Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/04/15 00:00

MUSICA PARA LA LIBIDO

LA NUEVA TENDENCIA DE LAS CASA DISQUERAS EUROPEAS ES EDITAR DISCOS COMPACTOS CON PROPOSITOS AFRODISIACOS.

MUSICA PARA LA LIBIDO

El celebre Bolero, de Maurice Ravel, se erigió durante las dos últimas écadas como el paradigma de la música sexual, pues acompañaba las insinuantes escenas que protagonizaba Bo Derek en la película 10, la mujer perfecta. Las ventas del Bolero alcanzaron cifras que superaban las de la Quinta sinfonía de Beethoven, la Sinfonía nuevo mundo de Dvorak y el mismo Danubio azul de Strauss. Sin embargo, hoy las vitrinas han entrado en la onda del destape y han desplazado a Ravel con ofertas como Locura de amor, La noche antes, La noche después (!), Sabor de amor, Adagietto: la música del amor, Sensual Classics, Clásicos íntimos. Ya en el pasado las disqueras buscaban esos posibles compradores con La más bella música de amor, Sueño de amor con los clásicos y cosas por el estilo, selecciones de pianistas y orquestas de franca pacotilla. Pero con las nuevas ofertas afrodisíacas sucede lo contrario. Todos parecen estar de acuerdo en hacer de lado el lugar común del Bolero e instalar en su lugar a Chopin y Tchaikovsky como nuevos monarcas del erotismo musical, en grabaciones extraordinarias. Ofrecen de todo, desde Bach hasta los modernos, como Benjamin Britten. Coinciden en hacer de lado la escuela dodecafónica de Schönberg, Alban Berg y Anton Webern por "su bajísimo poder afrodisíaco". Las disqueras han cuidado que su producto no vaya a ser tildado de pornográfico. Así, por ejemplo, el diseño de la colección Adagietto, la música del amor, de Mahler, de Philips, trae un fino libreto con cartas de amor del compositor a su esposa Alma Mahler. Además la música corre por cuenta del Concertgebouw de Amsterdam, dirigido por Bernard Haitink. Menos sutil fue la Sony con su colección Locura de amor, que trae "una guía didáctica para novatos con 20 formas distintas de ensoñar, acariciar, enloquecer, irse despacio o repentinamente, según la contención de los instintos más sublimes". La RCA ofrece el mismo producto para el mercado homosexual con Out Classics, que tiene en carátula un musculoso torso masculino y advierte que es una selección de obras de compositores que de una u otra manera, a lo largo de su vida y acorde con circunstancias históricas, manifestaron tendencia homosexual. De la colección Sensual Classics también hay versión homosexual en Sensual Classic too. La oferta se amplía con propuestas como Music for relaxation del sello Decca que ofrece discos de propósitos muy precisos: Música para la bañera, La noche antes, La mañana después... El sello Erato no se queda atrás y sus Clásicos íntimos contienen 74 minutos de música inspirada en las cartas de amor de Janacek, Wagner y hasta algunas de Benjamin Britten a sir Peter Pears. Aunque hasta ahora a nadie se le ha ocurrido pensar que se trate de algo serio, hay contradicciones que divierten: el sello Angel, en su Album de canciones de cuna: el camino perfecto para preparar a sus hijos para el sueño, recomienda un preludio de Debussy, La fille aux cheveux de lin. El mismo preludio lo recomienda Sensual Classics "para hacer el amor"...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.