Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2011 12:00:00 AM

Noticia de un secuestro lírico

Una ópera bufa de Mozart con una de las arias más exigentes en la historia de este género.

Mozart
EL RAPTO EN EL SERRALLO
DVD · BelAir Classiques· Forum

 
Las ‘turquerías’ fueron moda en el siglo XVIII y cuentan la misma historia: un musulmán secuestra a un occidental y su amante emprende la aventura del rescate. Mozart no pudo sustraerse a la moda, con su Rapto en el serrallo, de 1782, que contiene el germen de la futura ópera alemana y casi siempre se hace con escenografía recargadísima, un vestuario como del Bazar de Estambul y un secuestrador viejo, gordo, apoltronado en su trono y más malo que Caín.

Nada de esto aplica para esta versión del Festival de Aix-en-Provence 2004. Jérôme Deschamps y Macha Makeïeff miran la historia desde el punto de vista de Selim, el secuestrador. Viable si se piensa que Konstanze, la prometida de Belmonte, un noble español, recupera su libertad, no por un gesto heroico suyo, sino por la magnanimidad de Selim, un pachá turco. El problema es su desventaja, pues Mozart no le escribió música y, por consiguiente, ¡no canta!

Entonces, los directores traen para encarnarlo al bailarín, coreógrafo, director y actor de origen iraní Šârukh Muškîn Qalam, que voltea la torta, hace su entrada bailando en el más asombroso virtuosismo, se mete de tal manera en la piel de Selim que en la escena final llora al despedirse de Konstanze y termina bailando con desenfreno.

Lo demás se confabula para que todo suba a la cima: el vestuario se inspira en la pintura francesa de la época, la orquesta, Les Musiciens du Louvre, dirigida por Marc Minkowski, toca en estado de gracia y vestida “a la turca”, y los solistas –Malin Hartelius, Konstanze; Matthias Klink, Belmonte; Magalie Léger, Blondchen; Loïc Fëlix y Wojtek Smilek, Osmin– no son buenos, sino extraordinarios. Claro, Hartelius se lleva las palmas por su magistral versión de Martern aller Arten, una de las arias más difíciles y exigentes de toda la historia de la ópera.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.