Lunes, 23 de enero de 2017

| 1989/11/06 00:00

|QUE PERRADA!

Jerry Lee, un pastor alemán que se roba el show en "k - Nino".

|QUE PERRADA!

Esta es una comedia una comedia policiaca y gira en torno de un detective tan brutal, desordenado y dotado de tal irresponsabilidad, que nadie en el departamento de narcóticos quiere ser la pareja de Thomas Dooley. Entonces para que pueda seguir desempeñando su labor, le dan como compañero a un gigantesco pastor que se ha convertido en la nueva estrella animal de Hollywood.

La película sirve para comprobar el profundo talento cómico de James Belushi, hermano del desaparecido y lamentado John Belushi. Y descubrir ese portento llamado Jerry Lee, un pastor alemán de tres años que,se convierte en el lado racional de ese detective enloquecido. La búsqueda del personaje canino duró más de dos años y cuarenta perros fueron "entrevistados" hasta cuando encontraron a Jerry Lee. Tenía que ser un perro feliz, con un modo de ser particular, con un rostro despejado y abierto a todas las emociones, y con la suficiente vitalidad para un guión que demandó toda clase de cacerías en esas calles llenas de tráfico y paseantes. Como no lo encontraron en Estados Unidos, los productores pidieron ayuda a los alemanes. Les enviaron cuatro cachorros, Jerry Lee entre ellos, y durante seis meses fue entrenado. Generalmente un pastor sabe unos 15 trucos pero este llegó a desarrollar más de 150 movimientos cómicos o dramáticos y por eso, por contemplar lo que la naturaleza es capaz de lograr, vale la pena mirar una película que también tiene diversión y suspenso.

* * * *
"COBRA VERDE"
Dirigida por Werner Herzog Con Klaus ICinski Libro de Bruce Chatwin.

Esta película es un caos completo. Desde los primeros planos hasta el desenlace final con ese personaje envuelto en sus propias pesadillas, uno siente que el director Werner Herzog trabajó sin plan ni guión alguno, al azar, dejando que las cámaras rodaran en el desierto de la Guajira o en las costas africanas o en medio de las murallas cartageneras o ahogadas por el olor de la caña en el Valle del Cauca.

Dentro de la filmografía de Herzog, en medio de esas historias alucinantes contadas en películas como "Nosferatu" "Los enanos crecen desde abajo" "Aguirre, la ira de Dios" o "Fitzcarraldo", para citar unas cuantas de una obra más extensa y escandalosa, dentro de esa galeria de personajes que se dan contra las paredes y andan contra la corriente, el caso de "Cobra verde" es interesante, porque no sólo es la peor de sus películas, no sólo la más caótica y la más desarmada ante espectadores y críticos, sino también la más enloquecedora. Es como si todas las pesadillas de sus héroes anteriores (el loco que sube el barco hacia la montaña como cualquier personaje de García Márquez o el otro, el que queda a la deriva en el ancho río, en esa balsa que se hunde bajo el peso de los monitos que no entienden por qué su amigo rubio está tan callado), hubieran sido tamizadas y ubicadas en estos noventa minutos que se extienden de manera monótona y aburrida, con una historia que no tiene principio ni fin, con situaciones mostradas al azar, con escenarios magnificos simplemente colocados uno detrás del otro mientras un lunático como Klaus Kinski se mira al espejo, maldice por el calor y la ceeza tibia y se enfrenta a una cámara que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera fue dirigida por Herzog: para eso estaban sus asistentes Salvo Basile y Carlos Mayolo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.