Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/14/1989 12:00:00 AM

PARA ESTOMAGOS FUERTES

Los efectos especiales son el gran aporte de "La Mosca II", un estreno para vacaciones.


"La Mosca II"
Dirigida por Chris Wallas. Con Eric Stolz, Daphne Zúñiga y Lee Richardson.

Dentro de algunos años, cuando alguien escriba la historia del cine de los años 80, tendrá que afirmar que eran lo creadores de efectos especiales, los magos de los trucos mecánicos y electrónicos quienes imponían la pauta en las películas realizadas durante estos años. La sofisticación y el adelanto en este campo han llegado tan lejos que actualmente cualquier historia, por sencillo que sea su argumento, cuenta al menos con una o dos secuencias truculentas que al ser explicadas sorprenden aún más al espectador. Es toda una industria y los nombres de Amblin e Industrial Light and Magic, empresas de Spielberg y Lucas, apenas son dos dentro de medio centenar de firmas dedicadas a la fabricación de ilusiones.

El nombre de Chris Wallas es todo un mito dentro de Hollywood. Es uno de los magos de los efectos especiales. Aprendió al lado del productor Roger Corman, quien con pocos centavos producía películas de terror. Construyó máscaras, cabezas colgando, chorros de sangre y debutó con "Piraña", uno de los primeros pasos de quien entonces era un desconocido, Joe Dante. Luego se inmortalizó con los efectos que creó para la terrorífica historia "Scanner", de Cronenberg. Entró a trabajar con Lucas y dirigió los efectos especiales de "Cazadores del arca perdida" y "Regreso del Jedi". Se independizó, formó su propia compañía y fue el mago de "Gremlins", hasta cuando en 1986 diseñó todos los trucos asustadores de "La mosca", incluyendo la creación de ese enorme animal que surge por la mutación de un científico. Por este trabajo le dieron un Oscar y en él la Academia reconoció finalmente el trabajo de esos artesanos.

Entonces el productor Mel Brooks le financió la continuación de esa horrible historia y Wallas figura ahora como director, por primera vez, con "La mosca II", una película tensa, muy bien realizada y diseñada sólo para estómagos fuertes. Desde las primeras secuencias el espectador ya sabe lo que viene, con esas escenas del parto cuando el vientre de la madre está tan tenso como un tambor, cuando se escuchan ruidos extraños, cuando un grupo de científicos asiste al nacimiento de un engendro que llega al mundo envuelto en cartílagos y mucosidades asqueantes. Finalmente brota el bebé, Martín Brundle, quien, encerrado en ese laboratorio, en cinco años alcanzará el desarrollo mental y físico de una persona de diez y ocho años. Pero la segunda naturaleza que existe en él comienza a aflorar, el monstruo se hace cada vez más visible y la mañana en que Martín se arranca un pegamento blanco de la herida en el brazo, la tragedia y el suspenso y la violencia han apenas comenzado.

En la primera "Mosca", la historia tenía que ver con la búsqueda de la perfección por parte de un científico obsesionado. En la segunda, se asiste al espeetáculo de un hombre condenado que busca comprender hasta sus raíces el conflicto que padece. Pero, por encima de todo, serán los efectos especiales, los trucos, el monstruo, los vómitos, la violencia desplegada y la soledad del personaje los que se impongan.

* * * *
"Tiempo del destino"
Dirigida por Gregory Nava. Con William Hurt, Timotty Hutton y Francisco Rabul.

Presentada en el festival de Bogotá, es la nueva aparición de un realizador que varios años atrás sorprendió con "El norte", una mirada rabiosa a la situación de los indocumentados que entran a Estados Unidos buscando techo y pan. La historia de dos hermanos que dejan la Guatemala convulsionada, atraviesan la frontera y descubren que el infierno de este lado es peor y en otro idioma, sacudió a todos en 1983 por el lenguaje que sabía mezclar el documental con la ficción. Su co-guionista y productora de entonces, Anna Thomas, cumple el mismo oficio doble en "Tiempo del destino", la saga de una familia vasca destrozada porque una de las tres hijas se enamora de quien no debe enamorarse, un soldado norteamericano (Hutton), en plena Segunda Guerra Mundial. El tono trágico impera durante casi toda esta crónica, que es violentada por el hermano mayor, también militar (Hurt), quien enterado de la muerte accidental del padre mientras rescataba a la hija de un matrimonio, inicia la cacería del cuñado no deseado. Sí, tiene los típicos elementos de una telenovela, y lo curioso es que un realizador agresivo como Nava se dedique a reconstruir las distintas etapas, difíciles y angustiosas, en esa familia dominada por un padre tiránico, una madre complaciente y un ambiente moralista donde los apetitos sexuales del joven soldado son objeto de escándalo. La fotografía, preciosista y paisajista, ayuda a que el drama sea más explícito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.