Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/1990 12:00:00 AM

NUEVOS VIENTOS

Gustavo Zalamea y Guillermo Londoño exponen su obra del último año, en Galería Diners.

NUEVOS VIENTOS, Sección Cultura, edición 404, Feb 26 1990 NUEVOS VIENTOS
Para comenzar la temporada del 90, la Galería Diners abrió el pasado viernes 26 una exposición con las obras recientes de los artistas colombianos Gustavo Zalamea y Guillermo Londoño.
Las obras de Zalamea se pueden dividir en dos grupos: en un lado están sus óleos y en el otro sus ensamblajes.Aunque aparentemente hacen parte de una misma línea, lo cierto es que óleos se puede apreciar a un Zalamea que ha descubierto en la luz un nuevo camino y una nueva posibilidad. Luego de sus inmensas frutas, ahora los grandes espacios se abren en sus telas, llenas de una luminosidad que varía de acuerdo con las diferentes atmósferas que se cortan delicadamente en un mismo cuadro. Las montañas y la ciudad se cuelan por la ventana de un estudio apenas insinuado, en el que a veces la figura del artista asoma para contemplar esa geografía cargada de poesía. Esta es una nueva etapa en el trabajo de Zalamea, con la que se demuestra que el artista debe buscar nuevos caminos, abrirse a otras posibilidades para vencer la inercia y para no quedarse en la repetición de fórmulas, que con el tiempo se vuelven mecánicas. Es un paso más dentro de una búsqueda que no termina y que ,como sus nuevas atmósferas, sigue abierta.
No ocurre lo mismo con sus ensamblajes. Se trata de cajas en las que la pintura, el papel, la madera y el alambre se mezclan un poco en de sorden. El artista no ha logrado del todo ensamblar los elementos y, más aún, queda la sensación de que no ha descifrado el punto al que quiere llegar. Pese a que se enmarcan dentro de la misma serie de sus lienzos, las cajas no logran expresar una idea concreta y aparecen como una rueda suelta dentro de la producción reciente del artista.
Por los lados de Guillermo Londoño, este artista bogotano expone en Bogotá sus trabajos del último año. Tras diez años entre Estados Unidos y Europa, Londoño enfoca su obra hacia la recuperacián de esas viejas vivencias y a la evocación de tiempos mucho más antiguos, los que yacen en las viejas paredes y objetos en los que el paso de los años ha dejado su huella. Para lograr su propósito, el pintor echa mano de las recinas industriales que, mezcladas con el óleo, le permiten imitar el color y la apariencia del metal oxidado, los ocres de los viejos muros y, en cierta forma, el oscuro fondo de una historia de la que sólo se conoce una pequeña parte. El marcado interés por lograr imitar los colores y las formas de la madera son una herencia del trabajo escultórico que Londoño ha realizado en años recientes. No quiere desligar del todo la escultura de la pintura. Pero en ese intento sacrifica su intención de asir la esencia de otras épocas y sólo logra imitar ciertas texturas que no alcanzan la expresividad que busca el pintor.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com