Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1985/01/07 00:00

POETA CALLEJERO

"Born in the USA" un nuevo disco de Bruce Springsteen editado en Colombia, parece ser el feliz encuentro del cantante con el rock'n'roll.

POETA CALLEJERO

Bruce Springsteen, el niño consentido de Nueva Jersey, ha vuelto a ser noticia este año.
De la más fina estirpe de los poetas callejeros de la Costa Este de los EEUU, con su ronca voz que parece se quebrara cuando entona sus melancólicas canciones, y cuando canta las duras, los rocanrroles, se volviera fuerte, garganta de lata, Springsteen es de esos músicos que se roban los corazones. Los que pegan un afiche suyo en el cuarto, no lo hacen porque esté de moda hacerlo. Sino porque Bruce, tus canciones dicen exactamente lo que yo siento: "Nací en los Estados Unidos, un lugar donde las desmoronadas ciudades y las mohosientas fábricas aplastan el alma de la gente buena. Sin embargo, la esperanza no ha muerto". Springsteen es el héroe de muchos jóvenes norteamericanos que han visto en él no sólo una identificación lírica y musical. Sino de actitudes y posiciones. La participación de Bruce Springsteen en una serie de conciertos anti-nucleares que serían filmados y más tarde incluídos en la película No Nukes (al lado de Crosby, Stills y Nash, James Taylor, Jackson Browne y los Doobie Brothers entre otros), y un recital que dio en Los Angeles a beneficio de los veteranos del Vietnam podrían definirlo como un militante. Aun así, su única posición verdadera es la de seguir cantando sus elocuentes canciones de fé y esperanza: "Muestra un poco de fé hoy la noche es mágica". Y no sobra decirlo, la de continuar componiendo rock'n'roll para todos aquéllos que lo quieran recibir. Muchos lo han recibido y satisfechos, se han quedado con él.
En 1975, tras dos primeros discos que nunca convencieron, lanza el inmortal Born to Run para consagrarse definitivamente en su tierra. Su foto simultánea en las portadas de Time y Newsweek la misma semana de octubre, lo dice todo. Pero paradójicamente, un interminable pleito con su ex empresario Mick Appel, no le permitiría volver a grabar sino 3 años más tarde cuando lo hace con el álbum Darkness on the Edge of Town. Mientras tanto, su popularidad había ido en ascenso: Blinded in the light, una vieja canción suya, fue N° 1 en versión de Manfred Mann; Because the Night, escrito en compañía de la poetisa punk Patty Smith también dio que hablar; las Pointer Sisters quedaron en las listas gracias a otro tema suyo Fire; la coreógrafa de la película Hair Twyla Tharp, incluyó un corte de Springsteen en la obra teatral Catherine Wheels compuesta por David Byrne; y, finalmente, su canción Born to Run pasa a ser a través de un decreto estatal, el tema insignia de la ciudad de Nueva Jersey. Nada, nada mal.
Dos años después (1980), lapso de tiempo que acostumbraría a dejar entre disco y disco, graba el obsesivo álbum River que tanto recuerdo por Hungry Heart. Pero en el 82, Nebraska sorprende al público y a la crítica; un trabajo distinto, enteramente consagrado a la ejecución de canciones folclóricas en guitarra acústica. Sus seguidores lo comprarían, pero un poco desconcertados ante este brusco cambio (que no es tan brusco: Springsteen siempre ha tenido un aire Folk, a lo Bob Dylan), se quedarían a la espera de un retorno a sus raíces.
Born in the USA, su nuevo disco recientemente editado en Colombia, parece ser el feliz reencuentro de Bruce Springsteen con el rock'n'roll después de 4 largos años. Todo indica que no claudica. Y lo mejor, que tiene cuerda para rato.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.