Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/14/1990 12:00:00 AM

PASEO DOMINGUERO

Bogotá entra en la onda de los parques recreacionales populares.

Al finalizar el año pasado se inauguró un pequeóo parque recreativo en el barrio Meissen, al sur de Bogotá. El evento, que se divulgó a través de los diversos medios de comunicacion, podria ser uno de tantos, excepto por el hecho de tratarse de la primera obra de ese caracter construida por la empresa privada en asocio con las autoridades distritales, dando comienzo a lo que puede representar una aproximación a la solución de parte de los problemas de la recreacion popular en la capital de la República.

La fundación denominada "Recreación y Cultura", que construyó y maneja el parque en mencion, se establecio con la participación de diversas empresas de Bogota y la Alcaldia Mayor en calidad de miembro.
La Fundación sigue un ejemplo ya existente, el de la Fundación para la Recreación Popular de Cali, la cual ha desarrollado un amplio y exitoso programa de parques recreativos, entre ellos el ya famoso Parque de la Cana. La intención de aprovechar ese ejemplo y de aplicarlo en Bogota indica como la capital comienza a beneficiarse ya de la experiencia de otras ciudades, invirtiendo el habitual esquema centralista.

Un aspecto para destacar es la decisión de las empresas de colaborar activamente con el Estado, representado en este caso por las autoridades distritales, en la solución de algunos de los problemas ciudadanos. Se obvia, de esta manera, el juego habitual de transferencia de responsabilidades y se logra un beneficio comun. La Fundación, Recreación y Cultura, ha asumido un papel que permite extender su acción en diversos niveles de la recreacion popular, desde parques locales o sectoriales hasta centros recreativos a escala metropolitana.
La intencion de la Fundacion no se limita simplemente a la construccion y dotacion de los espacios, usualmente residuales, que quedan en las urbanizaciones como cesiones obligatorias.
Se considera que la recreación es un vehículo educativo a traves del cual los ciudadanos "aprenden" a vivir en comunidad y a beneficiarse de ello.
Cada parque es entonces planeado y manejado para lograr esos fines.

La Fundación tiene a su cargo actualmente el diseño y la realización de otros parques en la capital. El más importante de ellos sera el que ocupara los terrenos del antiguo hipodromo de Techo, los que son de propiedad del Distrito y dan cabida a un enorme complejo cultural y recreativo, que utilizara algunas de las estructuras existentes. Este parque, que operara a la manera del Parque de la Caña en Cali, contará con diferentes focos de atraccion y también con instalaciones tecnológicamente avanzadas, que permitiran novedosas actividades.

Esta iniciativa de la empresa privada puede leerse como interés ciudadano pero tambien hace parte de un cambio en los esquemas operativos a traves de los cuales se brindan servicios a la ciudadania en los que la "privatización" sustituye la acción oficial. Las ventajas y desventajas de este cambio de esquemas esta todavia por verificarse. Es obviamente mejor una colaboración "hombro a hombro" de los estamentos publico, privado y comunitario. En el caso de la recreación se percibe como esta colaboracion es factible y da buenos resultados, siempre y cuando cada estamento asuma la responsabilidad correspondiente. Los parques bogotanos, usualmente abandonados y descuidados pueden, gracias a esta iniciativa privada, convertirse asi en focos de vida comunitaria y en lugares de educación ciudadana, adelantando un paso en la formación de una cultura urbana, bastante precaria todavia en la ciudad.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.