Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1989/12/04 00:00

Opera en frío

¡Lo que faltaba! Ahora "Carmen", la obra de Bizet, será llevada al hielo

Opera en frío

"Carmen", la más popular de las óperas de Georges Bizet, sin duda la más interpretada de toda la producción lírica francesa y quizás de todo el repertorio escrito para el género, paradójicamente el día de su estreno en la Opera Cómica de París fue un completo fracaso. A partir de esa fecha, 1875, esta ópera, con la adaptación que hicieran Henry Meilhac y Ludovic Halévy de la obrilla de Merimé, ha vivido mil y una noches de gloria en las más disímiles, magistrales y hasta extravagantes producciones. Ha visto adaptaciones al espíritu y sentir del alma negra como fue "Carmen Jones", de Otto Preminger, con actuación de Dorothy Dandridge y Harry Belafonte. No se han quedado atrás producciones balletísticas o de danza moderna, y pronto aparecerá la que faltaba, Carmen on ice, versión que filmará un consorcio alemán, que pretende inmortalizar en patinaje la obra de Bizet.
Los protagonistas de esta nueva Carmen serán la alemana oriental Katarina Witt, seis veces campeona de Europa en patinaje artístico, y el norteamericano Brian Boitano, campeón mundial olímpico. Los escenarios, todos naturales, fueron seleccionados en Sevilla y alrededores, y serán recubiertos con una fina capa de hielo para que los protagonistas puedan realizar su trabajo.
Ya Carlos Saura se había acercado con notable éxito a mostrar la obra de Bizet adaptada a la danza, cuando filmó su película "Carmen". Tomó música y argumento un poco al acomodo, y recreó una versión de corte contemporáneo sobre la base de una clase de danza flamenca, dirigida por el mejor de sus exponentes: Antonio Gades. El resultado fue un espectáculo pleno de carácter y fascinante sensualidad.
En materia de ballet, la adaptación más fiel conocida hasta el momento fue realizada por Roland Petit para los "Ballets de París" y las figuras escogidas para el estreno fueron Mihail Barychnikov y Zizi Jeanmaire.
Versiones de ópera en escenarios teatrales se han sucedido por millones, con diversidad de enfoques, y cinematográficas, alcanzan quizás más de media docena, la mayoría realizadas en fechas recientes.
Jean-Luc Godard no escapó al embrujo del drama de la gitana española. Filmó su película un poco sobre la obra de Merimée, pero deshaciéndose de la música de Bizet. Recurrió el productor francés a los cuartetos de Beethoven, mientras el británico Peter Brooke en sus tres versiones de "La tragedia de Carmen", tomó fragmentos de la música. En esta producción, "Carmen" fue despojada de todo folclor. Suprimió cigarreras, niños, soldados, contrabandistas y toda retórica, para concentrarse en la tragedia mostrándola compacta, violenta y sensual. La más fiel y magistral realización cinematográfica sobre "Carmen" es sin duda la del italiano Francesco Rossi, que seleccionó como protagonista a la norteamericana Julia Migenes Johnson y al tenor español Plácido Domingo.
Con un reparto estelar y una cámara impecable, Rossi recreó con todas las sutilezas ambientales y sicológicas la ópera de Bizet, en una producción musicalmente también perfecta.
Quizás "Carmen" sea la ópera traducida a mayor número de idiomas.
Se la ha escuchado cantar en Japón y China con intérpretes locales, y en lo que al castellano atañe, en 1981 fue estrenada la primera versión en español, en una producción cuyo escenario fue el lugar exacto donde ocurre el último acto de la ópera: la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla.
Muchas obras del género lírico, en su día grandes éxitos, por razones varias han pasado al más penoso olvido, mientras otras de muy poca estima en su tiempo, han sido revividas en los últimos años. Sólo las grandes obras maestras han perdurado en el tiempo sin altibajos, y "Carmen" de Georges Bizet figura a la cabeza de las preferidas por el público de todo el mundo.
La razón no es otra que la música que conserva la calidad y frescura, y el argumento su vigencia, para que realizadores de todas las tendencias se inspiren y den a la celebérrima obra nuevas posibilidades de expresión en diversas disciplinas artísticas, con protagonistas que la mayoría de las veces cantan, en algunas ocasiones bailan y ahora también patinan. Por el momento, se espera lo que los campeones olímpicos puedan hacer en el hielo con una obra que, por su extraordinaria calidad, ha dado para todo.
María Teresa del Castillo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.