Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/03/07 00:00

PURA FIEBRE

El Centro Colombo Americano expone lo más reciente de la artista bogotana Mary Anne Vaughan.

PURA FIEBRE

PARA MARY ANne Vaughan, el arte consiste en explorar, en reconocer las formas y buscarles sus más variadas manifestaciones. Por eso esta bogotana de 43 años, residente en Payzac (Francia), decidió abandonar el óleo y el lienzo de sus años de estudiante de artes en la Universidad de los Andes, para transitar otros caminos de la plástica.
Al principio se dedicó al dibujo animado. Fue así como realizó dos películas de 30 segundos para la BBC de Londres, con dibujos hechos con tizas de colores. Pero su pasión cambió de repente. Las circunstancias de la vida la llevaron a dejar su oficio para darle paso a su verdadera vocación artística: el trabajo con fibra natural.
Había descubierto la técnica de hacer papel a mano. Desde entonces Mary Anne comenzó a manejar toda clase de materiales susceptibles de transformarse en una obra de arte.
Ahora está de vuelta por Colombia para presentar, a partir del 10 de febrero, lo más reciente de su pasado artístico, en la exposición Desnudos del cuerpo y desnudos del alma, organizada por el Centro Colombo Americano, de Bogotá.
En ella, además de la vistosidad de su obra, el público podrá observar todo tipo de texturas nacidas del material más elemental: la fibra. Mary Anne ha trabajado el algodón, el lino, el yute, el fique; ha explorado el bagazo de plátano y hasta la alcachofa, para brindarles una expresión auténtica y natural.
La obra de esta artista está hecha para deleitar los ojos, pero también para sentirla con las manos, para que el espectador quede sorprendido de hasta dónde es capaz de ceder una fibra para convertirse en arte. Con sus cuadros, Mary Anne invita a perder el miedo de mirar con las manos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.