Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/4/2017 10:30:00 AM

¿Qué hay detrás del incendio de una biblioteca en el sur de Bogotá?

Después de que la Casa del Viento fue quemada, la representante legal recibió una amenaza. ¿Cuáles son las explicaciones?

La Casa del Viento es un proyecto que nació hace cinco años con el fin de desarrollar actividades culturales en la localidad de San Cristóbal, en el sur de Bogotá. Fue construida encima de la Biblioteca Simón el Bolívar, que funciona hace 22 años. En esos lugares se realizaban actividades de lectura, pintura, danza, teatro, y otras acciones que involucraban a la comunidad, como el Festival de Las Viento y las Cometas que llego a su versión número 22.

Pero hace 20 días la Casa del Viento se quemó. Un incendio consumió toda la estructura y cuando los bomberos apagaron el fuego el agua cayó al primer piso donde había ocho computadores y alrededor de 6.000 libros.

Andrés Bustos, licenciado en literatura, catedrático de La Universidad Minuto de Dios y colaborador del Centro de Español de la Universidad de los Andes, dice a Semana.com que se crio con las actividades que realizaba la Biblioteca Simón el Bolívar y la Casa del Viento: “Para un niño esos espacios son muy importantes, porque significan la oportunidad de hacer otras cosas y no caer en las pandillas, las drogas y la delincuencia común, que son el pan de cada día en el barrio, que no tiene muchos centros culturales”.

Como el material de la casa era altamente inflamable (guadua y acrílico) algunos consideran que fue un accidente. Otros dicen que fueron habitantes de calle y hasta se ha llegado a decir que fueron miembros de la comunidad, quienes estaban inconformes con la construcción por la supuesta inseguridad que generaba.

Algunos vecinos del lugar afirman que pudieron haber sido jóvenes que se ubicaban cerca de la casa para consumir drogas o para esconderse en partes abiertas de la estructura y atracar a los habitantes del lugar.

Otros, en cambio, aseguran que ese sitio les ha generado la posibilidad existir de otra forma distinta y que incluso los alrededores a la biblioteca eran los únicos espacios donde las personas que consumen drogas habían encontrado un refugio y que por eso no pudieron haber sido ellos.

“Ellos podían entrar a la biblioteca desde que no consumieran dentro. No creemos que hayan sido personas que consumen droga o algo así, porque ellos sabían que desde que no consumieran dentro del lugar, tenían las puertas abiertas. Era el único lugar donde no los rechazaban”, explica Amanda Castro, quien trabajó durante un buen tiempo en la Biblioteca Simón el Bolívar.

Se ha llegado a decir incluso que se trató de un acto de intolerancia intentando de opacar el liderazgo político de Anadelina Amado, representante legal de La Promotora Cultural, la entidad que ha estado a cargo de la biblioteca Simón el Bolívar y de La Casa del Viento, pues se lanzó a Edil en las elecciones pasadas.

Foto: Esteban Vega/Semana.

Amenazas contra Anadelina Amado

En 2009 Anadelina Amado recibió noticias de los vecinos del barrio de que iban a construir una cancha de fútbol en el parte San Vicente del Sur Oriental donde se encuentra La Casa del Viento. Decidió enviar un derecho de petición a la Alcaldía Local para solicitar información acerca de la intervención.

Días después le respondieron que en efecto iban intervenir el parque, que se habían designado 80 millones de pesos, pero que el IDRD (Instituto de recreación y deporte) se encontraban realizando estudios para determinar el tipo de intervención que se haría.

En 2010 nuevamente envió un derecho de petición a la Alcaldía Local para saber si los estudios del IDRD habían progresado y si las futuras intervenciones afectarían la Casa del Viento y la Biblioteca Simón el Bolívar, ya que desde esa época parte de la comunidad manifestaba sus quejas por la inseguridad y su deseo de que la casa fuera demolida y eso le preocupaba.

La Alcaldía especificó que las intervenciones que se harían en el parque San Vicente del Sur Oriental consistirían en recuperar el mobiliario urbano haciendo una restauración a las “barandas metálicas de los juegos infantiles, el suministro de canecas, bancas y señales de identificación en general y el arreglo de los columpios existentes”, se lee en el documento.

Este comunicado asegura que las intervenciones realizadas por el IDRD no afectarían la construcción de la Casa del Viento. Y afirma que el presupuesto asignado por “la Alcaldía Local de San Cristóbal para el parque vecinal de San Vicente Sur Oriental parte Alta es de 446.209.726 millones de pesos”. Las modificaciones serían realizadas por la contratista Rubí Odilia Beltrán Okendo, Consorcio M&E. La duración sería de cuatro meses y 15 días.

El proyecto nunca se ejecutó. Por eso, en una de las reuniones de la Junta de Acción Comunal del Barrio Anadelina se refirió al tema. Al finalizar el encuentro recibió una llamada al celular en la que le dijeron: “Vieja hijueputa, sus días están contados”.

Anadelina puso una denuncia que nunca prosperó. Pero le quedó claro que defender la biblioteca y preguntar por el dinero del barrio representaba una amenaza.

El Alcalde Local de San Cristóbal, José Ignacio Gutiérrez Bolívar, le dijo a Semana.com que es posible que la intervención no se hubiera ejecutado porque “es posible que le hayan dado prioridad a otros parques y se haya acabado el presupuesto”.

El alcalde agregó que suponer que esos recursos entraron a algún lado y nadie los ejecutó es difícil porque  “cualquier recurso tiene que estar asignado por un ejercicio de contratación, de responsabilidad, verificación y seguimiento por los órganos de control. Pero si hubo un recurso que se asignó y no se ejecutó, seguramente el que lo firmó y lo asignó, por supuesto está dispuesto a irse a la cárcel”.

Sin embargo, el alcalde descarta que haya sido así ya que esos contratos se firman con la cláusula de monto agotable, lo cual implica que si en una tarea se gasta más dinero del presupuestado y se deja de hacer otra obra, no se incurre en ningún delito.

En el primer piso está ubicada la Biblioteca Simón el Bolívar y el el segundo La Casa del Viento. Foto: Esteban Vega/Semana.

Más amenazas

Siete años después Anadelina no solo tuvo que ver en llamas el lugar en el que lleva trabajando más de 20 años, sino que dos días después a su casa le llegó un extintor, un hecho que toma como una nueva amenaza, pues vive a dos cuadras de La Casa del Viento.

Algunos defensores de la Promotora Cívico Cultural especulan que detrás de ese incendio podría estar miembros de la Junta de Acción Comunal, que desde hace años muestran su inconformidad con la construcción. “No se trata de delincuentes, creemos que ellos no toleraban a los que  practican hip hip y que tenían las puertas abiertas en La Casa del Viento”, explica Bustos.

Documental de La Casa del Viento. 

Los cabos sueltos

Casi un mes después del incendio no se ha podido establecer si fue accidental o criminal la quema de la Casa del Viento. Tampoco es claro a qué se deben las amenazas a Adelina Amado y si están relacionadas con las rencillas que hay entre la Junta de Acción Comunal y los líderes de La Promotora Cívico Cultural.   

“No podemos ver el incendio como un acto complementario a las amenazas. Para nosotros es irresponsable afirmar algo así – dijo el alcalde local- hay que esperar que las autoridades se pronuncien, pero lamentablemente ya sabemos qué pasa en nuestro país con estos procesos”.

En este proceso la Alcaldía Local está procurando que el barrio San Vicente tenga mejores condiciones de seguridad, ya que en ese entorno se presentan varios casos de delincuencia, expendio y consumo de droga. “Debemos verificar como administración cómo procuramos garantías de seguridad, estamos tratando de adecuar cámaras de seguridad y otras alternativas para mejorar el entorno”.  

La Alcaldía también tendrá que determinar de quién es ése terreno, pues aunque la comunidad lo usó para construir biblioteca, en catastro el predio es de un privado desconocido.

Recomendamos: Tras el incendio de La Casa del Viento "se mantendrá el ritmo del trabajo cultural"

Foto: Esteban Vega/Semana.

La casa del viento será demolida

En la Alcaldía dicen que no pueden reconstruir la casa ya que no hay recursos. Lo que es un hecho es que será demolida porque la estructura es peligrosa. “Dependerá de la gestión de la particular de la Promotora, nosotros trataremos de apoyar, pero tengo que dejar claro que no es obligación de la Alcaldía reconstruir”.

Arnedis Racero, gestor cultural de la Escuela De Formación Folclórica Mohana, dice que la labor de la Promotora Cultural es importante, pero que les hace falta tener una mejor articulación con las personas de la comunidad que estaban inconformes con la inseguridad que se generaba a partir de la construcción para que continuaran con sus labores.

La Secretaría de Cultura les ha prestado una carpa y la Promotora ha continuado con sus actividades. La Alcaldía Local también dijo que si la organización necesita espacio, la Casa De la Justicia estaría dispuesta a prestarles lugares.

Los líderes de la promotora han sentido el respaldo de la comunidad y esperan que se pueda reconstruir la biblioteca y la Casa del Viento.

Después del incendio se han hecho varias manifestaciones de jóvenes que han protestado en contra del acto de violencia, para mostrar su repudio a lo que ellos consideran un atentado contra la cultura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.