Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/11/27 00:00

Por Colombia

Artistas y gente de la cultura buscan una salida para el país.

Por Colombia

La idea surgió como una forma de defensa de los artistas colombianos ante la oleada de violencia y destrucción que atraviesa su país. Primero tomó la forma de una protesta colectiva, luego fue madurando el contorno hasta adquirir la proyección de un auténtico laboratorio de una semana, durante el cual y con participación de nacionales y extranjeros se buscaran las raíces del mal, se estudiaran los actuales conflictos y se proyectaran nuevas y frescas miradas a una realidad demasiado tensa.
El grupo original de Pedro Alcántara, Patricia Ariza, Liliana Bonilla, Sergio Dow y otros trabajadores de la cultura, fue creciendo y pronto los lectores de los periódicos se toparon con avisos grandes, en los cuales más de dos mil artistas e intelectuales -encabezados por Gabriel García Márquez- convocaban a ese laboratorio enorme que cubrió a Bogotá y a otras ciudades del país con el título mágico de "Colombia Vive".
Entre el 25 y el 31 de octubre hubo conferencias, encuentros didácticos, conciertos, recitales de poesía, exposiciones de pinturas y grabados, películas nacionales y extranjeras, especialmente latinoamericanas; títeres, caminatas, antorchas, encuentros con dirigentes políticos y de la Iglesia, análisis sicológico del conflicto colombiano, una mirada al aporte de la ciencia a la vida en este país, el papel de los medios de comunicación, la cultura de masas, encuentros con ciudadanos que querían interrogar a los artistas nacionales y extranjeros, diálogos sobre el V Centenario del Descubrimiento, el aporte de las comunidades religiosas y los cristianos en general, mientras los temas iban multiplicándose cada vez con más entusiasmo. "Colombia Vive", como expresión de una nación que a través de sus artistas y los trabajadores de la cultura quería significar lo que representa sobrevivir a toda clase de conflictos cotidianos, logró sus objetivos. Se habló y se escuchó, se analizó y se contradijo, mientras los visitantes extranjeros (hasta el último día siguieron llegando y algunos permanecen aún en el país) comprobaban que una experiencia como esta le hacía falta a todos los colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.