Martes, 17 de enero de 2017

| 1990/09/03 00:00

A QUE TE COJO RATON

Mel Gibson y Goldie Hawn protagonizan una alocada carrera para salvar sus vidas.

A QUE TE COJO RATON

Mel Gibson quedó inmortalizado con sus tres películas de la serie sobre Mad Max, el guerrero de las solitarias carreteras autralianas después de la caída de la bomba atómica. Pasó a la leyenda de Hollywood con sus dos películas de "Arma Mortal", en las cuales interpreta al policía desquiciado que todos los días apuesta con sus compañeros de recinta a que saldrá vivo de la próxima emboscadade los criminales.

Por su parte, la rubia y hermosa Goldie Hawn ha sido perseguida, amarrada, violada, lanzada al vacio, envuelta en líos con cardenales y obispos, secuestrada, enamorada, casada y separada, y convertida en uno de los objetos eróticos más codiciados de Hollywood. Varios años atrás los televidentes colombianos quedaron impactados con "Hay una chica en mi sopa" y lloraron con su personaje sentimental de "Flor de cactus".
Mel Gibson el aventurero y matón, el desquiciado e inmoral, se junta por primera vez en una película con Goldie Hawn y el resultado es "Tiro al blanco", un filme dirigido por quien es considerado uno de los mejores artesanos de esas historias donde todos persiguen a todos, donde nadie es amigo y donde, gracias a la imaginación del guionista (en este caso son tres guionistas: David Seltzer, Louis Venosta y Eric Lerner, tan locos como sus personajes), es posible que una muchacha reencuentre al novio quince años después de haber desaparecido, presuntamente en el accidente de una avioneta cargada de drogas. Es que era el testigo principal en el juicio contra otros y tuvo que camuflarse durante todo ese tiempo. Sin embargo, bajo una tormenta y en la gasolinera de una ciudad extraña como Detroit, ella es capaz de conmoverse cuando descubre a quien creía muerto.

John Badham, entre cuyas películas anteriores se cuentan "Fiebre de sábado en la noche" y "Dos policías sueltos", atiborra su historia con persecuciones, escapes en aviones que nadie sabe pilotear, asesinos que disparan al menor movimiento, callejones oscuros y una atmósfera de suspenso que va en aumento. Pero, lo más atractivo de la película es el humor, un humor que hace más absurdo los peligros en que se halla esta pareja. Todos quieren matarlos, ellos escapan como pueden y el es pectador, enamorado ya de la rubia, quiere cambiarse por Gibson.

"La casa loca"
Escrita y dirigida por Tom Ropelewski Con Kirstie Alley y John Larroquete.

Esta es la primera película dirigida por Tom Ropelewski y financiada por su mujer Leslie Dixon. Por eso tantas escenas cómicas, por eso tantas situaciones absurdas, por eso los protagonistas (un joven asesor financiero y su esposa, una reportera de televisión muy hermosa que va en ascenso continuo gracias a sus cualidades), al mudarse a una pequeña y nueva casa cerca de la playa, soportan la visita inesperada del primo Mark a quien no ven desde hace quince años, su esposa Berenice y un personaje desastroso, un gato llamado a convertirse en el terror de todos porque destroza lo que encuentra y en seguida lo devuelve, donde sea.

El tema de los visitantes indeseados que acaban con la tranquilidad ajena no es nuevo y una de las más recientes alusiones se encuentra en "Mi tío Buck", con un robusto John Candy demostrando de nuevo que es uno de los mejores cómicos actuales. Ropelewski se desespera por hacer reir al espectador, se preocupa por escuchar carcajadas en la oscuridad de la sala y por eso el guión está lleno de escenas que mezclan la ridiculez con lo cándido, lo violento con lo sorpresivo, como ese ginecólogo llamado Jack Pene, cuya voz se escucha en los momentos más inoportunos, o como el espectáculo de una mujer tan hermosa como Kirstie Aley, seduciendo al marido después de varios meses desafortunados, lanzándole al rostro la ropa interior mientras el espectador siente que sutilmente la película está burlándose de otras escenas de sexo, esas sí tomadas en serio.

A la galería de tiburones, abejas, perros, monos, ballenas, canguros, leones, tigres, ratas gigantescas, moscas y otras bestias, hay que añadir ahora este gato, el que devora tapices de lujosos BMW y luego los devuelve junto al dueño.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.