Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1993/10/18 00:00

OBSESION (DAMAGE)

OBSESION (DAMAGE)

Obsesión (Damage)
Jeremy Irons y Juliette Binoche protagonizan un romance que supera los límites racionales.
ESA MUJER ES UN peligro, pero no del estilo de Glenn Close en Atracción fatal, ni de Kim Bassinger en Deseo y decepción. El papel de Juliette Binoche, la actriz francesa del momento, en la más reciente realización de Louis Malle (Adiós a los niños), es el de la mujer destrozada por el pasado, para quien la vida, después de tanto dolor, ya no significa nada. Camuflada detrás de una dura máscara, imposible de penetrar, parece que no le importara otra cosa que expiar su tormento suscitando conflictos, provocando riesgosas relaciones sentimentales.
Obsesión (Damage) es la historia de una familia a punto de resquebrajarse y de una mujer que servirá de causa final de aquel destrozo. Anne (Juliette Binoche) irrumpe en el seno familiar de un ministro (Jeremy Irons), como la novia de su hijo. Pero aunque éste no sospeche nada, no pasará mucho tiempo sin que Anne termine involucrada en una relación pasional incontrolable con su futuro suegro. No es una mujer fatal, pero su personalidad y la certeza de saber que quien ha sufrido puede sobrevivir a todo, la convierten en un polvorín a punto de hacer estallar todo lo que encuentre a su paso, sin contemplaciones.
Basada en la novela de Josephine Hart, la película de Malle introduce al espectador en estos terrenos prohibidos del amor con especial violencia, tal vez demasiado rápido, lo cual le resta credibilidad al filme. Pero quizá porque a Malle no le interesa el protocolo, sino la tensión inmediata explota el desafío de ese triángulo de amor de principio a fin. Aunque la historia parezca increíble y produzca cierta desconfianza, no se puede negar que la película logra despertar la curiosidad voraz del espectador por ver proyectado semejante triángulo en pantalla. Una relación que rompe los dominios de la razón y hace suponer un final catastrófico.
De abogado a vampiro
TOM CRUISE HA ENTRADO CON PAso firme a la lista de los actores mejores pagados de Hollywood. Después de su participación en Cuestión de honor, al lado de Jack Nicholson, su tarifa creció a tal punto que ya sobrepasó los 10 millones de dólares por película.
En octubre, los colombianos tendrán la oportunidad de verlo como abogado en The Firm, película dirigida por Sydney Pollack y por la que cobró 12 millones de dólares. Ahora, el director Neil Jordan (Juego de lágrimas) lo ha llamado para que interprete el papel de vampiro y en la versión cinematográfica del best-seller Entrevista con un vampiro, de Anne Rice. La película comenzará a rodarse con un presupuesto inicial de 40 millones de dólares; y Cruise, por su parte, recibirá 15, además de las regalías. El cotizado actor estará acompañado de Brad Pitt, River Phoenix y el español Antonio Banderas.
Presidente por un día
Un ciudadano común y corriente al frente de la Casa Blanca.
TODO ESTA PLAneado para que Dave (Kevin Kline) sea presidente de Estados Unidos por escasos minutos. Pero las cosas se complican y el ingenuo Dave, que había sido contratado para servir de doble del verdadero presidente durante un breve instante, debe tomar las riendas del país indefinidamente.
De este argumento parte el director Ivan Reitman, en Presidente por un día, para suponer lo que pasaría si un ciudadano común y corriente asumiera, de la noche a la mañana, la primera magistratura. Al frente de la Casa Blanca Dave conocerá, por fuente propia, todas las presiones y los conflictos que surgen alrededor de la figura presidencial. Desde luego, todo es una utopía, pero en medio de esta suposición, la comedia de Reitman intenta reflejar el deseo de todo individuo: un presidente sin ambición de poder y sin compromisos políticos, cuyo verdadero interés sea el progreso real de los ciudadanos.
Sigourney Weaver, a quien el público identifica con las tres partes de Alien, acompaña a Kevin Kline como la esposa del presidente. Ella será la encargada de desenredar el misterio de su marido, quien se ha convertido, de repente, en un ser noble y humanitario. La película hace recordar remotamente a Warren Beatty en El cielo puede esperar. Y como tal es perfecta para el público que va a verla con el único fin de pasar un buen rato.
TALLER DE HITCHCOCK
PARA MUCHOS, Alfred Hitchcock, después de Charles Chaplin, es el director más conocido en el mundo. El público mayor continúa viendo sus películas, mientras cada día es más el público joven interesado en ellas. Y la verdad es que era un maestro. Por tal motivo, el Consejo Británico, de Bogotá, en colaboración con el Museo de Arte Moderno y el Centro Colombo Americano, de Medellín, ha organizado, durante todos los sábados de octubre, de 9 de la mañana a 12 del día, un taller de análisis sobre Hitchcock y la maestría de su oficio como director de películas. El costo del taller, que será dirigido por Juan Diego Caicedo, es de 10 mil pesos. Las inscripciones están abiertas en la sede del Consejo. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.