Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/1987 12:00:00 AM

POR AMOR AL ARTE

El Museo de Arte Moderno de Bogotá se lanza a la aventura editorial con una revista.

Que este país no es revistero lo dice la tradición y lo confirman las cifras. Pero a pesar de los infinitos muertos editoriales que se empolvan en los archivos, el arte acaba de ganarse un espacio más: la revista institucional del Museo de Arte Moderno de Bogotá, que fue lanzada la semana pasada y que, como se dice, "pretende llenar un vacío".
La revista es buena. Se llama Arte, es dirigida por Gloria Zea, la editora es Beatriz Esguerra, el diseño de Diego Amaral y las colaboraciones vienen de todas partes del país y del mundo. Es una revista bien diseñada -no podía ser menos tratándode de una publicación artística- y se ve, pues, el esfuerzo financiero que hubo que hacer para sacarla y que, seguramente, habrá que hacer para seguirla sacando cada tres meses como es el propósito.
El primer número (carátula tal vez muy sobria), cuenta a Wifredo Lam (tal vez demasiadas páginas), recuenta a Warhol (quizas demasiado tarde), reseña exposiciones y novedades generales del movimiento cultural en el país, con corresponsales de prestigio. No se limita a las artes plásticas -lo cual es muy bueno- sino que abre sus páginas al cine, bordea la arquitectura e ignora la literatura, pero promete, por criterio expuesto en nota editorial, que va a enriquecer el espacio de crítica de las artes en general.
Que así sea, es lo que se espera de una publicación que le hacía falta a esa entidad básica. Pero que sea así, en el amplio término de la palabra apertura, para que allí se discutan y se propongan ideas, sin mezquindades, sin personalismos, sin vetos. Es lo que necesita el movimiento cultural. Y eso se espera de esta publicación que sí incluye en su primer y bien impreso número una molestia innecesaria: desconocer en su editorial que aquí (y en Medellín, y seguramente en Cali y Barranquilla) existen y han existido revistas apuntando hacia ese público ávido de un más amplio espacio a este tipo de informaciones.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?