Sábado, 25 de octubre de 2014

| 1990/12/10 00:00

PROPUESTA EN BLANCO Y NEGRO

A un año de su lanzamiento, Diva, una revista bella para gente bella, logra abrirse paso con una propuesta gráfica novedosa.

PROPUESTA EN BLANCO Y NEGRO


Exhibida en un puesto de revistas, inmediatamente llamará la atención del observador. Su formato grande, su magnífica carátula en blanco y negro, los títulos de la portada con temas novedosos y su nombre de mujer, Diva, no pueden calificarse sino como sugestivos. En su interior, grandes fotografías artísticas en blanco y negro que muestran lo último en la moda, como también en arte, en decoración, en lugares exóticos, en restaurantes, en boutiques ... No faltan tampoco los más recientes chismes del cine, la música y las reuniones sociales.

Este concepto de hacer revistas de carácter agresivo en el mejor sentido de la palabra, revistas audaces que se salen de los moldes tradicionales formales como la norteamericana Interview, es nuevo en Colombia. Y se traduce no sólo en el aspecto visual, gráfico, en una diagramación limpia, sino también en el tipo de papel que se emplea y hasta en los avisos publicitarios que tienen que adaptarse a la estética general de la revista, para que el resultado sea un conjunto armónico donde nada falte y nada sobre. Donde nada "chille".

Un grupo de gente joven, 16 personas cuyo promedio de edad no pasa de 30 años, está detrás de Diva. En una pequeña oficina localizada en El Centenario, un tradicional barrio de Cali, están los cuarteles generales de la publicación. Pero sus creativos prefieren reunirse al aire libre. Por eso no es raro encontrarlos en la plazoleta de estilo florentino que queda frente a la oficina, en medio de animadas discusiones, bajo un parasol blanco. Allí nacen las ideas y las propuestas para cada edición de la revista.

Dentro del grupo se destaca un hombre de 35 años a quien, a pesar de su perfecto español, lo delata el acento. Es del sur de Francia, se llama Frederic Chastro y fue quien lanzó inicialmente la idea de hacer este tipo de revista. Hace cuatro años decidió cambiar el escenario de su trabajo. Abandonó su oficio de diagramador y fotógrafo del grupo Marie Clare -que tiene once revistas en Francia- y desistió de hacer fotografías para revistas como City y periódicos como Liberation, para explorar posibilidades en Colombia. Su mujer, una traductora colombiana, lo convenció de que el sitio era Cali. No le fue difícil encontrar acogida en la capital del Valle, en donde un grupo de gente con inquietudes similares a la suya recibió con entusiasmo su propuesta. Entre otras cosas, les sugirió que la revista debía seguir los conceptos modernos de diagramación que él había aprendido con uno de los maestros del oficio: Broderich, el ruso que le dio forma a Harper's Bazaar, una publicación en donde, sin abandonar una línea clásica, predomina lo contemporáneo. Propuso también algo que, en principio, sonaba raro y que consistía en utilizar solamente fotos en blanco y negro. Según Chastro, "el blanco y negro es más abstracto y, paradójicamente, más directo. No es una reproducción fiel de la realidad, porque en la realidad el ojo humano ve en colores."
La propuesta encontró caldo de cultivo. El fotógrafo Miky Calero, el profesor de la Universidad del Valle Carlos Arellano, la arquitecta Paola Lago, Alvaro José Lloreda, los administradores de empresas Alfredo Domínguez y Alfonso Antonio Arango, Eleonora Barberena y Ana María Arango pusieron cartas en el asunto, se distribuyeron funciones de acuerdo con su especialidad y se impusieron como meta sacar adelante la revista. Un 35 por ciento se dedicaría a la moda, un 15 por ciento al diseño y la arquitectura, y el resto para personajes con su "carreta" muy particular, con su forma de ser muy personal y muy en la onda de esa revista joven, moderna y lanzada.
Una vez puestos de acuerdo todos con la filosofía y la presentación de la publicación, y antes del parto definitivo, llegó el momento del bautismo. Chastro, inspirado en la película Diva del francés Jean Venieux -el mismo de Betty Blue - sugirió el mismo nombre. Era sonoro, clásico, muy latino. Todos votaron a favor. Con la idea y el nombre en la cabeza, el reto era hacerlo realidad, pero no había dinero. Era necesaria una fórmula para que cristalizara el proyecto. Hicieron una sociedad en la que cada uno se comprometió a aportar su trabajo y pusieron manos a la obra para sacar al mercado de las publicaciones periódicas el mejor producto.

En diciembre del año pasado, Diva hizo su debut. En los principales puestos de revistas del país se exhibieron los primeros dos mil 500 ejemplares con 32 páginas. La revista es trimestral y en cada número las páginas han ido aumentado. Si hoy su número cuatro tiene 62, el de final de año tendrá 68 y la aspiración es llegar a 98 páginas. Así mismo, ha ido aumentando su tirada que hoy está en seis mil ejemplares, y se calcula que el precio actual de mil 800 pesos necesariamente tendrá un reajuste.

La parte gráfica es la clave de la revista y el aspecto que se defiende con más celo. Por cada foto publicada no sólo hay detrás varios rollos de película y un minucioso trabajo de revelado y edición, sino una estricta y exigente selección de las modelos, los accesorios y la locación. "Las fotos deben recrear una atmósfera específica, deben generar sentimientos y emociones...deben tener un sentido y un contenido", dice Chastro.

Una de las grandes innovaciones de Diva en el campo de las publicaciones en Colombia se da en la pauta publicitaria. Lo mismo que el resto de la revista, ésta debe ser también en blanco y negro. Lograrlo, sinembargo, no fue fácil. Pero convencieron a los anunciantes para que dejaran que el mismo equipo de la revista tomara las fotografías e hiciera la producción, diagramación y artes finales del aviso, sin que esto implicara un recargo en los costos de la tarifa, que es hoy, de medio millón de pesos. La propuesta resultó, y hoy Diva, lo mismo que otras publicaciones reconocidas internacionalmente, tiene una publicidad exclusiva que no rompe con la estética del conjunto.

Un proyecto audaz, sin duda, para un país tradicional en donde nacen y mueren revistas todos los días. La exitosa aventura de un grupo de "locos" que ventilan sus ideas al aire libre, bajo la sombra protectora de un parasol blanco. En blanco y negro. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×