Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/08/11 00:00

¡Que vivan las fiestas de San Pacho!

La Fundación BAT tiene la tradición de traer a Bogotá cada año una de las fiestas más tradicionales del la cultura popular colombiana. Este año le corresponde a las fiestas de San Pacho de Quibdó.

Wilfram Barrios creó la coreografía que recrea los eventos que ocurren durante los 16 días de fiesta en Quibdó

Al finalizar cada tarde, 27 jóvenes de Quibdó entran a la sede del Sena. La mayoría son maestros que durante el día han viajado varias horas en lancha hasta los pueblos ribereños del río Atrato para dictar las clases a sus alumnos. Llegan cansados. Uno a uno se va quitando su pinta de civil y la cambia por sus bermudas o bicicleteros. Al un-dos-tres del maestro empiezan a practicar los pasos de baile. Ellos, que supuestamente bailaban perfectamente, que eran grandes protagonistas de los desfiles de las fiestas de San Pacho, se someten tres veces por semana a lecciones interminables de baile. En estos últimos seis meses se han dado cuenta de que les faltaba mucho por aprender en los asuntos relacionados con el movimiento del cuerpo.

Verlos moverse, sin embargo, es una delicia para cualquiera. Pero, para Wilfan Barrios, a estos jóvenes todavía les falta mucho. A este coreógrafo, bailarín, director escénico y maestro de danza afrocolombiana en el Colegio del Cuerpo, en Cartagena, lo escogieron para preparar el espectáculo sobre las fiestas de San Pacho que presentará el jueves 16 y viernes 17 de agosto la Fundación BAT en Bogotá, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Ya hizo lo mismo hace un año con la cultura de San Basilio de Palenque y en esta oportunidad tiene la misión de recrear estas fiestas, consideradas una de las de mayor tradición en el país. Se realizan desde 1926, cuando Nicolás Medrano, sacerdote claretiano, creó estas fiestas dedicadas a San Francisco de Asís.

Desde entonces, cada 20 de septiembre Quibdó amanece de fiesta, comienzan las fiestas de San Pacho y no paran sino el 4 de octubre. Los desfiles con sus comparsas y disfraces se toman cada día uno de los barrios franciscanos de la ciudad. La figura de San Francisco de Asís recorre la ciudad y los chocoanos adornan las calles con banderas y lo acompañan con su chirimías, alabaos, romances, bailes... Toda la ciudad se vuelca para darle las gracias al santo que dejó de serlo para convertirse en un amigo íntimo a quien le cuentan sus cosas, a quien le piden que interceda por ellos en los planos divino y terrenal, según explica Rafael Pereachalá Alumá. La misión de Wilfran fue recrear en un espectáculo de una hora lo que sucede durante los 16 días de fiesta. A esto se suma que tuvo que entrenar a los jóvenes para que, con movimientos más sofisticados, lograran transmitir la alegría y la vitalidad de las fiestas. "Ustedes no están bailando hoy", les dijo el miércoles 18 de julio cuando viajó por última vez a Quibdó a prepararlos. Para cualquiera que los observara, estaban bailando delicioso. Pero ellos estuvieron de acuerdo, éste no era su día más afinado. Como siempre, sacaron fuerzas de donde no tenían y le demostraron todo lo que habían aprendido en este tiempo. El resultado lo mostrarán en Bogotá.

En una hora reconstruirán cómo se le rinde a San Francisco de Asís con los alabaos, cómo es una alborada, cómo es un pregón de las fiestas (se celebra 30 días antes), cómo es la lectura del bando, y luego cómo son los desfiles que cada día se realizan por los barrios de Quibdó. El esfuerzo de cada uno valió la pena. Cuando se pongan sus vestidos y bailen en el escenario del Jorge Eliécer Gaitán o del parque Simón Bolivar el domingo 12 a la 1:00 pm, con seguridad se darán cuenta de que todos los sacrificios valieron la pena. Hoy ya no sólo son buenos bailarines de Carnaval, sino que son bailarines de verdad. Para completar, estarán acompañados en el escenario por la orquesta La Contundencia y por el grupo de alabaos y romances de Chocó. Lo mejor del Pacífico. Así que no falta nada. Es una pequeña fiesta de San Pacho en Bogotá. Una tradición tan rica y alegre, que es un verdadero tesoro de la cultura inmaterial del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.