Domingo, 22 de enero de 2017

| 1983/09/05 00:00

PAGUE EL PRIMERO Y LLEVE GRATIS EL DOS

Avalancha de fascículos sobre los temas más diversos invade el mercado colombiano

PAGUE EL PRIMERO Y LLEVE GRATIS EL DOS

De acuerdo con cifras de la CEPAL, el latinoamericano corriente consume un promedio de dos mil calorías, mientras en los países desarrollados el consumo de calorías por persona es de tres mil quinientas. El "que busca la comida", o "el que busca la yuca", expresiones utilizadas por los habitantes latinoaméricanos, no tiene ni el tiempo, ni el dinero, ni la conciencia para "buscar el libro". Aquí podría radicar el poco desarrollo de las editoriales en el mundo hispano, excepción hecha de México, Argentina y España.
El costo de los libros en la mayoría de los países de América Latina es exorbitante y las grandes editoriales europeas, principalmente las españolas y las italianas, se han dedicado a enviarnos todo tipo de fascículos, lo que sugiere una inversión rentable.
La historia de los fascículos tiene dos épocas: la primera, a mediados del siglo XIX, con Honoré De Balzac y Charles Dickens, quienes publicaron sus obras bajo este sistema. Para Balzac cada semana era toda una aventura porque de la salida del fascículo dependía el pago de sus cuentas. Esta primera etapa decae hacia la segunda mitad del siglo XIX, porque como se trataba de una moda su desaparición no contó con mayores problemas
Ya en el siglo XX, por los años 50, se inicia una segunda etapa, por acción principalmente de las editoriales italianas. El objetivo principal era sustituir la publicación de las enciclopedias que por su alto costo se constituían en todo un "hueso".
Las campañas publicitarias de introducción al mercado de fascículos a través de los modernos medios de comunicación ofrecen a millones y millones de personas la información necesaria y la inducen a su compra. Actualmente en Colombia están en circulación más de 20 publicaciones por fascículos. La explicación, a nivel económico, es que como el país no ha tenido devaluación y es uno de los más estables del área latinoamericana, la comercialización de estos productos en nuestro medio es cada vez mayor.
A nivel sociológico, se ha podido establecer que comprar una colección de fascículos antes que el vecino brinda la posibilidad de adquirir mayor status cultural; el otro factor es que como se trata de una compra a plazos, para el colombiano medio tiene el atractivo del crédito. El factor negativo por nuestra idiosincracia es el de la indisciplina y ésta determina que durante los primeros 10 números haya una marcada caída. El ejemplar de lanzamiento usualmente se agota. Cuando la publicación ha cruzado el 60% de sus números programados las ventas se estabilizan porque los compradores son los que seriamente se comprometen a hacer la colección respectiva.
Salvat fue la pionera, en el país, de la entrada de fascículos en 1969. De esa fecha a hoy han sido muchas las editoriales que han incursionado en el mercado, unas con mayor responsabilidad que otras, ya que en muchas ocasiones la deserción de la colección se da porque la editorial no cumple y el coleccionador se aburre de esperar, y cuando sale nuevamente al mercado ya ha perdido el interés.
La oficina principal de Salvat está en España, pero la sucursal de Colombia cuenta con una infraestructura operativa muy grande que le ha permitido publicar hasta la fecha unas 40 obras. Aparte de la motivación económica, la editorial cita como objetivo de publicación un criterio de servicio a la comunidad, y por eso todos sus lanzamientos se hacen con garantía de cumplimiento y calidad La primera obra fue la enciclopedia "Monitor", constituida por 255 números, cuyas ventas se extendieron durante cinco años con un costo de $ 10.00 por ejemplar, en el momento de su lanzamiento. Del número 1 se vendieron 70.000 ejemplares, cifra récord para la época. Cuando se sacó el último número se estaban vendiendo 20.000 ejemplares. La editorial lanzó a los pocos días la "Biblioteca básica Salvat", que con 100 títulos de la Literatura Universal, se impuso definitivamente en el mercado. "La Tía Tula" de Miguel Unamuno, el primer ejemplar, vendió 135.000 libros y a las 100 semanas terminó vendiendo 10.000. Esta editorial ha tenido muchos éxitos en el mercado pero su "Inglés para adultos" de la BBC de Londres, ha contado con la mayor acogida.
La vinculación de productos infantiles como el "Inglés Junior" ha sido muy favorable (porque la mayoría de padres piensa que una vez su hijo está matriculado en un colegio o escuela cesa su compromiso educativo), afirma Roberto García Rojas, presidente de la editorial.
De los títulos que tienen en el mercado ha sido el de "Grandes compositores", la colección por fascículos de mayor impacto frente a las expectativas sobre gusto musical culto de la población, ya que la editorial calculaba un tiraje de 25.000 ejemplares, mientras que el grupo de mercadotecnistas que asesora la introducción de un nuevo producto presionaba porque el tiraje fuera más bajo, ya que consideraban la cifra elevada para un mercado profano. Cuando salió el número 1 se agotó el primer día de ventas y hubo que ordenar una reimpresión que vendió 40.000 ejemplares.
A partir de ahí los siguientes quince lunes se caracterizaron por las enormes filas que se hacían en las puertas de los almacenes distribuidores ante la mirada extrañada de los transeúntes, quienes al acercarse huían ante los comentarios eufóricos de los compradores quienes disertaban sobre la calidad de la Sinfonía No. 5 en Do menor, Op. 67 o de la nitidez de la Sinfonía No. 6 en Fa mayor, Op. 68 y demás lenguaje de melómanos consumados o en trance de serlo.
Además se divertían escuchando otros comentarios más primitivos que salían de pequeños corrillos de dos y tres, integrados por la gran mayoría de compradores, que intercambiaban opiniones sobre lo lindo que es tener la colección completa, lo pandeado que le había salido el "número seis", que el "nueve" le tocó conseguirlo en cassette para no descompletar la colección.
Editorial Planeta tiene en el momento fascículos sobre el "Arte de la fotografía", los cuales promocionó mediante el Concurso Planeta para las mejores fotos Consta de 105 capítulos, que ya van en el número 28, y que han sido elaborados por un equipo técnico español. También publican por fascículos el "Mundo de la pareja", que ha roto a nivel estadístico con "la curva descendente del número 10 en adelante", porque ya del número 14 venden 60.000 ejemplares, lo que indica la gran acogida de este tema. El equipo que la elaboró estaba compuesto por médicos sexólogos ingleses y españoles.
Editorial Oveja Negra entra al mercado de los fascículos con la "Historia de la Literatura Universal". Del número 1 tiran 89.000 ejemplares que se vendieron totalmente. El número 31 está circulando con 21.000, lo cual es un índice alto frente a los cálculos de caída. La Oveja Negra introduce al mercado de los fascículos una innovación a nivel económico muy importante y es la de que sólo compra los derechos de reproducción a los españoles y los demás pasos de la publicación como la producción, impresión y distribución se hace con materias primas y personal colombiano.
De la misma editorial es el "Diccionario Infantil". El número 1 vendió 75.000 ejemplares y para el número 7 28.000 . De acuerdo con Iván Gutiérrez, director comercial de la editorial "el objetivo básico es brindar a los niños literatura en un mundo donde lo que se les da permanentemente es violencia". También señala: "Permitirles la posibilidad de que hagan su propia biblioteca". Tanto el "Diccionario Infantil" como la "Historia de la Literatura Universal", comenzarán en los próximos días a exportarse a los países del Pacto Andino.
Editorial La Foca incursiona el mercado de fascículo bajo la coyuntura de la imposición de la Cátedra Bolivariana en los colegios y escuelas del país. Los derechos para la circulación de Bolívar en nuestro mercado fueron adquiridos a Venezuela, donde la publicación se encuentra hace meses en el mercado. Está escrita en su totalidad por venezolanos, excepción hecha de un artículo del colombiano Aníbal Noguera.
Se dan casos de editoriales extranjeras como Sarpe que tiene en el mercado los "Clásicos del Jazz", y que no cuentan con una oficina que las represente sino que simplemente importa las publicaciones y las pone a circular a través de la distribuidora monopolista. Sarpe tuvo éxito con colecciones como las del "Reino Animal", "Evolución" y "Cocina".
Parecería ser que el mercado está saturado de fascículos. Pero es cada vez mayor el intento editorial por penetrar con nuevos títulos, y llegar a diversos sectores ofreciendo no sólo tópicos triviales sino temas que buscan cautivar compradores bajo el lema de transmisión de altos conocimientos, sin requisitos académicos ni excesivos gastos de dinero y tiempo.--
Myriam Bautista G.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.