Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/21/2016 9:30:00 AM

¡Gracias a la vida por Jorge Consuegra!

Ileana Bolívar, codirectora de Libros y Letras, hace una semblanza del periodista, el maestro, el escritor, el gestor cultural y el amigo.

Gracias a la vida, como en la canción de Violeta Parra, por habernos prestado unos años a un gran ser humano como lo fue Jorge Consuegra, solidario, afectivo, dinámico, optimista, alegre y, sobre todo, amigo, compañero y cómplice..

Gracias a la vida porque Jorgito nos brindó la posibilidad de ver la realidad de un país de una manera más humana; sus aportes al periodismo en Colombia se basaron en la ética como esencia para llegar a ser un buen periodista. Desde las aulas de clase buscó que sus alumnos aprendiéramos a vivir y sentir el periodismo fuera del escritorio, palpando la realidad desde la óptica de los testigos. En últimas, siempre nos inculcó ser críticos y a “no comer entero” ante una primera información.

Enseñó a varias generaciones de periodistas el valor de la palabra y la verdad; el respeto por el entrevistado y a no etiquetar a los colegas por el medio que representaban.

El subestimar a la audiencia o a los lectores fue algo que nunca pasó por su mente, para él todo mundo tenía la capacidad suficiente de comprender la información que se le brindaba si se le sabía explicar y entregar en un lenguaje adecuado.

En la cultura queda un enorme vacío, el de un gestor incansable que siempre tuvo como pilar trasmitir de la manera más generosa y sencilla, el conocimiento.  Fue un defensor constante del espacio que la cultura debía tener en los medios de comunicación hablados y escritos, tal y como lo hizo en las múltiples oportunidades desde sus programas de radio y televisión o desde los periódicos, revistas y suplementos.

Era un colombiano  que amaba y defendía su país; un latinoamericano que siempre se preocupó por rescatar su memoria histórica y cultural, aquella que los grandes medios han pasado por alto.

Otra de sus pasiones, la literatura. Ya fuera como editor, corrector, difusor o agente literario, Jorgito contribuyó a formar lectores en el país y a enseñar el amor por los libros; siempre tuvo la firme convicción de que la literatura debía ser democrática, pues sus talanqueras residen en los tabús y obstáculos que crea la sociedad.

Desde su infancia su mejor compañía siempre fue un libro, recomendar una lectura era una forma de expresar su amistad y brindar un consejo la manera de demostrar su cariño.

“Mientras más alto se llegue más se debe agachar la cabeza” era la consiga que Jorgito solía decirnos a sus alumnos para que no cayéramos en los errores de quienes se creían poseedores de la verdad en los medios de comunicación.

Desde Libros & Letras, proyecto cultural que creó en la década de los 80 y al que después, en el 2001, se sumó la revista y la web, Jorge impulsó a novelistas, ensayistas, poetas, cuentistas, docentes, periodistas, entre otros tantos. Era incrédulo con los premios literarios que entregaban las organizaciones cuando había un jurado de por medio, por eso creó el Premio Nacional de Literatura Libros & Letras, el cual se entregaba por votación de los mismos lectores. Escritores como Manuel Zapata Olivella, R.H. Moreno Durán, William Ospina, Mario Mendoza, Evelio Rosero, Jairo Aníbal Niño, Jorge Eliécer Pardo, entre otros, recibieron este galardón como el más gratificante de todos los que pudieron recibir.

¡Gracias a Jorge Consuegra!

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.