Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/17/2016 10:13:00 AM

El Museo de Arte Moderno de Cartagena merece mejor suerte

El templo, una importante colección de obras está crisis hace años. Yolanda Pupo de Mogollón, la directora, y Eduardo Hernández, el curador, explican por qué la institución no ha podido resurgir.

“Aquí todo está hecho con las uñas”, dice Yolanda Pupo de Mogollón, directora del Museo de Arte Moderno de Cartagena, una institución que, a pesar de tener una importante colección de obras, no ha podido levantarse. 

“La restauración de los cuadros la hace el grupo Conservar, dirigido por Salim Osta, él es muy generoso y nos cobra muy poco o nada”. agrega Pupo.

Para las exposiciones temporales se busca el apoyo de otras instituciones. Por ejemplo, el 13 de octubre se hizo una exhibición con más de 40 obras emblemáticas de la colección de Avianca. La empresa pagó el transporte y la directora del museo consiguió que el Hotel Caribe le regalara el hospedaje de algunas personas que venían a la inauguración. “También trabajamos con Julia Salvi –dice–. Su programación siempre cuenta con un artista importante que hace la imagen del Festival de Música. El artista viene, ella le paga los gastos y hace una exposición bellísima. El año pasado fue Olga Amaral”.

Le puede interesar: "No hemos aprendido que la religión no tiene nada qué ver con la política": Alejandra Borrero

Al mes el museo cuenta fijo con cuatro millones de pesos. Dos de ellos se usan para pagar servicios, y con lo restante se paga el sueldo de los tres empleados. Todos ganan el mínimo a pesar de que llevan décadas trabajando allí. Pupo de Mogollón y el curador del museo, Eduardo Hernández, trabajan ad honorem.

El MAMC nunca ha contado con ayudas que pudieran servirle de base a su desarrollo. “Son ayudas momentáneas, pero no hay quién haga un aporte anual como para saber con cuánto cuento ese año y hacer un programa”, dice Pupo de Mogollón.

Para reconectarse con los cartageneros desde hace casi dos años se realiza un conversatorio mensual sobre una obra del museo. Se habla de su creación y de la vida del artista. Con un anuncio en El Universal –que se logra porque una voluntaria del museo es accionista del periódico–, se anuncia la fecha y el tema. “El último que tuvimos fue Pierre Daguet –cuenta la directora–. Fue el mentor del grupo de los Quince que son Darío Morales, Alfredo Guerrero y muchos otros. Los que estuvieron aquí con Alfredo Guerrero y Cecilia Delgado echaban cuentos. Contaban que les hablaba de París y a todos se les metió en la cabeza que tenían que ir”.

A sus 80 años, esta cartagenera de pura cepa lleva 42 siendo directora del MAMC. Le prometió a Enrique que mientras estuviera viva no dejaría caer el museo. “Yo me vinculé al museo desde el principio porque era amiga de Grau y de Obregón. Ellos siempre tuvieron la idea de hacer un museo. A mí no me interesaba el arte, pero siempre estoy en las cosas de Cartagena porque no hay quien quiera más a Cartagena que yo. He estado en el Festival de Cine, en la Fundación Nuevo Periodismo, en la Academia de Historia”, dice Pupo de Mogollón. Además, cuenta con el privilegio de decir que fue íntima amiga de García Márquez y que la amistad comenzó el día que le entregó unos archivos de su papá, quien había sido el abogado defensor de los que cumplieron la profecía de la muerte anunciada.

“Había muchos artistas acá en Cartagena y por eso Grau creía que la ciudad debía tener su museo –dice la directora–. “Si no, las obras y los artistas se van de Cartagena. Yo nací aquí y vine a conocer un museo de arte ya mayor cuando viajé fuera del país. Acá se hacían exposiciones en una salita de la Inquisición pero que se iban. Enrique quería que Cartagena tuviera eso que ni él ni yo tuvimos. Ese gusto, ese no estar ajeno a que existen esas cosas”.

Puede leer: Las 10 películas de ficción más esperadas por las taquillas en 2017

El MAMC se fundó en 1979 con 34 obras de la colección de arte de la OEA donadas por el entonces director de arte de la organización, José Gómez Sicre. “El fuerte del museo son las obras de los artistas colombianos de mediados del siglo XX –dice Eduardo Hernández, curador del museo desde hace 20 años–. Tiene una importante colección de Grau, uno de los primeros cóndores que pintó Obregón, y varias obras de Cecilia Porras y de Eduardo Ramírez Villamizar”.

El estudio de la colección se ha ido haciendo en conjunto con los estudiantes de la Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar –que dirige Hernández–, pero según dijo el curador en una entrevista con Jimena Rojas en el 2014, falta el 60 %.

“Uno de mis intereses es mostrar La María de Grau. Casi nadie conoce sus trabajos cinematográficos, y reúnen gran parte de su obra. Diría que están entre sus piezas más contemporáneas –dice Hernández–. Grau le cambia el final a La María y la escena es delirante. La venganza de Efraín cuando mata a toda la familia de María. Pero mantener esa pieza exhibida de manera permanente es un costo que no puede asumirse”. INfortunadamente, tampoco se puede asumir el costo del transporte de la obra que David Manzur donó al museo hace unos años.

“Las dificultades del museo comenzaron a mediados de los 90”, dice Hernández. El MAMC fue perdiendo el apoyo administrativo que tuvo al comienzo y “no ha habido una dirigencia gremial que lo acoja”. En el 2015 el museo estuvo a poco de cerrar, pero gracias a la colaboración de Jorge Mario Velásquez, presidente de Argos, pudo sobrevivir otro año. “Yo estaba muy emocionada. Le escribí una carta con el alma”, dice la directora.

“Si contara con recursos suficientes me encantaría tener un departamento de educación –dice Pupo de Mogollón–. El año pasado pudimos trabajar con niños de los barrios más pobres de la ciudad. Se les abrió un mundo nuevo. Muchos nunca habían visto un cuadro”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.