Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2003/08/31 00:00

Operación rescate

Un grupo de arquitectos historiadores rescatan planos, maquetas y fotos que son la memoria de la arquitectura colombiana del siglo XX.

Operación rescate

La preocupacion por valorar la arquitectura colombiana del siglo XX es relativamente reciente. Y mucho más lo ha sido preocuparse por recuperar sus archivos, que van desde planos, maquetas hasta registros gráficos de las edificaciones durante su construcción. Desde los años 80 una ínfima parte de este material se encuentra a salvo de manera aislada en algunas universidades de Bogotá y en el Archivo General de la Nación de Colombia.

Este ha sido un esfuerzo insuficiente pues el desarrollo urbano y arquitectónico del país durante el pasado siglo dejó múltiples archivos públicos y privados que hoy se encuentran dispersos, en mal estado de conservación o en peligro de desaparecer. Archivos de entidades estatales ya inexistentes o en proceso de liquidación (Ferrovías, Instituto de Crédito Territorial, Banco Central Hipotecario), pero sobre todo los vulnerables y desconocidos archivos privados de oficinas de arquitectos cuyas obras en muchos casos han sido demolidas o alteradas.

Para remediar esta situación un grupo de profesionales ha creado la Asociación Pro-Rescate de Archivos de Arquitectura. Lo conforman los arquitectos investigadores e historiadores Silvia Arango Cardinal, Jaime Salcedo Salcedo, Fernando Carrasco Zaldúa y Jorge Karpf Cepeda, algunos de ellos vinculados de vieja data a la academia y premiados en pasadas bienales de arquitectura, quienes desde hace más de tres años lideran este proyecto, que cuenta con el aval de la facultad de artes de la Universidad Nacional, el Archivo General de la Nación y el apoyo de la Corporación La Candelaria.

Para Silvia Arango los archivos como fuentes historiográficas son importantes porque "a medida que el investigador es más experimentado o más serio, la tendencia natural es la de consultar preferentemente fuentes primarias, pues esto es lo único que garantiza la posibilidad de decir algo novedoso y de hacer un aporte verdadero". Como señala Jaime Salcedo, "los archivos son memoria conservada. La historia es interpretación con la inevitable carga de errores, prejuicios, subjetividad, parcialidad y omisiones que obligan a reescribirla continuamente. Los archivos son la memoria que permite reescribir la historia".

Uno de los objetivos de la Asociación, como lo señala su director, Fernando Carrasco, "es localizar estos archivos privados de oficinas de arquitectura e ingeniería, de los que se desconoce su contenido por estar en manos particulares y que pueden correr el riesgo de desaparecer en el corto y mediano plazo, como lo hemos comprobado al enterarnos de importantes colecciones que han sido quemadas tan sólo unos meses atrás, divididas entre los descendientes o sacadas del país".

Como ellos señalan, muchos de estos materiales corresponden a obras declaradas Monumento Nacional o Bienes de Interés Cultural de la Nación y, por lo tanto, son indispensables para futuros proyectos de restauración.

La indagación sobre los archivos en distintas regiones permiten comprobar que aún sobreviven y en mayor número de lo que se esperaba. Para Jorge Karpf, "la clasificación, inventario y reproducción de los materiales, en la medida de los recursos disponibles, es fundamental para conservar un acervo de documentos y un banco de datos e imágenes cuya información se pueda poner, más adelante, al servicio de una nueva generación de investigadores". Para la Asociación, además de la divulgación, es de vital importancia ayudar a la preservación física de estos archivos para que se conserven en el tiempo. En lo posible intenta hacer una labor de intermediación entre los propietarios y el Archivo General u otros con la capacidad técnica y humana que estén interesados en recibirlos, ya sea como donación, legado, depósito o en comodato, sin perjuicio del derecho de propiedad. Así, estos fondos enriquecerían los archivos colombianos de arquitectura. "Extraoficialmente nos podemos considerar los basuriegos de los archivos pues, literalmente, en algunos casos, escarbamos dentro de bolsas de basura, descubriendo con enorme sorpresa documentos invaluables para la memoria urbana y arquitectónica del siglo XX en Colombia", agrega Carrasco.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.