Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/09/06 21:39

¿Cómo terminó el caso de discriminación por el concierto de Guns N' Roses?

Los organizadores habían dicho que las personas que tuvieran alguna discapacidad tendrían que pagar una boleta más costosa.

La banda de hard rock Guns N' Roses fue fundada por Axl Rose en 1985. Foto: Tomado de Facebook

Uno de los eventos más esperados este año es el concierto de Guns N´Roses, que se realizará el próximo 23 de noviembre en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín.

Tan pronto se anunció que los colombianos tendrían la oportunidad de disfrutar del espectáculo de Axl Rose, Slash, Duff McKagan, Steven Adler, Dizzy Reed, Richard Fortus y Frank Ferrer, muchos de los seguidores de la banda de rock corrieron a comprar su boleta. De hecho, ya se vendieron todas las entradas en Occidental, Oriental, Norte y Cancha General. Sólo quedan las boletas Platino.

En los últimos días el concierto ha estado en boca de muchos a raíz de las denuncias que han hecho personas que sufren alguna discapacidad física. Ellos se sienten discriminados por parte de los organizadores del evento.

“Es motivo de orgullo para la ciudad ser sede de conciertos como el de Madonna o el de Guns N´Roses (…) Sin embargo, no podemos permitir que se conviertan en escenarios de discriminación”, dice la carta del concejal de Medellín Simón Molina Gómez, quien se queja de la organización del Tyrona Records, la empresa que traerá a los interpretes de éxitos como November rain y Sweet child of mine.

En la carta se hace referencia a una queja que publicó en sus redes sociales Valeria Jiménez Hernández, una politóloga de 24 años que compró una boleta en ‘Occidental’ por un precio de más de 500.000 pesos y quien asegura que los organizadores del evento no la dejarían entrar por su condición de discapacidad si no compra la boleta Platino, que cuesta casi un millón de pesos.

Le puede interesar: ¿Por qué Guns N‘ Roses no se presenta en Bogotá?

La carta iba acompañada de fotos del chat en donde se comprueba que en efecto los organizadores del evento le dicen a Jiménez que debe estar en la zona Platino porque es en el único lugar donde pueden garantizar su seguridad y auxilio en caso de que se presente algún inconveniente.

La joven, quien se desplaza en una silla de ruedas, les contesta: “No entiendes mi situación, ¿Cierto?” y la persona encargada de dar soluciones a través de redes le dice: “La entendemos perfectamente, por eso te explicamos el porqué de la situación". Y luego concluye la conversación con un frío “gracias por contactarnos”, seguido de un emoticón que ‘pica el ojo’.

Luego de que la joven se quejó con otros medios de comunicación, uno de los organizadores se comunicó con ella por teléfono y le dijo que no debería hacer mala publicidad al evento. “Es un evento privado, con intereses económicos, obviamente va a primar tu capacidad adquisitiva sobre la condición física. El evento cumple los requerimientos en cuanto a plan de contingencia, que es habilitar una zona para discapacitados. Pero no podemos conceder los caprichos de persona por persona (…) Si quieres acceder a atención especial, pues hay que pagar por esa atención”.

Después le dice que va a mirar qué puede hacer, pero que si le ayuda es por “rosca” y no porque el evento haya dispuesto la organización de otra manera.

Por esta denuncia y por otras que ha recibido, el concejal Molina sostiene que “la imposición de comprar esta boleta por el hecho de tener discapacidad constituye un acto de discriminación penalizado por la ley colombiana y es una afrenta directa contra el derecho a la igualdad en los términos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU”.

El concejal pide a Tyrona Records que reconsidere las políticas y que garanticen el ingreso, la seguridad y la comodidad de las personas que ya adquirieron sus boletas. También hace un llamado a la Administración Municipal para que verifique en este, y en todos los espectáculos, que se respeten los derechos de los consumidores.

Por el malestar y la indignación que generó este hecho, los organizadores del evento se vieron obligados a emitir un comunicado en el que aclararon que la productora organizó y habilitó, desde el inicio, zonas para discapacitados en la localidad de Platino. 

“No obstante, esto no implica que una persona con discapacidad esté obligada a comprar boleta para dicha localidad. La persona debe notificar su condición en el momento de la compra en cualquier localidad, con el fin de que la organización pueda reubicarla en las zonas habilitadas que puedan garantizar su seguridad y visibilidad”. 

Recomendamos leer: Precios y fechas de venta de boletería para el concierto Guns N’ Roses

Además, pidieron a los compradores que sufren de alguna discapacidad que notifiquen su estado físico en el momento de la compra, “ya que es el único medio mediante el cual la persona certifique su condición y a su vez, la organización disponga de la logística necesaria para su reubicación”.

Tyrona Records también aclaró que lo anterior no implica que los acompañantes podrán ser remunerados.

Sin embargo, el concejal Molina emitió un comunicado diciendo que pondrá su cuerpo jurídico a disposición de aquellos que han sentido que les han vulnerado sus derechos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.