Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2015 10:00:00 AM

“La carrera de actor no depende de que seas bueno o malo”

Nerea Barros, la ganadora del premio Goya por su papel en la película ‘La isla mínima’, estuvo en Colombia para la inauguración de la Muestra de cine español.

En la recepción de un hotel en el norte de Bogotá, Nerea Barros, de 34 años, saluda a todos con un abrazo y dos besos. Pide al fotógrafo que le diga dónde acomodarse y se dispone a hablar sobre quién es la mujer detrás de Rosario, el personaje que la ha hecho ganadora de un premio Goya con la película La isla mínima, actualmente en cartelera, del director Alberto Rodríguez.

SEMANA: ¿Cuál es la primera imagen que tiene de usted como actriz?

Nerea Barros:
Tendría unos 4 años. Yo me puse una manta café, desgastada y llena de motas de mi madre, también me puse sus tacones rojos. Hablaba con los espejos y al caminar arrastraba todo tratando de no caerme. Recuerdo que mis padres se reían y decían que estaba más loca que una cabra.

SEMANA: ¿Cómo consiguió su primer papel en el cine?

N.B.:
A los 14 años yo tenía ese sueño de que alguien me iba a descubrir y me iba a decir “tienes que ser actriz”. Y pasó algo parecido: un director estaba buscando niñas de 15 años y fue al instituto donde yo estudiaba, pero no me vio. Luego mi hermano me llevó al casting y obtuve mi primer papel en Nena.


Foto: Guillermo Torres / Archivo SEMANA

SEMANA: ¿Qué personaje que haya interpretado se parece a usted?

N.B.: Sol, de la película Sol y Luna, que estoy rodando en Republica Dominicana. Ella es medio rockera, autónoma, no necesita que le abran la puerta o que la inviten, porque ella invita. Es distinta a las latinoamericanas que esperan que los hombres sean más caballerosos. Las europeas, en ese sentido, son un poco más masculinas.

SEMANA: ¿Cuál es el papel que más he disfrutado?

N.B.:
No soy capaz de elegir, a cada personaje le dejo parte de mí y un trozo de ese personaje queda en mi corazón.


Foto: Guillermo Torres / Archivo SEMANA

SEMANA: En su carrera ha hecho sobre todo drama. ¿Qué tan difícil es salir de esos estados de tristeza y depresión que le dejan esos personajes?

N.B.:
Por ejemplo, la escena en la que Rocío (La isla mínima) se entera de lo que le ocurre a sus hijas me dejó cargada de dolor. Luego de grabar tuve un inconveniente para viajar a Madrid, entonces me sentí vulnerable y me puse a llorar y a llorar, y no paraba. Era patético, pero realmente estaba soltando toda la emoción que tenía Rocío.

SEMANA: ¿Qué tan difícil fue interpretar a Rocío?

N.B.:
Entrar y salir de ese personaje me costaba. La mujer de mi papel tenía 14 años más. Ella, además, vive en una tierra hermosa, pero muy dura. Su marido la maltrata, las hijas, que son su único motivo de vivir, ahora desaparecen. El personaje estaba muy alejado de mí.

SEMANA: ¿Qué representa el haberse ganado el premio Goya?

N.B.:
La carrera de actor es muy complicada y a veces no depende de que seas bueno o malo. Este Goya, imprevisto para mí, significa que la gente con experticia en este mundo me reconoce y me está diciendo “por ese camino es”. También representa que la gente piense en mí para ofrecerme un trabajo.

SEMANA: ¿Qué expectativas tiene con la Muestra de Cine Español en Colombia?

N.B.:
Espero sobre todo conocer al público colombiano, a los profesionales, a los periodistas, y ver un poco cómo se trabaja aquí. Ver de qué manera reaccionan al ver La isla mínima.

Después de la entrevista, Nerea agradece, dice que espera venir para hacer deportes acuáticos en las costas de Colombia, se despide de todos con besos y abrazos, y posa para las fotos con la destreza de una modelo profesional.


Foto: Guillermo Torres / Archivo SEMANA
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?