Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/1998 12:00:00 AM

PEQUEÑOS GUERREROS

Polémica y agresiva película de acción que demuestra que a veces los juguetes están más vivos que los humanos.

No había acabado de estrenarse en Estados Unidos cuando la polémica estaba encendida. El motivo: la Dreamworks de Steven Spielberg, apoyada en la más avanzada tecnología digital, había lanzado a la pantalla gigante una película que mostraba a los muñecos infantiles como seres que podían llegar a ser igual o más agresivos que los propios humanos amparados en su condición de juguetes. La cinta se llama Pequeños guerreros y narra la historia de un comando de soldados diminutos que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias en aras de vengarse de sus enemigos, los nobles pero monstruosos gorgonites, incluso si los humanos se atraviesan en su camino. En realidad se trata de un juego, pero un juego que no deja de poner en evidencia toda la perversidad de los juguetes, quizás la misma que suelen imaginar los niños en sus correrías infantiles. El director, Joe Dante, cuenta con el respaldo de la tecnología Dreamworks para desplegar en pantalla todo un arsenal de efectos especiales para que la película transcurra de la manera más real posible. Y en el mejor estilo de Spielberg, es capaz de provocar verdadero pánico. Sin embargo, más allá de la polémica sobre la violencia de los muñecos, una circunstancia que bien puede ser una denuncia ante la abrumadora fabricación de juguetes agresivos, lo que salta a la vista es la capacidad técnica que ha permitido enlazar a la perfección el mundo de los juguetes y el mundo de los humanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?