Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1999 12:00:00 AM

POR EL TERRITORIO DEL MIEDO

Cinco días en la vida de un hombre obligado a pactar con el pasado.

Veintiocho de junio de 1982. Campeonato Mundial de Fútbol en España; hace pocos años
terminó la dictadura. En Monserrat, cerca de Barcelona, hay un hermoso hotel donde está concentrada la
selección polaca, aquella de los inolvidables Lato, Boniek y Mlynarczyk. Los dueños del hotel son vascos,
antiguos militantes de la ETA que estuvieron en la cárcel pero que ahora se dedican a una nueva vida con su
próspera actividad hotelera. Carlos, uno de los vascos, 'el hombre solo', ha recibido una solicitud
desesperada de 'la organización', que se encuentra muy golpeada: esconder una semana a Jone y Jon, la
pareja de terroristas de la ETA más buscados en ese momento y por los cuales se ofrecen tres millones de
pesetas. "Si no les ayudamos les van a estampar en la pared como a moscas". ¿Qué hacer? Sería sólo una
semana: "Recordemos los viejos tiempos y vivamos una semana muy intensa". Los compañeros de Carlos no
saben nada, él los ha puesto en peligro sin consultarlos. Al principio las cosas marchan bien: Polonia ha
goleado a Bélgica y en el hotel todo es euforia: Boniek ha sido comprado por la Juventus y hay optimismo
en el partido contra Rusia. Jone y Jon están muy seguros en el sótano de la panadería (Carlos hace el
delicioso pan del hotel). Pero la semana se ha alargado demasiado, se volvió 'dos y media' y 'la
organización' no se manifiesta. Y empiezan los errores. Jone se ha dejado ver con su revólver por Pascal,
un impredecible niño de cuatro años, hijo de Laura y Ugarte, los socios de Carlos. Sin ninguna razón la
vigilancia policial se triplica: parece que, además, ha habido un soplón. Y encima las voces interiores de
Carlos se han despertado. Una es la 'Rata', su mala conciencia: "La Rata se burlaba y ponía al descubierto la
verdad que él se resistía a aceptar. Naturalmente, las consecuencias del incidente con Pascal podían ser
graves". La otra voz es Sabino, su instructor militar, ya muerto, que es optimista pero implacable: "Un
activista puede ser detenido cuando menos lo espera... En esos casos la seguridad exige que la cadena se
rompa allí mismo". La policía no sabe nada concreto, pero sabe mucho. "Están cerca, pero no saben cómo
jugar la última carta". Los personajes, de uno y otro lado, han entrado en el reino del miedo, donde las horas
están contadas y se mira el mundo de una manera muy especial. En el reino del miedo, como en el de la
literatura, el tiempo transcurre de otra manera. Por eso para el lector también han empezado los cinco días
más largos e intensos que pueda imaginar. En una vida, por corta que sea, hay espacio para lo que
queramos. Entonces los cinco días alcanzarán para todo. Para entender lo inútil de la lucha revolucionaria,
para amar a varias mujeres, para la amistad, para reconciliarse con un hermano que se creía en el polo
opuesto, para encontrarse con el pasado, para entender la terca vanidad de los hombres: "Hace poco vi en
la televisión un programa sobre las costumbres de los hombres del paleolítico... Según parece aquellas
personas de hace 40.000 años se tomaban enormes trabajos para conseguir unos moluscos llamados
Nassa reticulata. ¿Y sabe para qué los necesitaban? _¿Para comer?, le dijo Danuta..._ Bueno, en eso
consiste lo fundamental de la historia. En que no necesitaban los moluscos para comer sino para hacerse
collares. Padecían frío, se agotaban, probablemente ponían su vida en peligro, y todo lo hacían para satisfacer
un capricho, por una frivolidad, para adornarse". Carlos sigue esperando; ha trazado un minucioso plan de
fuga. Los lobos y los zorros saben muchas cosas. El erizo, la definitiva y fundamental. n Novedades Juan
Arias Fernando Savater El arte de vivir Planeta, 1999 204 páginas $ 24.900 El periodista Juan Arias había
realizado un excelente libro de entrevistas a José Saramago. Ahora lo hace con Fernando Savater. Las
zozobras del nuevo milenio, la crisis de la identidad del hombre, el fin de las guerras, la España y la
Europa de hoy, la familia y la educación de los hijos son algunos de los temas que ocupan los diálogos entre
Savater y Juan Arias. "Pienso que el problema de nuestra época no es la pérdida de valores sino la
proliferación de los mismos... La idea de que la máquina tenga que estar encendida porque uno está apagado
es lo que estamos viendo a nuestro alrededor; gente que tiene algo encendido porque está desenchufada...
A mí el discurso ecológico que afirma que el hombre se tiene que someter a los derechos de la naturaleza me
parece absurdo". El pensamiento de Savater es estimulante porque se niega a los lugares comunes: siempre
está buscando el ángulo distinto o ridículo de los problemas humanos para mirarlos de otra manera, para
encontrar posibles alternativas. Es un pensamiento antidogmático. Y, a diferencia de muchos intelectuales
'serios', no le tiene miedo a abordar los asuntos cotidianos del hombre contemporáneo, "el cuerpo a cuerpo
con la realidad". María Cristina Massini La liberación a traves de la bioenergetica IM Editores, 1999 285
páginas $ 27.000 La bioenergética es una técnica creada por Alexander Lowen, médico siquiatra y discípulo de
Wilhem Reich, uno de los más brillantes y cercanos al círculo de Sigmund Freud, de quien se separó para
orientarse hacia el estudio de los bloqueos energéticos que aparecían en el cuerpo. Esta disciplina sicológica
se basa en las corrientes de energía existentes en el cuerpo. Intenta demostrar cómo ciertos traumas
mentales, originados generalmente en la niñez, pueden bloquear las vías de energía en el cuerpo y cómo, a
través de ejercicios físicos especiales combinados con terapia verbal, se llega al autoconocimiento y a la
resolución de estos conflictos para tener una vida más sana. En el reino del miedo el tiempo transcurre de otra
manera
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?