretado enfatiza. Pero en los momentos tranquilos, donde los personajes supuestamente alcanzan a vislumbrar cierta felicidad, Mommy resulta genérica y hasta publicitaria. Es como si en medio de tanto conflicto y alarido, una felicidad verdadera, matizada y creíble resultara imposible hasta de imaginar.

Cartelera
**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala


Buscando a Hagen ***
En esta extraña película húngara, una niña pierde a su perro y termina encontrando una revolución canina.

Escobar: paraíso perdido *½
Repaso semificcional por la época en que Pablo Escobar se entregó a las autoridades, que mezcla acentos y estereotipos sin iluminar en nada su figura protagónica.

Bailando por la libertad **
Unos jóvenes en Teherán bailan para manifestar sus ansias de libertad, en esta película que no es más que una larga propaganda contra el régimen.

Siempre Alice ***½
La película ganadora del Oscar a mejor actriz de este año sigue a una prestigiosa lingüista que sufre de alzhéimer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.