Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2011 12:00:00 AM

Pequeñas voces

Esta película animada en 3D, hecha en Colombia, es una emotiva reconstrucción de la guerra que viven los niños. ***1/2

Título original: Pequeñas voces

Año de estreno: 2011

Género: Animada

Guión y Dirección: Jairo Carrillo y Óscar Andrade

Voces de niños desplazados por la violencia.
 
No hay que temerle a esta película tan buena hecha en Colombia. No hay que temerle a Pequeñas voces. Vale la pena verla porque su estupenda animación en 3D la hace aún más conmovedora como experiencia, porque, a partir de testimonios estremecedores y de dibujos que se atragantan, consigue darles vida a las vidas rotas de cuatro niños desplazados por el conflicto colombiano, y porque de esa manera no nos deja olvidar que hoy, después de tantos años de horror, nuestra forma de ser sigue siendo la guerra. Vale la pena verla, repito, porque nos perturba, nos alarma y nos recuerda en qué clase de tierra seguimos viviendo.
Pero, para los espectadores que no se sienten capaces de ver “otro relato sobre lo que está pasando en el país”, para aquellos que no quieren saber nada más de horrores ni quieren en la garganta un nudo de los que sabemos, quizás sea bueno hacer la siguiente aclaración: que lo que vuelve imperdible a Pequeñas voces es una emoción profunda, que se parece mucho más a la esperanza que al dolor, que sus imágenes producen desde el principio hasta el final.

 Pequeñas voces se construyó, a puro pulso, durante los diez años pasados. El cineasta colombiano Jairo Carrillo reunió por el camino a un extraordinario equipo de trabajo (desde el codirector Óscar Andrade hasta la diseñadora Adela Manotas) con el propósito de contar las historias de esos niños que un mal día se ven forzados a venir a Bogotá para salvarse de la brutalidad de los salvajes ejércitos ilegales que patrullan este gigantesco país invisible. Los cuatro protagonistas, elegidos, por representativos, de entre un grupo de más de doscientos, relataron su experiencia al tiempo que la dibujaban. El resultado es un largometraje animado de primera que, más que los hechos que llegan a los noticieros, pone en escena la valentía con la que el espíritu es capaz de lidiar con las pesadillas que se viven en Colombia.

 Sí, Pequeñas voces nos pone cara a cara con lo que pasa aquí todos los días: no nos deja en paz, como tantas películas de cartelera, porque la paz no puede ganarse a punta de indiferencia. En medio de la compasión, que la mueve hacia delante, cae en un par de recursos que distraen para mal (pienso en los momentos oníricos y en las voces turbias de los adultos), pero que pronto dejan de ser defectos para convertirse en simples características: pues seguir sus tramas es ser testigo de un verdadero triunfo del espíritu, recordar, con un curioso optimismo con los pies en la tierra, que no hay que dar por sentada la supervivencia, y celebrar que otras cuatro personas han logrado escapar al infierno aferrándose a las pequeñas glorias de la vida. ¿Vieron Vals con Bashir? ¿Vieron Persépolis? ¿Han leído alguna de esas gigantescas narraciones de guerra que prueban que un hombre se dobla pero no se rompe? Eso es Pequeñas voces: una épica que en verdad sucede adentro. 
 
Cartelera:

Excelente**** Muy Buena ***1/2 Buena*** Aceptable **1/2 Regular** Mala*
 
De dioses y hombres ****: Ocho monjes trapenses protagonizan una de las películas más bellas que han llegado este año a Colombia.
 
Medianoche en París ****: Woody Allen crea a un guionista de Hollywood que, por obra y gracia del cine, se salva de la decepción.
 
Así se siente el amor ***1/2: Ewan McGregor y Christopher Plummer engrandecen esta conmovedora historia de amor entre un padre y un hijo.
 
8 minutos antes de morir ***: Consigue envolvernos en su trama de ciencia ficción como sólo pueden hacerlo las buenas películas de acción.
 
Malas enseñanzas **: Es, de comienzo a fin, una oportunidad perdida: una comedia “transgresora” que no se atreve a ser verdaderamente perversa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.