Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1984/07/16 00:00

PERLAS

La "Historia del Arte" de E. H. Gombrich, una antología con lo mejor de las artes plásticas

PERLAS

La empresa de editar una historia del arte no es cosa fácil. Esta labor se torna mucho más tesonera y meritoria cuando se pretende agotar toda suerte de recursos teóricos y técnicos para producir una verdadera antología con lo mejor de las artes plásticas.
La Colección Alianza Forma se ha llevado todos los honores en este género editorial. Ha logrado reunir en una muestra sin precedentes a lo más granado de autores, críticos y materiales producidos a lo largo de la historia del arte. Obras como las de Erwin Panofsky: "El significado de las artes visuales"; de Wassily K, adisky "Los cursos de Bauhaus"; "Las historias del arte" de Heinrich Woflin y "El desnudo" de Kenneth Clark, todas estas joyas editoriales constituyen con la " Historia del Arte" de Gombrich, un ramillete editorial difícil de superar en su género.
La fundamental intención de la obra que comentamos ha sido expresada por el propio autor en una obra dedicada a la psicología del arte y Freud: "El arte ha nacido de los mitos". Esa primitiva conciencia mitológica provoca en la sensible criatura humana su primera forma de pensar.
De este modo ese primer emotivo hombre débil extendió los sentimientos de su pecho a las demás criaturas de la naturaleza a través de los mitos y la propia magia. Su simpatía con el mundo le vino dada por esa comunicación o por ese lenguaje que es el arte. En palabras del gran Herder, se podría decir que en todas partes la criatura débil y a la vez poderosa, que necesita el mundo entero y que lo envuelve todo, en la guerra y la paz, depende de todo al tiempo que lo domina todo. La poesía y la creación de géneros en el lenguaje constituyen pues los intereses de la humanidad y los genitales del habla son, por así decirlo, el medio de su reproducción.
Así pues fue el arte la primera forma de expresión humana y así también fue el canto el primer lenguaje humano, el más dulce de todos los lenguajes; así se convirtieron estos sonidos de la naturaleza en algo que resonaba en el oído humano. Todos hemos oído decir que es el arte el que imita a la naturaleza. De este modo seguramente la naturaleza entera que resonaba ante el hombre, produjo un canto o concierto formado por todas las voces que el entendimiento necesitaba, que su sensibilidad captaba y que sus órganos eran capaces de expresar; así surgió el arte como expresión del lenguaje de todos los seres en la escala natural de la voz humana.
La historia del arte no es pues otra cosa que la sucesión de las diferentes formas o lenguajes como el hombre ha entrado en el mundo y ha pretendido recrear con su sensibilidad ese inmenso océano caótico que intentó convertir en un cosmos armónico y ordenado.
El arte, se nos ha dicho también, da un placer al comunicar una nueva experiencia. Pues bien. El autor de esta historia del arte que ahora comentamos, E. H. Gombrich, nos dice que todas estas formas del arte nacen del juego. El primitivo que jugaba con las palabras gracias a la posibilidad de permutación y transformación del lenguaje, de pronto; en ese juego de combinaciones, encuentra entre tanta combinatoria de palabras un sonido que le provoca risa o le da gusto y de ese modo la convierte en un signo que cada vez repetido le brinda placer.
De este mismo modo ha surgido según nuestro autor todo el arte y la poesia. Tal como un niño que juega con las palabras o que intenta combinar sonidos, líneas o colores asímismo el poeta que intenta disposiciones de palabras o el pintor que intenta con colores, de pronto y sin buscarlo conscientemente desencadena un dispositivo que se carga de sentido o de significación inesperada y provoca un efecto estético.
Este libro del arte nos ha enseñado pues que todo el es un lenguaje. Que como toda la naturaleza suena nada hay más natural para un ser humano dotado de sentidos que el hecho de que ella viva en él, de que hable y de que obre. El salvaje que vio ese árbol de soberbia copa se asombró: la copa susurraba, parecía una divinidad en movimientos; el salvaje se arrodilla y reza. He ahí la historia de la sensibilidad humana o como la sensibilidad oyó esos sonidos de la naturaleza y los convirtió en señales o signos humanos.
Este maravilloso libro de la historia del arte nos ha enseñado finalmente que si sólo la experiencia del arte actual nos permite entender el arte del pasado puesto que la historia entera de la civilizacián habita en el pensamiento actual, sin embargo toda la historia del arte hasta nuestros días nació de esa primera lengua que imitió la naturaleza en una colección de elementos poéticos. Este es el arte: un lenguaje natural de todas las criaturas recreado por el entendimiento en voces e imágenes de pasión viva.-
-Ciro Roldán Jaramillo -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.