Sábado, 20 de septiembre de 2014

| 1988/12/05 00:00

NOBEL DE PELICULA

García Márquez debuta en la T.V. española como guionista de seis filmes que próximamente se verán en Colombia.

NOBEL DE PELICULA

Margarito Duarte es un modesto empleado judicial en una pequeña ciudad colombiana y un día, repentinamente, es golpeado por la muerte de Evelia, su hija de siete años. Doce años más tarde, cuando practican la exhumación, descubren que el cuerpo sigue intacto como si la niña se acabara de dormir. Todos quedan conmovidos, todos hablan de un milagro pero el Obispo, receloso, ordena que el cadáver sea sepultado de nuevo y además, rociado con agua para que la descomposición sea acelerada. Pero, tanto Margarito como el pueblo se rebelan, se quedan con el cuerpo que ya consideran el de una santa. El padre se marcha a Roma en busca del Papa para que éste decida. Entonces, Margarito tiene que enfrentarse a los laberintos de la burocracia del Vaticano y la embajada colombiana que son peores que el Obispo.
Esta historia se titula "Milagro en Roma", fue escrita por Gabriel García Márquez y convertida en película por el realizador colombiano Lisandro Duque. Este sábado 5 de noviembre fue pasada por la televisión española, a las once y media de la noche, y cuatro días antes había sido proyectada dentro de la programación oficial del Festival de Cine en Valladolid, junto con otras cinco películas, también basadas en cuentos y guiones de García Márquez, que forman parte de una serie llamada "Amores difíciles". Por primera vez un escritor y seis directores de cine quedaban comprometidos en un proyecto que busca, por encima de todo mostrar el cine latino a los ojos del mundo, en todos los formatos disponibles. Televisión Española, uno de los organismos patrocinadores junto a la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, inició la emisión de las películas el 29 de octubre con "Fábula de la bella palomera" de Ruy Guerra. Ahora siguen, "Un domingo feliz" del venezolano Olegario Barrera, el 12 de noviembre; "El verano de la señora Forbes, , del mexicano Jaime Humberto Hermosillo, el 19;"Cartas del parque" del cubano Tomás Gutiérrez Alea, el 26 y, para cerrar el ciclo, "Yo soy el que tu buscas" del español Jaime Chávarri, el 3 de diciembre.
Las seis películas serán presentadas en el Festival de La Habana en diciembre, posteriormente en Cannes y Cartagena, y emitidas próximamente por la televisión colombiana. Para un escritor a quien no le ha ido bien con sus libros llevados al cine y la televisión, porque su lenguaje es para ser leído y no mirado, ha sido una experiencia renovadora embarcarse en un proyecto que llevaba varios años dando vueltas, desde cuando la productora International Network Group y Televisión Española llegaron a un acuerdo, alarmados ante la escasez de temas ínteresantes y la ausencía de realizadores hispanos en los canales internacíonales. García Márquez no sólo aportó las seis historias (algunas ya conocidas en sus columnas semanales de varios periódicos), sino también los guiones, un oficio que aprendió en el Centro Experimental de Roma junto a Fernando Bírri y le sirvió para comer y sobrevivir en México mientras escribía "Cíen años de soledad".
Las seís películas tienen el denominador comun del amor, pero un amor sacudido por distintos elementos perturbadores y algunas de ellas acaban en muertes sangrientas, provocadas por sus mismos protagonistas. Dice García Márquez que un amigo lo había advertido que es casi una traición hacer películas de amor en un mundo oprimido por la injusticia y la miseria, pero el autor piensa lo contrario: el amor es una ideología para militantes eternos, más necesario cuanto más desdichas trate de imponernos la vida real y añade: "Seis amores bien contados enseñan más, se recuerdan más, se agradecen más y ayudan más y mejor a ser felices y libres".
Bajo esos augurios y con millones de ojos pendientes de lo que resultaría, durante varios meses García Márquez trabajó en México, España y Cuba con lo seis realizadores (originalmente había sido escogida Pilar Miró, pero su nombramiento como directora de Televisión Española obligó a remplazarla por Jaime Chávarri). Se acomodaron los guiones al lenguaje de cada director (dice Lisandro Duque que trabajar con "Gabo" es estimulante porque el escrito nunca impone su criterio, deja que el otro tome la iniciativa, aunque en todo momento se siente su presencia esto es evidente en las películas, especialmente en los diálogos que en ocasiones son excesivamente literarios, cargados de lirismo), y se rodó rápidamente, con los recursos indispensables, con más holgura financiera que en otras ocasiones.
"Fábula de la bella palomera" de Ruy Guerra tiene algunos momentos que recuerdan otra película de este realizador, "Eréndira". Orestes, el millonario del pueblo, se enamora de la mujer de un musico, Fulvia, interpretada por Claudia Ohana. Morena, sensual, peligrosa y en medio de imágenes delirantes (ella corre en medio de las marismas y ciénagas, con un traje lleno de volantes, fantasmal, inaccesible y más tarde aparece rozada por los murmullos y las alas de las palomas), se entregan a una pasión devoradora que tiene su peor momento cuando él, irresponsable, le escribe sobre el vientre: "Esta crica es mía" y el mensaje será encontrado esa noche por el marido.
"Cartas del parque", refleja la madurez de quien es considerado uno de los grandes realizadores latinos, el cubano Gutiérrez Alea ("Muerte de un burócrata" y "Memorias del subdesarrollo"), y está contada con ingenuidad, candor y mucho humor. Se trata del trío que se forma cuando dos enamorados, sin saberlo, utilizan al mismo escribidor de cartas para contarse sus anhelos, sin sospechar que ese hombre, en Matanzas y en 1913, también es capaz de enamorarse de la misma mujer: postales, globos, muelles, sombreros, dulces, flores, ayudan a torcer el destino de los tres.
"Un domingo feliz" del venezolano Olegario Barrera ("El maletín", "Cañonero"), narra el encuentro de Carlitos Arismendi, un niño de 10 años, con un músico llamado Silvino Ochoa. Carlitos ha escapado de casa, simula un secuestro para llamar la atención de los azorados padres y ese domingo, de la mano del músico, conocerá una Caracas dura, amarga, tenebrosa y libre, mientras la policía los va cercando. Es otro amor, la amistad a prueba de todo.
Uno de los más controvertidos directores mexicanos, Jaíme Humberto Hermosillo ("María de mi corazón", también de García Márquez, y "Doña Herlinda y su hijo"), es el realizador de "El verano de la señora Forbes", la crónica de esa institutriz alemana que está a cargo de dos niños quienes descubren que la rígida mujer se desdobla por la noche, se convierte en una apasionada del licor y la pornografía, acelerando la tragedia que se avecina. Y la sexta película, "Yo soy el que tú buscas", está ambientada en los barrios bajos de Barcelona, con esa mujer de clase media que busca al hombre que la violó. Durante esa búsqueda descubrirá sensaciones que no conocía y se reencontrará con obsesiones que estaban ahí,aguardando hasta cuando el dolor, el placer y la soledad emergieran en su herida física y moral. Según el director Jaime Chávarri, es como una crónica de Alicia en el país de los horrores.
A diferencia de otras ocasiones, García Márquez se ha mostrado satisfecho con estas seis películas y tanto, que anunció la entrega de otros guiones para que nuevos realizadores trabajen en lo que hasta ahora parecía imposible, convertir en imágenes una prosa tan personal y tan cargada de símbolos y premoniciones.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×