Jueves, 19 de enero de 2017

| 1993/02/22 00:00

PUNK A LA FUERZA?

Extravagancias y escándalos incrementan las millonarias ventas de la discografía de Nigel Kennedy

PUNK A LA FUERZA?

¿Punk a la fuerza?
LUEGO DE UNA apoteósica ovación en su memorable concierto de hace dos semanas en Berlín, el violinista Nigel Kennedy no tuvo inconvenientes para destruir, con un grupo de amigos, la habitación de su hotel. El mobiliario tapizado en cuero, los objetos y colchones de las camas fueron destrozados. Nada se salvó de esta ola de vandalismo. Excepto su Guarnerius del Gesu, un violín italiano de principios del siglo XVIII, avaluado en varios cientos de miles de dólares.
Para los observadores resulta "sospechoso" que el instrumento hubiese resultado ileso. Y demasiado "casual" la aparición casi inmediata de su última grabación discográfica con el Concierto de Beethoven. Quedó en evidencia un cuidadoso montaje publicitario.
Tras su debut en Londres, en 1977, este británico inició una promisoria carrera. El proceso se aceleró con el diseño de una bien engranada maquinaria publicitaria. Poco a poco modificó su manera de vestir. Los estilistas hicieron de las suyas y en cosa de meses presentaron al mercado un auténtico violinista punk, que toca bien, o mejor, que los convencionales.
En el 89 ingresó al Records Guiness por las millonarias ventas de sus 4 Estaciones de Vivaldi. Al año siguiente superó a Madonna y a Michael Jackson en Inglaterra. Algo sin precedentes.
Algunos melómanos ven en estas manipulaciones un insano fenómeno publicitario. Otros creen que a través de su innegable maestría, el artista, de 37 años, ha llevado su arte a un público que de manera alguna se tomaría el trabajo de hacer colas por otro concertista menos excitante.
Cada una de sus presentaciones depara una buena sorpresa: hace año y medio vistió traje de Drácula para su recital en Royal Festival Hall de Londres. En Berlín tocó en un alarde de madurez musical que la crítica no pasó por alto. En seguida el escándalo, luego el disco y, naturalmente, el suceso de ventas...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.