Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/06/23 00:00

‘No filmo lo que las audiencias quieren’

Kim Ki Duk, el cineasta coreano que ha conmovido al mundo con 'Las estaciones de la vida' y 'El espíritu de la pasión', regresa a las pantallas colombianas con 'El arco'. SEMANA habló con él., 86710

El director surcoreano Kim Ki Duk es uno de los directores orientales más aclamados en occidente. Él atribuye este éxito a que sus películas son claras y directas

La creatividad del surcoreano Kim Ki Duk no tiene límites. En 11 años como director de cine ha rodado 14 películas, más de una al año. Sus producciones han conquistado al mundo entero: Las estaciones de la vida y El espíritu de la pasión se han convertido en joyas cinematográficas que coleccionan los amantes del cine. La sutileza, la belleza y lo oculto de las historias de Kim Ki Duk lo han llevado a ser uno de los cineastas orientales más exitosos de los últimos años. El arco (2005), uno de sus más recientes proyectos, se exhibe actualmente en algunas salas de cine de Colombia. Es la historia de una niña recluida en un barco pesquero bajo la guardia de un viejo que desea convertirla en su mujer cuando sea mayor de edad. SEMANA tuvo la oportunidad de entrevistar al cineasta.

SEMANA: ¿De dónde surge la historia de 'El arco'? ¿Qué lo motivó a escribir y luego filmar esta historia?
Kim Ki Duk: Pensé acerca de un deseo que no quiero que se apague, incluso cuando me vuelva muy viejo. Al final la gente se hace vieja y muere, entonces ¿qué vamos a hacer con estas frágiles ataduras que tenemos con este mundo? Eso fue lo que pensé. El viejo termina su vida de la manera más fuerte y bella a través de la joven. El arco tiene dos significados: la fortaleza y la belleza.

SEMANA: El amor es uno de los tópicos más importantes en su trabajo. ¿Qué significa el amor para usted? ¿Es posible amar para siempre?
K.K.D.: Para mí el amor significa poder. El amor nos da salud y esperanza, hace que nuestras vidas siempre estén frescas y nunca nos cansemos, debido a que nos da pasión y felicidad. Puede que no sea posible amar una persona por siempre, pero sí es posible tener la mente dispuesta para amar durante toda la vida.

SEMANA: ¿De dónde surgen sus historias? ¿Qué clase de obsesiones mueven sus guiones?
K. K. D.: Muchas veces, de viajes, de noticias o sólo de observar a la gente. Una vez he decidido el tema sobre el que voy a trabajar, me imagino algunos episodios para crear la historia y luego comienzo a escribir el guión. Cuando escribo mis guiones todo lo que pienso es que sea algo nuevo. Algo que nunca haya sido mostrado en otras películas.

SEMANA: ¿De verdad cree que los espíritus de los muertos se comunican con los vivos, o esto lo utiliza como una herramienta literaria?
K. K. D.: Nosotros los coreanos tenemos un tipo de chamanismo que nuestros chamanes llaman Mu-dang, que limpia las amarguras de los muertos y de los vivos. Aunque esto no lo puede explicar la ciencia, pienso que es posible que los espíritus se contacten con la gente. Pienso que la gente tiene telepatía y cuando la telepatía es lo suficientemente fuerte, el contacto también puede suceder.

SEMANA: ¿Cree que en el universo existen otras dimensiones que los humanos no alcanzamos a comprender?
K.K.D.: Nunca he dado eso por seguro, pero creo que sí hay dimensiones diferentes. Algunas veces tengo ese sentimiento en mis sueños o en mi vida diaria. Esto puede ser alucinaciones, pero también es importante tener esa clase de alucinaciones cuando las personas luchamos con las dificultades de la existencia y cuando nuestras vidas nos permiten soñar ideas que van más allá de la realidad.

SEMANA. ¿Cómo es ese proceso de combinar la fantasía con la realidad?
K.K.D.: Cuando no podemos lograr algo que queremos en nuestras vidas, tendemos a completarlo a través de nuestros sueños o fantasías. Pienso que soñar es muy importante. Cuando nos despertamos de un sueño, no puede ser el final. Cuando dormimos, el subconsciente nos hace dar cuenta de muchas cosas que no captamos y nos da fortaleza para seguir con nuestras vidas y no desistir. Mis películas combinan realidad y fantasía al mismo tiempo. Pienso además que nuestras vidas no son tan simples.

SEMANA. El silencio es muy importante en su obra. ¿Qué significa para usted el silencio?
K.K.D.: En muchos casos, lo que nosotros decimos no es lo mismo que estamos pensando. Decimos que algo es bueno aunque no nos guste, o decimos que algo es malo aunque nos haya gustado. No podemos comportarnos según hablamos y por eso es que mis películas están llenas de acciones, expresiones faciales, y no de diálogos. Los borro para tratar de alcanzar la verdad. Hay un epigrama que dice "el silencio es oro" y significa que debemos ser muy cuidadosos con lo que decimos.

SEMANA. Usted realiza aproximadamente una película por año. ¿Cuál es su proceso de creación?
K.K.D.: Me encanta crear historias mientras viajo y observo la gente. Me gusta filmar lo que me gusta, lo que deseo, y no filmar lo que las audiencias quieren ver. El mundo es bastante profundo y misterioso, todo lo que pasa en la mente humana es interesante. Me encanta filmar a la gente sobre la que otra gente no sabe nada.

SEMANA. ¿Cuáles son sus influencias cinematográficas?
K. K. D.: No puedo hablar de ninguna película específica. Creo, de todas maneras, que todas las luchas que se han dado en el mundo han influido mucho en mis películas. Entre esas luchas se incluyen las peleas entre nuestros vecinos y algunas veces las guerras entre países, como la de Estados Unidos con Irak.

SEMANA: ¿A qué le atribuye el hecho de que sus películas tengan tanto éxito en los países occidentales?
K.K.D.: A que mis películas siempre son directas y sinceras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.