Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/06/18 00:00

OTRO DURO A LA PANTALLA

Luego de Batman, ahora Dick Tracy se convierte en héroe millonario del cine.

OTRO DURO A LA PANTALLA

Primero, hace dos años, fue Roger Rabbit. Luego vino Batman. Ahora llega a la pantalla otro héroe de las tiras cómicas, un detective duro e insobornable que a lo largo de su carrera se ha enfrentado a los más perversos criminales, a las más temidas bandas de gangslers y malhechores. Se trata, nada más ni nada menos, del incorruptible Dick Tracy.

Ante el éxito alcanzado por sus recientes antecesores, la firma Walt Disney y su filial Touchstone -la misma que logró el milagro de Roger Rabbit decidieron seguir con la misma fórmula millonaria. En esta ocasión se invirtieron 50 millones de dolares en la realización, lo que convierte a Dick Tracy en una de las cinco cintas más caras de la historia del cine. Y para que el exito está asegurado, los productores en cargaron al famoso Warren Beatty de dirigir la cinta y de encarnar a detective de mentón cuadrado. Si ya el nombre de Beatty mueve espectadores, el asunto se completa con la presencia de la sensual Madonna quien por estos días vive un calido romance con su compañero de reparto, en el papel de la amada del detective. Pero aun hay más. Por si el duo Madonna-Beatty todavía no convence del todo, a su lado apareceran los dos más grandes del cine actual: Dustin Hoffman y Al Pacino. Todo parece indicar que la película será todo un suceso y que estará entre las más taquilleras cuando se estrene en los Estados Unidos, en las próximas semanas, y en Europa en el otoño venidero.

Creado hace exactamente 60 años por el dibujante Chester Gould, Dick Tracy se convirtió en la figura anticrimen por excelencia. Por aquel entonces todavía estaba vigente la prohibición del alcohol y las grandes ciudades norteamericanas eran el campo de batalla en el que se batíarl las bandas de contrabandistas y asesinos. Para redondear el panorama, la policía y los organismos encargados de velar por la seguridad de la ciudadanía estaban en manos de los delincuentes. Entonces llegó Tracy para salvarlos a todos, para cortar de tajo el crimen, con una filosofía que le costo no pocos detractores: la violencia solo se puede combatir con la violencia, la muerte se acaba matando al asesino.
La historieta fue comprada desde un comienzo por el Chicago Tribune New York News, donde se publicó desde octubre de 1931. Tracy era un hombre de acción. Rudo, incomnovible, reflejaba la imágen opuesta a la del detective que se sienta en su escritorio a teorizar y a pensar en las pistas a seguir. El hombre del sombrero alón iba atando cabos mientras recorría las calles y mataba a cuanto delincuente se le atravesaba. De pocas palabras, siempre listo a desenfundar su arma, incluso para acabar con otros policías que se habían dejado corromper, fue acusado de fascista por los lectores en varias ocasiones . Durante un tiempo se comenzaron a recibir varias cartas con quejas sobre la violencia de la historieta pero su creador, Gould, nunca se dejó intimidar por las críticas. Pero así como tuvo enemigos, la mayoría de los lectores se enamoraron del paladín de la justicia. Obviamente, la lista de admiradores la encabezó J.
Edgar Hoover, el sempiterno director del FBI. Otros de los que se desayunaban leyendo la historieta son el propio Warren Beatty y el director italiano Federico Fellini, quien lo recordó así en sus lecturas de infancia: "Dick Tracy, el policía dibujado por Chester Gould, es el más interesante de todos los comics de aventuras. Cien veces más hermoso que la mejor película americana de gangsters; Gould es verdaderamente el más grande de los clásicos del comics.

Las reacciones que causó la violencia de Tracy llevaron a que se hicieran intentos por crear una figura que rivalizará con el detective. El King Features Syndicate le encargó a Dashiell Hammett -autor del "Halcón maltés" que escribiera una serie que se tituló Secret Agent X-9, que apareció entre 1933 y 1935 y que encarnó toda una pugna, pues este detective veía a los criminales como producto del sistema y no como seres demoniácos, que era como los presentaba el creador de Tracy. Pero la competencia duró poco y el duro Tracy siguió campeando en las páginas de los diarios.
Pero las cosas fueron cambiando con el paso de los años y, para comenzar, Tracy se casó y se convirtió también en padre de familia. Con el final de la prohibición y con unas autoridades mucho más confiables, aunque no se acabaron los delincuentes, los métodos del detective quedaron atrás. Fue necesario, pues, dotarlo de nuevas características y es así como en la historieta se incluyeron elementos futuristas relojes televisor y cosas por el estilo, que en parte afectaron la imágen que durante décadas había conservado.
Las cosas llegaron al extremo cuando apareció una visitante de la luna, Moon Maid, quien se casó con el hijo de héroe.

Esta no es la primera vez que Dick Tracy es llevado al cine. En 1939 los realizadores ingleses, William Witncy y John English radicados en los Estados Unidos, hicieron una serie que se llamó Dick Tracy's C-men y años después produjeron Dick Tracy vs. Crime Inc. Pero ninguno de los dos experimentos tuvo el exito esperado. La gente siguió prefiriendo al dibujo de los diarios. Y ese es el gran reto de Beatty y sus muchachos en la actualidad, lograr imponer el personaje cinematográfico. Y hay uno más: romper todos los records de taquilla y seguir por la senda triunfadora de los otros grandes del comic llevados a la pantalla. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.