Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/1983 12:00:00 AM

PELICULAS PARA MIL AÑOS

El cineasta independiente Les Blank despierta una gran polémica con su cinta "El peso de los sueños", y sus documentales sobre cultura regional norteamericana

PELICULAS PARA MIL AÑOS PELICULAS PARA MIL AÑOS
En septiembre de 1981 circularon rumores que decían que el amigo de Werner Herzog, Volker Schlondorff, director de "El tambor de hojalata", había asistido a la proyección de las primeras imágenes, recién salidas del laboratorio, del documental que Les Blank estaba realizando sobre el rodaje de la última película de Herzog: "Fitzcarraldo". Según los rumores, Schlondorff tenía la misión de comprar todo el negativo. Blank negó, según los rumores, que se le hubiera hecho la oferta. Los mismos rumores dicen que Carlos Dieges, director de "Bye bye Brazil", quien también estaba en la proyección, se angustió tanto con el "descarado orgullo e indiferencia de Herzog" que se sintió mal y le tocó salirse de la la sala.
Blank consideró los rumores, que se originaron en una publicación, como "prematuros e injustos". Herzog por su lado, lo primero que dijo al saber lo sucedido fue: "...lo filmado no se debe proyectar nuevamente en público hasta que yo lo vea".
En abril de 1982 Werner Herzog llegó a San Francisco para ver la versión final de "El peso de los sueños". Después de la proyección Herzog besó en ambas mejillas a Blank y halándole la barba le dijo: "...no la toques, es completamente distinta, es única... No lo toques más. Ni siquiera es vergonzosa, lo que es notable pues los directores de cine casi siempre parecen estupidos cuando uno ve pelicuías sobre ellos. Porque el trabajo de un director de cine es el de un ilusionista"
El documental de Les Blank llegó a feliz término y se proyectó en Bogotá cinco veces entre el 4 y el 8 de noviembre pasado (Museo de Arte Moderno de Bogotá, Centro Colombo Americano y Cinemateca Distrital).
Su director estuvo en Bogotá durante seis días y mostró once de sus documentales, que van desde el endemoniado "Peso de los sueños" sobre "Fitzcarraldo", hasta una película de cincuenta minutos sobre el ajo y nada más que el ajo. También mostró varios documentales sobre comunidades marginales tales como los chicanos (tejanos-mexicanos) y los Cajuns o blancos de habla francesa de Louisiana.
SEMANA: ¿Cuál fue su formación?
LES BLANK: Originalmente me gustaba el cine, y desde muy joven quise contar historias a la gente. Pero el cine era, para mí, algo muy difícil y muy lejano. Entonces escribí poesía, cuentos y obras de teatro.
S.: Durante su formación, ¿qué cineastas o teorías cinematográficas le han influído?
L. B.: Mi primera película fue "Pinocho" de Walt Disney. El "Séptimo sello" fue la película que me llevó a tomar la decisión de hacer cine.
Me gusta mucho Luis Buñuel, Federico Fellini, Stanley Kubrick, Luis Malle, John Ford, Jores Ivens y Dovjenko. No me gusta leer libros sobre directores de cine. Sin embargo, como fui durante dos años a una escuela de cine, recibí una formación académica. Nos enseñaron las teorías de Einstein y Dovjenko. Conocí mucho del expresionismo. En fin, la importancia de la imagen, la utilización simbólica de la luz, la composición...
S.: Hablemos de su método de trabajo: ¿Cómo se caracteriza su acercamiento a la realidad? ¿A los personajes? ¿A los grupos humanos?
L. B.: Trabajo sin guión. Llevo una idea general de lo que puede ser la película. Durante el rodaje investigo y voy buscando alguna estructura.Pero filmo de acuerdo a mi intuición. Y es en la sala de montaje, según lo que he filmado, donde voy armando mis películas.
S.: ¿Crees que cuando se trabaja en cine documental se pueden perrmitir algunas imperfecciones?
L. B.: Yo hago películas para que duren. Quiero que se puedan ver dentro de mil años. Entonces, trato de hacerlas lo mejor posible y que expresen lo que necesito expresar. Cuando no lo logro, corto.
S.: Como Herzog, ¿tiene esperanzas de que el mundo no termine convertido en "...ciudades llenas de rascacielos. . . ? ¿Espera que se conserven las regionalidades?
L. B.: Espero que no terminemos todos exactamente iguales. Espero que cada cultura logre retener su identidad. Ya en los Estados Unidos se ve cómo la gente se está homogenizando, volviéndose todos iguales. Perdiendo su carácter. Para mí no son interesantes. Los programas de T.V. son como un lavado de cerebro, cuyos patrocinadores sólo quieren venderle a la gente cuchillas de afeitar, desodorantes, carros grandes y rápidos. Estos, los únicos programas que muestran, son aparentemente inocuos, pero afectan los valores de la gente. Su única intención es vender productos.
S.: ¿Cómo conoció a Herzog?
L. B.: En 1975 cuando fue a los Estados Unidos con "El enigma de Kaspar Hauser", le mostraron mis películas y le gustaron como un ejemplo de lo que son los Estados Unidos, que no podría ver en T.V. ni en las películas de Hollywood. A Herzog le gustaron mis filmes y a mí los suyos.
S.: ¿Por qué decidió hacer un documental sobre el rodaje de "Fitzcarraldo "?
L. B.: Quería hacer una película sobre Herzog y él estaba rodando "Fitzcarraldo". Además quise hacerla en ese momento pues temí que no pudiera terminarla, y si eso sucedía quería que quedara un testimonio del esfuerzo que había hecho.
S.: ¿Tuvo Herzog alguna injerencia en la post-produccfón?
L. B.: Ninguna.
S.:¿Qué opinas de Werner Herzog?
L. B.: Por una parte: que es una persona muy testaruda, y aprecio mucho su esfuerzo artístico aunque a veces lo haga a expensas de otras personas. Por otro lado tiene una mentalidad interesante y muy activa. Además es comprensivo y tierno, gentil y suave.
5.: ¿Existió en Herzog una verdadera preocupacfón por los indigenas de la región del rodaje?
L. B.: Herzog trató de conseguir la propiedad legal de las tierras para los indígenas. Habló con las autoridades peruanas para solicitarles esa propiedad legal. Contrató en Lima abogados y solicitó al gobierno investigadores con ese propósito.
S.: Vimos a Herzog en peligro. ¿Corrió usted peligro?
L. B.: Algunas veces. Por ejemplo cuando estaban chocando el barco contra las rocas era muy fácil herirse; y hubo ocasiones en las que los indígenas amenazaron con atacar y matar.
S.: ¿Otras películas han implicado tanto peligro?
L. B.: Cuando filmé la película sobre los negros en el sur, algunos blancos se disgustaron y amenazaron con matarme.
S.: ¿Cómo financia sus peliculas?
L. B.: Cada caso es diferente. Si quieres vemos la lista y te digo.
S.: ¿Puedes indicarme dos o tres casos?
L. B.: No sería justo. "Los blues de acuerdo a Lightnin Hopkins" se financió así: Un asistente mío le prestó cinco mil dólares a su padre, una persona para la que había trabajado gratis me prestó el equipo. Filmamos y le pagamos a Hopkins. Luego de mandarla a procesar en el laboratorio, no les dije que no tenía cómo pagarles. Cuando ya tenía la imagen revelada, se los dije, y me dieron un crédito, sin intereses para pagar en tres años. Tuve que volver a emplearme en fábricas de galletas, pizzas, hacer películas industriales (de propaganda) y películas educativas, y así pude pagar el laboratorio.
S.: ¿Otro ejemplo?
L. B.: "Pimienta caliente" fue financiada por la "National Goverment of the Arts". Una agencia federal para el fomento del arte. Pero el dinero que me dieron no era suficiente y por esa época un famoso artista de rock'n roll me contrató para que hiciera una película sobre él.
S.: ¿Quién?
L. B.: Leon Russel
S.: ¿Cómo se distribuyen sus películas?
L. B.: "El peso de los sueños" se presentó en los cines comerciales.
También son transmitidas por canales no comerciales de televisión. En las universidades las ven en clases. Y en Estados Unidos existen otros medios que sólo exhiben cine independiente y son financiados por el gobierno.

5.: ¿Existe un movimiento de independientes en el cine norteamericano?
L. B.: Existe. Yo formo parte de él. También Emile de Antonio. Hay mujeres feministas que hacen películas sobre problemas políticos y de la mujer en particular. Realizadores experimentales que hacen sus películas con base en sus fantasías y teorías de "avant-garde". Hay mucho apoyo para este tipo de cine en los Estados Unidos, pues la gente está cansada de la television. Además algunos críticos importantes tienen su mirada puesta en el cine independiente. Roger Ebert, por ejemplo, que tiene un programa en un canal de T.V. no comercial, es el más importante de los críticos de cine de Estados Unidos.
Maureen Gosling, que parece reafirmar eso de que "tras cada gran hombre hay una gran mujer", ha estado escuchando nuestra conversación, sin intervenir, ni dejarse preguntar, interviene: "Es el más popular, a diferencia de Vincent Camby del New York Times). Blank continúa: Vincent Camby vio mis dos primeras películas y no les dio ninguna importancia. Le parecieron terribles. Pero vio las dos últimas y le gustaron y escribió bien de ellas. Y la gente le cree al New York Times. Cualquier persona al leer su comentario, por muy rara que le parezca la película querrá verla. Ese es el trabajo que deben realizar los buenos criticos. Estar, alertas de toda la producción. No solo pensar en Hollywood.
S.: ¿Qué proyectos tiene?
L. B.: Estoy terminando una película sobre la Polka americana. Estoy investigando sobre los servios americanos en Chicago. Estoy haciendo una película sobre las mujeres que tienen una separación entre los dientes centrales. También estoy trabajando una película argumental, que será filmada en Nueva Orleans. Otra sobre música cubana. Y es todo por el momento.
S.: ¿Nunca has realizado una película argumental?
L. B.: Nunca. En una ocasión ayudé a editar una película de Taiwan y fui el camarógrafo de las escenas de "Busco mi destino" que se rodaron en Nueva Orleans.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com